Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Stalin

Iósif Vissaríónovich Dzhugashvili, más conocido como Stalin (1879 – 1953) fue un revolucionario, político y dictador de la Unión Soviética. Ocupó varios puestos de responsabilidad dentro del Partido Comunista hasta alcanzar el poder. Su mandato se caracterizó por los planes quinquenales, las persecuciones, matanzas de la población y purgas en su partido. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la biografía de Stalin.

No te pierdas la biografía de Lenin

Nacimiento y juventud

Iósif Vissaríónovich Dzhugashvili, llamado Stalin, apodo que significa «acero», nació en Gori, Georgia, en el año 1879, en el seno de una familia pobre y analfabeta. Creció en un ambiente de suciedad y miseria junto a un padre alcohólico cuyas «palizas terribles e inmerecidas», según un amigo de infancia de Stalin, «hicieron al niño tan tosco y despiadado como su padre».

dónde nació Stalin
El joven Stalin

La madre, que trabajaba como empleada doméstica para subsistir, quería que su hijo fuese sacerdote, única posibilidad de salir de la pobreza. A los catorce años el joven Stalin ingresó, gracias a una beca, en el Seminario de Tbilisi, donde llevó una existencia rígida y aplicada a los estudios. De este centro teológico fue expulsado antes de cumplir los veinte años, pero, por entonces, ya pertenecía al grupo socialista georgiano.

Inicio de la vida política

En 1924, no obstante haberse labrado una pequeña reputación revolucionaria y haber representado un papel importante en la toma del poder por los bolcheviques, nadie creía que este oscuro secretario del partido fuera llamado a sustituir al carismático Lenin al frente del gobierno de la URSS. Pero el maquiavélico Stalin silenciosa y soterradamente había preparado el terreno para que ello sucediera.

vida política Stalin
Stalin, Lenin y Trotski

En los años previos al estallido de la Revolución de 1917, Stalin se había movido por toda Rusia conspirando contra el régimen zarista. Lo hizo usando nombres y pasaportes falsos, repartiendo panfletos subversivos, organizando manifestaciones y desencadenando huelgas. Pero finalmente fue apresado y desterrado a Siberia, de donde logró huir para sumarse activamente a la lucha revolucionaria.

De hecho, desde su puesto de director del periódico Pravda, el periódico oficial del partido, dirigió a los bolcheviques durante los meses que precedieron a la llegada de Lenin a Petrogrado.

Ascenso al poder

Pero su mayor victoria le llegaría años más tarde, en 1922, cuando logró ser elegido secretario general del Partido. Esto le permitió situar a sus seguidores en los puestos claves del país y preparar su acceso al poder a la muerte de Lenin. Esto a pesar de que éste había dispuesto expresamente en su testamento que Stalin fuera apartado de sus cargos. Consideraba una amenaza su control sobre la maquinaria del partido.

cuándo subió al poder Stalin

Stalin escamoteó el documento para que no se hiciera público; en 1927, apoyándose en algunos dirigentes históricos del bolchevismo, expulsó del partido y desterró a Trotski, el creador del Ejército Rojo y delfín de Lenin. Tras desarrollar la teoría del «socialismo en un sólo país», que supuso la identificación de la causa del comunismo con la causa de la URSS, impuso a la fuerza, en 1928, el primer Plan Quinquenal de industrialización.

Estaba decidido a aumentar la producción, para llevar a cabo su política de colectivización de pequeñas fincas rústicas. Stalin no dudó en extender el terror entre los campesinos, practicando deportaciones masivas y numerosas ejecuciones. Los campesinos, resistieron durante un tiempo quemando sus cosechas y matando el ganado antes de que el estado se incautara de ellos, pero la fanática determinación de Stalin termino por imponerse.

El dictador en la cúspide

La modernización sin contemplaciones de la agricultura produjo resultados espectaculares. En la década de los años treinta, cuando el mundo se debatía en una terrible depresión económica, la URSS construyó las más gigantescas fábricas de tractores y de conservas, altos hornos y refinerías petrolíferas.

El segundo y tercer Plan Quinquenal fijaron altísimos objetivos de producción, ejerciendo el estado rigurosas inspecciones en las fábricas, cuyos responsables, en caso de no alcanzar las metas productivas, podían ser acusados de sabotaje y encarcelados.

Las implacables exigencias estalinistas sometieron al pueblo soviético a una carrera productiva infernal. De ello resultó un aumento fulminante del peso específico del gigantesco país en el escenario internacional. Aunque esto no comportó una mejora de las condiciones de vida de los trabajadores.

Cuando en 1934 fue asesinado Kirov, secretario general del partido, Stalin aprovechó el crimen para desatar su furia hasta límites de memorable crueldad, llevando a cabo una de las más sangrientas purgas conocidas en la historia contemporánea.

Stalin y la Segunda Guerra Mundial

Mientras tanto la Alemania nazi amenazaba con extender su territorio en busca de «espacio vital» y dicha expansión debía hacerse, naturalmente, a expensas de la Unión Soviética. La estrategia que llevó a cabo Stalin para neutralizarla fue un modelo de doblez y de astucia.

Stalin pacto URSS y Alemanis nazi
Stalin y Hitler

En 1939, en un gesto que fue tomado como una traición a Europa, Stalin firmó con Hitler un tratado de no agresión, que dejaba al líder nazi las manos libres para iniciar sus anexiones. Poco después los alemanes invadieron Polonia y Francia e Inglaterra declararon la guerra a Alemania. Mientras, el impasible Stalin continuaba aumentando su producción de armamentos.

En 1940, toda la Europa continental estaba en manos alemanas e Inglaterra parecía al borde de la derrota. Fue entonces cuando Hitler volvió sus ejércitos hacia el este e invadió Rusia el 22 de junio de 1941).

Pero Stalin ya lo estaba esperando. Durante dos años se había preparado para esta eventualidad construyendo una poderosa maquinaria bélica. El pueblo soviético, reaccionó heroicamente y, como en la guerra contra Napoleón, llevó a cabo una feroz resistencia cumpliendo la consigna de «tierra quemada» lanzada por Stalin: «El enemigo no debe encontrar una sola máquina, un solo vagón de ferrocarril, una libra de trigo ni un litro de carburante».

Kiev retrasó la marcha de Hitler en seis semanas, Odesa en ocho, y los cálculos nazis de que sería una campaña triunfal empezaron a torcerse. Además, Moscú, defendida por el impasible Stalin (Batalla de Moscú), rechazó dos veces el ataque, y entretanto llegó el crudo invierno ruso.

La ciudad de Stalin

Aprovechando la inmovilización del ejército alemán y sus graves problemas logísticos, Stalin lanzó un contraataque que obligó a los alemanes a retroceder por primera vez e insufló con ello un hálito de esperanza en la victoria: el Ejército Ro­jo había vencido a la apisonadora nazi.

Sin embargo, en 1942 Hitler desató una tremen­da ofensiva, apoyada con millares de tanques y bombarderos, sobre la región del Cáucaso, donde se localizaban las grandes reservas de petróleo ruso.

La victoria nazi sólo dependía de la conquista de Stalingrado (Volgogrado), ciudad industrial erigida durante el gran crecimiento de los años treinta. La defensa de esta plaza era vital para Stalin, quien una vez más demostró su astucia y oportunismo.

En agosto de 1942 se luchaba en los arrabales de la ciudad y las tropas alemanas avanzaban lenta e inexorablemente hacia el centro urbano, donde las fábricas ya sólo eran ruinas. Los habitantes de Stalingrado, fieles a la consigna staliniana de «Ni un paso atrás», continuaban resistiendo desesperadamente.

La lucha en las calles prosiguió hasta que, el 19 de noviembre, el jefe soviético lanzó un gigantesco contraataque cercando al enemigo y causándole infinidad de bajas. Cuando por fin los alemanes se rindieron, en febrero de 1943, apenas les quedaban 90.000 hombres de los 330.000 que habían caído en la celada genial tendida por Stalin.

La victoria cambió el curso de la guerra. En pocos años Stalin logró expulsar a todos los alemanes (operación Bragation) del territorio ruso y, cuando los aliados invadieron Normandía, en junio de 1944, el Ejército Rojo inició su avance hacia Alemania, que se rendiría incondicionalmente en mayo de 1945.

Política de posguerra

Los países del este europeo recibieron al principio a los soviéticos como libertadores, pero pronto se apercibieron de las verdaderas intenciones del dictador. Si bien Stalin no se anexionó ninguno de estos países, estableció en ellos gobiernos títeres y fundó así una potencia mundial, sólo aventajada por los Estados Unidos (Conferencia de Yalta con Winston Churchill y Franklin Delano Roosevelt y Conferencia de Postdam).

Stalin conferencia de yalta
Iósif Stalin (URSS), Franklin D. Roosevelt (USA) y Winston Churchill (Gran Bretaña) en la Conferencia de Yalta

El éxito de la política de Stalin era innegable, pero el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki significaba una ventaja bélica de los Estados Unidos inaceptable para él.

Comenzó entonces el período conocido como la «guerra fría», y el pueblo ruso se vio sometido a nuevos sufrimientos. En 1949, Stalin hizo estallar la primera bomba atómica soviética. El potencial destructivo se había equilibrado.

Decididamente, aquel georgiano insaciable de grandes mostachos a quien le gustaban las películas de Charlot puede que, para algunos, tuviera razón, pero nadie podrá decir de él que se dejara llevar por la piedad.

Muerte de Stalin

En 1950 Stalin tenía setenta años de edad y su salud comenzó a empeorar. Se agotaba fácilmente, le fallaba la memoria y perdió reflejos. Su médico personal le diagnostico hipertensión. Le aconsejó que disminuyera su actividad pública, algo que Stalin no hizo.

Paso el tiempo y el 1 de marzo de 1953, el servicio encontró a Stalin desvanecido en el suelo de su habitación. Había sufrido un ictus o ataque cerebrovascular. Su estado era muy grave y en los días siguientes no logró recuperarse. Finalmente, Stalin murió en Moscú el 5 de marzo de 1953 a las 22:10 h.

Cuándo murió Stalin

Años más tarde, en octubre de 1961 los dirigentes soviéticos trasladaron el cuerpo embalsamado de Stalin del lugar de honor que ocupaba en la Plaza Roja de Moscú a la muralla del Kremlin, junto a otros difuntos ilustres, para acabar con el culto a la personalidad.

El ambicioso hijo de un zapatero georgiano, durante treinta años de implacable gobierno, habrá llegado a acumular un vastísimo poder y, al final de su vida, habrá coronado su megalomanía haciéndose nombrar mariscal de la Unión Soviética y generalísimo.

Cronología de la biografía de Stalin

A continuación puedes encontrar un resumen de la biografía de Stalin en forma de cronología o línea del tiempo (timeline). Así no te perderás ningún acontecimiento o hito importante de la vida de Stalin.

  • 1879: Nace Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, llamado STALIN, hijo de un zapatero, en Gori, Georgia.
  • 1894: Ingresa en el Seminario de Tbilisi.
  • 1905: Participa en la insurrección armada de este año y conoce a Lenin en el Congreso de Tampere.
  • 1913: Es desterrado a Siberia el 23 de febrero.
  • 1918: En enero elabora la Declaración de los derechos de los pueblos de Rusia.
  • 1922: Es nombrado secretario general del Partido Comunista con la oposición de Trotski.
  • 1924: Asume el poder en la URSS tras la muerte de Lenin. Publica Acerca de los principios del leninismo.
  • 1928: Impulsa el Primer Plan Quinquenal para la vertiginosa industrialización del país.
  • 1939: El 23 de agosto firma un pacto de no agresión con Alemania.
  • 1941: El 22 de junio Hitler ataca la URSS. Stalin concentra en sus manos todos los poderes.
  • 1945: El 1 de enero se hace nombrar generalísimo. Tras la Segunda Guerra Mundial, en las conferencias de Yalta y de Postdam, se reparte Europa con los aliados.
  • 1953: Fallece en Moscú.

Para finalizar, te recomendamos que veas la biografía de Franklin Delano Roosevelt

¿Quieres conocer más biografías?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Biografía de Stalin, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría biografías o la de historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.