Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Nicolás Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo nació el 3 de mayo de 1469 en Florencia, Italia. Fue un estadista, escritor, diplomático, funcionario y filósofo político italiano. Se le considera el padre de la Ciencia Política moderna y una relevante figura dentro del Renacimiento italiano. Su obra más importante y conocida mundialmente es El Príncipe, escrita en 1513. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la biografía de Maquiavelo.

No te pierdas la biografía de Hegel

Nacimiento y juventud

Niccolò Machiavelli (Maquiavelo) nació el 3 de mayo de 1469 en San Casciano in Val di Pesa, a 14 kilómetros de Florencia, Italia. Hijo del abogado Bernardo Machiavelli y de Bartolomea di Stefano Nelli. Formaba parte de una familia noble aunque de escasa fortuna. Aunque se conocen muy pocos datos de su juventud, se sabe que su educación fue humanísitca, estudiando las obras latinas y clásicas.

cuándo y dónde nació Maquiavelo

Carrera política

Tras la restauración de la República en su ciudad natal, fue nombrado en 1498, a los veintinueve años, Secretario de la Segunda Cancillería de Florencia, durante el llamado Gobierno de los Diez.

Ejerció a su servicio misiones diplomáticas en la corte de Luis XII de Francia, de Maximiliano I de Alemania y de otros soberanos europeos. En 1502 conoció y admiró al político y noble César Borgia, quien se mantenía firme en el poder recurriendo a toda suerte de traiciones, trapacerías y crímenes sin el menor escrúpulo.

Fruto de su experiencia, compuso libros sobre lo que había visto como Descripción de las cosas de Alemania (1508, aunque publicado por primera vez en 1532) y Descripción de las cosas de Francia (1510, también editado postumamente en 1532).

Encarcelamiento y exilio

Su partido fue derrotado en la batalla de Prato, que dejó abiertas las puertas de Florencia para los españoles y devolvió el gobierno de la ciudad a los Médicis. Éstos desconfiaron del antiguo servidor de la República y, no conformes con apartarlo de su cargo, multarle y exonerarle de sus dignidades, temiendo que hubiera participado en una conjura contra ellos, lo encarcelaron y lo sometieron a crueles torturas.

logros de Nicolás Maquiavelo

Se refugió en una finca de la familia situada cerca de San Casciano, donde escribió los Discursos sobre la primera Década de Tito Livio (1513-1519) y su obra más célebre, El príncipe (1513).

Con ella trataba de ganar infructuosamente el favor de Lorenzo el Magnífico, a quien dedicó zalameramente el tratado. Aunque, según la leyenda, el magnánimo señor correspondió a este gesto enviándole meramente una partida de botellas de vino.

Entre 1516 y 1520 redactó uno de sus estudios teóricos, Sobre el arte de la guerra, y en ese último año Giulio de Médicis, el futuro papa Clemente VII, le encargó Historias florentinas. Maquiavelo fue un discreto poeta pero un excelente comediógrafo y autor satírico.

Últimos años y muerte

Tras una amnistía en 1521, Maquiavelo recuperó su libertad. Los años más fecundos de la producción intelectual de Maquiavelo corresponden a aquellos en que se vio apartado, contra su voluntad, de la vida pública. Fue por entonces cuando se engalanaba suntuosamente para entrar en su estudio y viajar con la imaginación a las cortes legendarias y opulentas donde moraban los poderosos del mundo.

Pero antes de alcanzar esa modesta dicha en la que se «olvida todo afán» se entrega cotidianamente a una ruin mundanidad que él mismo describe en una carta ya aludida. En septiembre de 1513, Maquiavelo se levantaba antes del alba, se arreglaba, cargaba con un montón de jaulas y salía al campo a cazar tordos.

Era común que capturase entre dos y seis piezas, y este pasatiempo le entretenía sobremanera. Poco después sin embargo, para acudir a su sustento, se vio obligado a talar un bosque de su propiedad, lo cual le procuraba no pocas incomodidades.

Las dos primeras horas de la mañana las pasaba revisando los resultados del día anterior y en tratos con los leñadores, de quienes se había formado una pésima opinión porque «siempre tenían alguna riña entre ellos o con los vecinos».

Pero, cuando Maquiavelo puede librarse de esas enojosas labores, se solaza cerca de una bucólica fuentecilla frecuentada por pajarillos cantores, llevando bajo el brazo un libro de Dante, Petrarca, o uno de esos poetas menores, como Tibulo Ovidio y semejantes; leo aquellas amorosas pasiones y aquellos amores suyos: me acuerdo de los míos, disfrutando un poco de aquella pensamientos».

Bien es cierto que, más tarde se entrega a placeres menos espirituales: «Luego me voy al camino, a la taberna, hablo con los que pasan, oigo cosas variadas y me fijo en diversos gustos y diversas fantasías de los hombres. Llega en esto, mientras, la hora de comer, cuando con los míos me como los alimentos que esta mi pobre aldea y el escaso patrimonio comporta. Comido que he, vuelvo a la taberna

Pero no parece que la suerte se avergonzara de ensañarse con Maquiavelo, de tenerlo reducido al indeseable trato con los fulleros de cantina, al ruin comercio de sus exiguas pertenencias y a la mendicidad inútil de su obstinadamente negada rehabilitación.

Finalmente, Maquiavelo murió el 21 de junio de 1527 en Florencia. Falleció como dijo haber nacido: pobre.

Pensamiento político de Maquiavelo

Su desgracia sirvió, no obstante, para estimular su ingenio de humanista, siempre añorante de la claridad de la época clásica. Si con el estudio de Tito Livio se había convertido en un entusiasta de la república romana, ahora, escarmentado, escribía al comenzar El príncipe: «Todos los estados y todos los señoríos que tuvieron y tienen autoridad han sido y son repúblicas o principados

cuándo murió Maquiavelo 21 de junio de 1527

Y no parece demostrar en absoluto su antigua preferencia por la primera de estas formas de gobierno: fríamente aplica su atención a los principados vigentes y estudia la manera óptima de dominarlos y conservarlos.

Su actitud es realista, imparcial, científica: los hombres son perversos, egoístas y violentos, los leñadores no más ni menos que César Borgia o Fernando el Católico, presuntos modelos de su ideal de gobernante. La diferencia estriba exclusivamente en el lugar que ocupan en el ordenamiento social, en el éxito de su misión, en el pragmatismo con que cada uno acometa sus designios.

Así «el príncipe no ha de tener otro objetivo que no sean la guerra y su organización y disciplina, ni debe asumir alguna otra profesión, porque es esta la que se espera de quien manda…», a lo cual apostilla, sibilinamente, que la fuerza «no solo sostiene a quienes han nacido príncipes, sino que muchas veces hace que simples ciudadanos lleguen a aquella altura».

El servil instructor de tiranos fue por este libro enseguida odiado por todos, incluidos los supuestos beneficiarios de sus lecciones, como suele ocurrir siempre que se iluminan demasiado descarnadamente los recovecos de la perfidia del hombre.

Una anécdota revela el ambiguo sentido y las consecuencias imprevisibles de este escrito nada maquiavélico, deslumbrante en su racionalidad. Cuando alguien reprochó a Maquiavelo haber enseñado a los déspotas el arte de conquistar el poder, éste contestó que, efectivamente, así lo había hecho, pero que también había enseñado a los pueblos cómo se derroca a los dictadores.

Su opúsculo fue incluido en el Index de la Inquisición en 1559; Rousseau, por el contrario, lo consideraba el libro de cabecera de los republicanos y Napoleón lo estudió minuciosamente inspirándole numerosas acotaciones en los márgenes.

Aún hoy este patético pataleo de la lucidez impotente contra un destino adverso mantiene una insospechada vigencia. Proféticamente, en 1936, escribió el poeta español Antonio Machado en su Juan de Maicena:

«Carlos Marx —decía mi maestro— fue la criada que le salió respondona a Nicolás Maquiavelo. Propio es de siervos tardar algunos siglos en insolentarse con sus señores

Legado

El retrato de Maquiavelo conservado en el Palacio Viejo de Florencia, obra del pintor Santi di Tito, muestra la contrafigura de lo que en lengua española se conoce como maquiavelismo, una suerte de doblez ladina y eficiente.

El personaje aparece inseguro, suspicaz, medroso, fatigado, como si la suerte le fuera a ser inminentemente contraria y la vida le hubiera pasado facturas exorbitantes: rostro delgado y anguloso, cabello ralo, frente despejada, sienes hundidas, labios sensuales, ojos vivaces, desconfiados y un tanto ausentes.

El autor de El príncipe, uno de los libros más lúcidos y controvertidos de todos los tiempos, se entregó en cuerpo y alma a una inédita franqueza, expuso sin trampantojos las reglas del arte amoral de los poderosos en ejercicio.

Él mismo disfrutó durante algunos años del favor de los grandes de su época, pero la fortuna le fue adversa y en su retiro hubo de conformarse con soñar ambiciosamente la deliciosa compañía de los señores de todos los tiempos.

El postergado y resentido cortesano Maquiavelo, a sus cuarenta y tres años, adulador y erudito, recogido en sus fantasías, devorado no por la pasión del poder, sino por la pasión de la sabiduría al servicio de un poder tan despiadado como benéfico, acaba de escribir un opúsculo titulado El príncipe.

Este es uno de los libros más denostados por los moralistas, aunque acaso sea la más sutil e intemporal venganza contra el envanecido despotismo de los hombres que jamás se haya escrito.

Cronología de la Biografía de Maquiavelo

A continuación puedes encontrar un resumen de la biografía de Maquiavelo en forma de cronología o línea del tiempo (timeline). Así no te perderás ningún acontecimiento o hito importante de la vida de Nicolás Maquiavelo.

  • 1469: El 3 de mayo nace Niccolo Machiavelli, MAQUIAVELO, en Florencia.
  • 1494: Implantación de la República de Florencia.
  • 1498: Es nombrado Secretario de la Segunda República de Florencia.
  • 1500: Misión diplomática cerca de Luis XII de Francia.
  • 1502: Conoce y trata a César Borgia.
  • 1506: Rinde servicios al papa Julio II.
  • 1507: Visita la corte del emperador Maximiliano I de Alemania.
  • 1512: Los Médicis retoman al poder. Maquiavelo es encarcelado y torturado. En su retiro cerca de San Casciano comienza la redacción de los Discursos sobre la primera Década de Tito Lirio.
  • 1513: Dedica El príncipe a Lorenzo de Médicis.
  • 1520: Compone la comedia La mandragora.
  • 1521: Redacción de Historias florentinas, libro encargado por Clemente VIL
  • 1527: El 22 de junio muere Nicolás Maquiavelo en Florencia .

Para finalizar, te recomendamos que veas la biografía de Nostradamus

¿Quieres conocer más biografías?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Biografía de Maquiavelo, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría biografías o la de historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.