Historia del juguete

La historia del juguete es la historia del hombre. Jugar es vivir un mundo pequeño fruto de la imaginación, aunque no es el hombre el único animal que juega. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen de los juguetes, cómo eran en la Antigüedad y cómo ha sido su evolución.

No te pierdas la historia de los videojuegos

Historia del juguete en la Antigüedad

El hombre antiguo tuvo el juego como aprendizaje y preparación para la vida adulta. Fue una actividad cultural, educativa, didáctica a cuyo servicio estuvo incluso el arte. En torno al juguete hubo un importante comercio hace tres mil años.

Los fenicios los llevaban en las panzas de aquellos antiguos barcos que cruzaron el Mediterráneo de Este a Oeste. En Babilonia y sobre todo en Egipto, existieron una gran variedad de juguetes. Entre muchos otros han llegado restos hasta nuestros días de:

  • Peonzas, conocidas en Babilonia hace 5000 años y esculpidas en forma de animales o pintadas de rojo, color sagrado.
  • Estuches en forma de gato y cocodrilo.
  • Pájaros que servían para que los niños guardaran sus cosas.
  • Miles de canicas halladas en tumbas de niños muertos hace cinco mil años. Canicas adivinatorias, de huesecillos de oveja o de perro. Canicas de ricas piedras como las halladas junto a la tumba egipcia de un niño en Nagada, del 3000 a.C.
  • De la isla de Creta, donde los niños minoicos jugaban hacia el siglo XV a.C. con piedrecitas redondeadas pulimentadas de jaspe o piedra ágata.
  • Bolas de barro, como las halladas en la Inglaterra del siglo I de la era cristiana.
  • Huesos de aceituna o agallas de roble con que jugaban a las canicas los niños iberos antes de la romanización de España.
  • Esferas de vidrio como las que se emplearon en Roma, donde fue juego tan popular que el mismo César Augusto no podía resistirse cuando pasaba por las calles de la capital imperial y veía a los niños jugar a las bolas.

Al dominó se jugaba hace cinco mil años, y el tres en raya causaba furor hace cuatro mil. A estos juegos se dedicaban durante largas horas, a orillas del Nilo, niños y niñas.

En Egipto se jugaba al alquerque, antepasado de las damas, el año 1200 a.C. Y al juego de cara o cruz se jugaban los griegos desde un esclavo a unas cuantas monedas.

Los espartanos inclinaban a sus hijos a jugar con arcos y flechas, escudos y espadas, que reproducían las mil tretas existentes para salir airosos. En Grecia los niños del siglo V a.C. rodaban el aro, que también utilizaron como el moderno hula hoop. Hipócrates, padre de la Medicina occidental lo recomendaba a las doncellas que quisieran conservar su figura.

Pocos juegos ha habido tan populares como las muñecas que las niñas griegas y romanas acunaban soñando con ser madres, y cuyo comercio fue intenso desde Arabia a Cádiz.

Pero el juguete más apreciado en la Antigüedad fue el que requería ingenio. Los romanos eran adictos a los soldaditos de plomo que heredaron de Grecia, donde gozó de favor.

Uno de los más antiguos, de origen chino, es el rompecabezas, que en Occidente tuvo que reinventarse curiosamente por un tal señor Dumas en 1762, vendedor de mapas recortados.

El rompecabezas y la cometa fueron un pasatiempo importante en el Lejano Oriente. Los chinos volaban la cometa en el 1200 a.C. Con ellas se jugaba y se enviaban mensajes. Los grabados antiguos muestran cometas de seda sobre madera pintada de hermosos diseños, con sus largas colas.

Historia del juguete en la Edad Media

A la Europa de la Edad Media llegaron de China las cometas musicales, que al habérseles practicado pequeños orificios y un sistema de múltiples cuerditas vibradoras, silbaban con el movimiento y el aire.

Los juegos de inteligencia precedieron a los de ejercicio físico y a los juegos de pensamiento siguieron los bélicos, y los de habilidad, como el lanzamiento del trompo, corriente hace tres mil años.

Juegos inteligentes más modernos fueron el billar, del siglo XIV, que al principio se jugó en el suelo, hasta que el ebanista Enrique Vigne inventó la mesa de billar para que Luis XI de Francia pudiera practicarlo sin tener que molestarse.

Historia del juguete en la época moderna

Del siglo XVI es el juego del parchís, inventado por el emperador indio Akbar el Grande. Y un siglo después nace el juego de la oca, que apasionó a Luis XIV, monarca que no dormía por no dejar de jugar al que él llamaba juego del tablero veneciano. También Napoleón era adicto a este pasatiempo.

En el siglo XVII empezó a tomar auge el juguete complicado: polichinelas y maniquíes articulados; casitas amuebladas que reproducían en sus ajuares minúsculos mobiliarios, decorados, actitudes y protagonistas de la vida real, generalmente con efigies de personajes de moda, ya que se tendía a reproducir mansiones importantes de la época.

Así, a finales del siglo XVIII, con la Revolución Francesa aparecieron diminutas Bastillas de madera pintadas; y en 1793 se vendían en París guillotinas de juguete en las que los niños guillotinaban muñequitos que representaban a miembros de la realeza o la nobleza. Eran guillotinas de cartón del famoso Thomasin. También se jugaba con muñecos increíbles vestidos a la última moda.

Historia del juguete en la edad contemporánea

En el siglo XIX, Francia puso de moda las muñecas cocotte de tocados deslumbrantes, pañuelos de encaje inglés, guantes glaseados y botas de tacón alto. En 1863 empezó a aplicarse al mundo del juguete el invento de la telegrafía, acercándose a la mentalidad del niño los hallazgos de moda.

Se trataba de juguetes educativos que realmente lo eran. Juguetes mecánicos que familiarizaban a los muchachos con el mundo complejo de la física. Nada atrajo tanto al niño como el juguete que se mueve mediante resortes o mecanismos: la máquina de coser, el tren, el pequeño automóvil.

En 1925 se organizó una carrera de coches de juguete en Santiago de Cuba, en el Parque de Céspedes de aquella ciudad. Los pequeños cochecitos estaban dotados de bocinas accionadas mediante pilas eléctricas diminutas, lámparas intermitentes con sus respectivos interruptores en un tablero de mando; ruedas de goma infladas, volante movible.

Nada faltaba: sólo el tamaño los apartaba de la realidad material. Uno de los capítulos de la historia del motor más fascinantes es precisamente la historia del motor de los cochecitos de juguete.

El francés Jorge Parent construyó un motorcito Trouvé que revolucionó el mundo de los tranvías, trenes, barcos y animales móviles que por fin podían echar a andar e incluso a correr velozmente.

Etimología de la palabra juguete

Debes saber que la palabra juguete deriva de la voz latina jocus = broma o chanza. No es muy antigua en castellano, ya que empieza a emplearse hacia el siglo XIV.

Para finalizar, te recomendamos la historia del yoyó

¿Quieres saber más sobre historia de los deportes y juegos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del juguete, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría deportes y ocio o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí