Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Accio o Actium

La batalla de Accio​ o Actium tuvo lugar el 2 de septiembre del año 31 a. C., entre la flotas de Julio César Octavio y la de Marco Antonio junto a su esposa y aliada Cleopatra VII. El enfrentamiento se produjo frente al golfo de Ambracia y la colina de Accio (Grecia Occidental). Octavio venció el combate y Marco Antonio junto a Cleopatra se retiraron para poco después suicidarse. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Accio

No te pierdas la batalla de Coronel

Los datos de la batalla de Accio

  • Fecha: 2 de septiembre de 31 a. C.
  • Lugar: Golfo de Ambracia, cerca de la isla de Levkas, Grecia occidental.
  • Combatientes: Octavio (Cayo Julio César Octavio) contra Antonio (Marco Antonio) y Cleopatra VII.
  • Unidades: Octavio contaba con 406 barcos. Antonio y Cleopatra solo 230.
  • Objetivo: el gobierno del Imperio Romano.
  • Resultado: Cayo Julio César Octavio venció en la batalla de Accio.
  • Personajes protagonistas: Octavio y sus comandantes Marco Vipsanio Agripa y Lucio Arruncio. Antonio y Cleopatra con sus comandantes Publio Canidio Craso, Cayo Sosio, Lucio Gelio Publícola y Marco Octavio.
  • Bajas: Se desconoce el número de bajas en las tropas de Octavio. En el bando de Antonio y Cleopatra unos 150 barcos destruidos.
  • Consecuencias: Octavio consiguió el poder y fue nombrado como el primer emperador romano. Su dinastía se prolongaría más de 500 años.

Antecedentes y contexto

El asesinato de Julio César en el año 44 a. C. provocó una interminable serie de guerras civiles que terminaron todo el sistema ro­mano. En el 32 a. C. dichas guerras se concentraron en una disputa entre dos grandes aris­tócratas romanos y sus seguidores. El heredero de César, Cayo Julio César Octavio (Octavio) debía enfrentarse al que fue la persona de confianza y mano derecha de César, Marco Antonio (Antonio).

qué fue la batalla de accio
Julio César Octavio, Marco Antonio y Cleopatra VII

Octavio tenía el control de la mitad occidental del Imperio romano. En cambio, Antonio controlaba casi toda la parte oriental con la ayuda de su esposa y aliada, Cleopatra VII, líder del reino helenístico de Egipto. El enfrentamiento final entre marco Antonio y Octavio tuvo lugar en la costa occidental de Grecia el año 31 a. C.

Para ambas partes de esta campaña, tener la superioridad naval resultaba fundamental. Si no la tuviera, Oc­tavio no podría llevar refuerzos y suministros desde Italia o llevar a cabo una invasión definitiva de Egipto.

Por su parte, Antonio precisaba cru­zar el Adriático y romper las vías de comunicación de Octavio para invadir Italia. Todo ello, sin dejar de conservar sus propios contactos con las provincias orientales y Egipto.

Gran parte del ejército de Antonio se encontraba en Patras, en el golfo de Corinto. Ubicadas en puntos estratégicos, sus guarniciones rodeaban y controlaban el Peloponeso y grupos nava­les dispersados por las islas cercanas.

Su flota de barcos estaba en Actium, justo en la entrada de la desembocadura del golfo de Ambracia. Se trata de una gran bahía cerrada por un canal estrecho que no llega a 1.500 metros de anchura.

A comienzos de la primavera del año 31 a. C., Octavio estableció su ejército en una colina al sur de dicho canal. Al mismo tiempo, su flota liderada por Marco Vipsanio Agripa, logró derrotar a las naves de Antonio en las islas. De este modo consiguió cortar las rutas de suministro hacia Actium.

Cleopatra y Antonio movieron su ejér­cito a la colina sur intentando obligar a Oc­tavio que entrara en combate mientras su flota seguía en Actium. Aquí, la falta de suministros y las insalubres condiciones, bajo la moral de la tropa. Las deserciones de los remeros de los barcos de guerra fueron muy numerosas.

Llegado el verano, la situación era completamente desespe­rada. El principal almirante de Antonio, Cayo Sosio, intentó escapar por mar derrotando al escuadrón de naves que bloqueaban la entrada al golfo. Pero Marco Vipsanio Agripa condujo allí al resto de la flota y obligó a Sosio a tener que retroceder.

Tras este hecho, Antonio re­gresó a su campamento. Allí, tenía que tomar una decisión: o abandonaba la flo­ta y se dirigían a Macedonia (al norte) para conseguir aliados, o reunía el mayor nú­mero de barcos de guerra posible con los mejores soldados e intentaba otro ataque por mar.

Si salía bien esta última opción, podría dirigirse a Egipto y reunir otro ejército. Pero Antonio no era un comandante naval con mucha experiencia, pero los argumentos a favor de una batalla naval eran sólidos. Por otro lado, si conseguía alejarse con el total de su ejército, abandonando la flota, se separaría de las le­giones que le eran leales en Cirenaica y Siria.

Preparativos y estrategias

Antonio quemó los barcos so­brantes, el 2 de septiembre. La gran mayoría eran para transporte de tropas. Así impediría que Octavio las pudiera utilizar en su contra. Seguidamente, hizo embarcar a los mejores soldados en los barcos de guerra que quedaban.

Es muy complejo poder saber el número exacto de navíos de cada bando. Pero si sabemos que la flota de Antonio era muy inferior en número. Octavio contaba con más de 400 naves, mientras que la flota de Antonio era de unas 230 embarca­ciones.

quién derroto a Marco Antonio y Cleopatra

Los barcos de guerra de esta época se propulsaban con remos. Los remeros podían estar sentados hasta en tres ni­veles. Estas naves se clasificaban por los números «dos» a «dieciséis», que no se refieren al número de hombres en cada remo, sino al total de remeros de cada grupo vertical.

Por ejemplo, un barco de guerra «cinco» tenía remos sólo en tres niveles. Pero en los dos niveles superiores los remos contaban con dos hom­bres, mientras que en el nivel inferior solo había uno (ver la historia del barco).

En la flota de Oc­tavio había desde trirremes (clasificados como «tres»), con unos 200 soldados y re­meros, hasta «sextos», que podían contar con más de 500 hombres. Estos buques disponían de un es­polón en la proa que permitía embestir a otra nave.

Pero la principal táctica consistía en aproximarse al barco enemigo y atacar con armas arrojadizas (incluidas pequeñas catapultas) para después intentar el abordaje y luchar cuerpo a cuerpo.

Antonio disponía de naves de guerra muy similares. Pero también algunas más grandes (fortalezas flo­tantes con torres para arqueros en la popa y en la proa, y con cientos de soldados en sus cubier­tas).

Eran barcos que disponían de velas, algo nada habitual en las antiguas batallas marítimas. La estrategia de Antonio pasaba por hacerse a la mar, y con viento fa­vorable poner rumbo al sur, rodeando el Peloponeso has­ta Egipto.

Además de los barcos de guerra, Antonio disponía de cuantiosas embarcaciones co­merciales con pocos soldados y que carecían de catapultas y espolones. Su cometido eras transportar cofres con tesoros conseguidos de los botines de guerra de Antonio y Cleopatra. Por ello, era muy importante que estos bar­cos se alejasen lo máximo posible. El escuadrón de barcos de guerra destinados para escoltarlos incluía el buque insignia de Cleopatra.

La batalla

Octavio planificó bloquear la salida del golfo de Ambracia con una doble fila de barcos de guerra. Lucio Arruncio comandaba el centro, Marco Agripa lideraba el flanco izquier­do, y el propio Octavio iba en el flanco derecho con una pequeña embarcación liburnia.

fecha batalla de Accio
Mapa de la batalla de Accio

Para poder atravesar las líneas enemigas, Antonio tenía una estrategia. Ordenó a los barcos del flanco izquierdo y derecho (al mando de Cayo Sosio y Lucio Gelio Publícola respectivamente) que se alejaran del centro, obligando al enemigo a moverse con ellos y aleján­dose así del centro de sus propias líneas. Así, se abrió un hueco a través del cual pudo pasar el escuadrón de Cleopatra con los barcos mer­cantes cargados.

En el flanco izquierdo de la flota de Octavio, los barcos de Agripa derrotaron a Publícola y pusieron rumbo hacia el escuadrón central (al mando de Marco Octavio) y hacia Antonio.

El barco insignia de Antonio quedó atrapado junto a otros barcos en el combate iniciado en el flanco derecho. Por ello, tuvo que saltar a otra nave más pequeña y seguir al escuadrón de Cleopatra.

Octavio se percató de la maniobra y persiguió a Antonio con las embarcaciones más rápidas y ligeras. Cuando consiguieron alcanzarle, Antonio ya había sobrepasado al buque insignia de Cleopatra y los perseguidores tuvieron que alejarse. Con esta maniobra consiguió salvar unos 70 barcos de guerra.

Consecuencias y repercusiones

Octavo levantó en su campamento un gran mo­numento a la victoria adornado con espolones de barcos enemigos capturados. En aquel mismo lugar decidió fundar una ciudad a la que llamó Nikópolis («ciudad de la victoria»).

Poetas de la época como Horacio y Virgilio mostraron la batalla de Actium como el principio de una edad dorada para Roma. El final para Cleopatra y Antonio no fue tanto la derrota naval, sino el abandono de su ejército. Ya no tenían posibili­dades de derrotar a Octavio.

Y es que el ejército “abandonado” de Antonio se retiró al norte en dirección a Macedonia, bajo el mando de Publio Canidio Craso. Pero cuando fueron alcanzados por las tropas de Octavio, rápidamente nego­ciaron un cambio de bando. La leal­tad hacia Antonio ya no era suficiente para ignorar la realidad de la situación.

Octavio persiguió a la Cleopatra y Antonio hasta Alejandría. Pero éstos decidieron sui­cidarse antes que se sometidos al nuevo gobernante del mundo romano. Octavio regresó a Roma y fue nombrado emperador. Se hizo llamar César Augusto, siendo el primer emperador romano e inaugurando una dinastía que se duraría más de 500 años.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla naval de las Malvinas de 1914

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la Batalla de Accio o Actium, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia bélica y militar o historia general.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.