origen e historia de la peluquería

En el arte del peinado, un pueblo sobresalió por encima de todos, el pueblo asirio. Sus peluqueros se hicieron famosos por ser capaces de esculpir el cabello. Inventaron el rizado, el moldeado, el teñido y se dieron cuenta de la importancia del cuidado del pelo. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la peluquería.

No te pierdas la historia del champú

Origen de la peluquería y el cuidado del cabello

Los asirios fueron los grandes peluqueros de la Historia. Sus damas y caballeros lucieron cabelleras deslumbrantes en forma de pirámide o en cabelleras que caían en cascadas ordenadas y relucientes en bucles y rizos que llegaban a la espalda.

Su cabello cuidado y limpio se perfumaba y teñía.

La barba se recortaba de forma simétrica comenzando en las mandíbulas y descendiendo en rizos adornados hasta el pecho.

Cuando la naturaleza no lo permitía se recurría al postizo, ya que la barba era indicativa de situación social de poder y preeminencia.

Tan importante era lucir barba dignificada y esculpida que incluso las mujeres del entorno cortesano egipcio lucían barbas postizas de cabello natural en ceremonias importantes.

¿De qué medios se valieron aquellos peluqueros para tales primores?. Utilizaron un invento revolucionario inventado por ellos mismos: la barra de hierro caliente, antecesor de la tenacilla o las actuales planchas eléctricas.

Junto a este instrumento contaron con una colección de peines de todo tamaño y formato, navajas, cepillos y espejos.

Historia de la peluquería en Grecia

En la Antigüedad el peinado tenía que ver con la clase social a la que se pertenecía. La norma era el cabello largo y rizado, moda que adoptaron los griegos clásicos para distinguirse de los bárbaros, que llevaban el pelo corto.

El ideal de belleza griego muestra al hombre con el cabello rizado, y quienes no gozaban de una cabellera rubia podían permitirse el reflejo dorado.

El pelo se mostraba siempre brillante y perfumado; así describen los autores clásicos a dioses y héroes.

El tono dorado se conseguía con el teñido mediante una variedad de jabones y lejías alcalinas traídas de Fenicia, centro jabonero y cosmético del mundo antiguo. En cuanto al teñido temporal, se lograba espolvoreando polen amarillo sobre una mezcla de harina y polvillo de oro.

En Esparta se obligaba a los jóvenes a llevarlo corto, mientras que los adultos podían llevarlo largo. Como hemos dicho, el peinado tenía que ver con la circunstancia social.

Entre los celtas el pelo largo indicaba distinción, y el pelo corto era signo externo de servidumbre o castigo.

Los musulmanes pusieron de moda afeitarse la cabeza como muestra de sometimiento a Dios, aunque se dejaban crecer un mechón a modo de larga y estrecha trenza por el que, según creían, el ángel del Señor pudiera asirles para llevarlos al paraíso de Alá.

Historia de la peluquería en la Antigua Roma

En el año 303 a.C. los griegos monopolizaron el arte y negocio de la peluquería en Roma.

El gremio de peluqueros romano fue de los primeros que se formaron en la Historia y el más poderoso de su tiempo.

Impusieron el cabello oscuro en contra del tradicional pelo dorado, y lo latino empezó a tomar auge. Cónsules y senadores, matronas y damas de la vida social romana recurrían a todo tipo de tinturas para ennegrecer su cabellera.

Hubo numerosas recetas, pero a veces, a consecuencia de extraños potingues se caía el cabello y era necesario disimular la calvicie con un ungüento de arándanos y grasa de oso. Si esto fallaba, siempre quedaba la posibilidad de la peluca.

Durante el Renacimiento volvió a llevarse el cabello suelto: surgió la moda del “pelo visto”, llamado así porque asomaba por debajo de las tocas de las damas en forma de copetes ondulados. El tocado empezó a formar parte del peinado.

Historia de la peluquería en la Época Moderna

Con la Revolución Francesa Europa conoció el peinado a lo Brutus, a semejanza del asesino de Julio César, es decir, pelo muy corto; y hacia 1830 se volvió al llamado pelo espartano, pelo corto y barba rasurada con patillas a los lados.

Las mujeres adoptaron una estética rural: pelo largo recogido.

A principios del siglo XX reapareció el pelo corto con ondas lisas de bordes claros, preparando la famosa moda del pelo a lo madame Pompadour y preconizando los famosos estilos que luego se conocieron con los nombres de peinado a lo paje y a lo chico.

Todo estaba presidido por melenas lisas con volumen que hicieron necesario volver al uso del moño y del postizo para elaborar los peinados de esponja. Con todo esto acabó un peluquero londinense en la década de 1950.

Charles Nessler, que se hizo millonario con el invento de la permanente, peinado que tanto furor causó en América y Europa. De entonces acá todos sabemos lo que el peinado y la peluquería han dado de sí.

Para finalizar, no te pierdas la historia de las tijeras

¿Quieres saber más sobre historia de cosas de la vida cotidiana?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la peluquería, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría cosas de la vida cotidiana o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí