Quién inventó el colchón

Le debemos mucho a quién inventó el colchón. Gracias a este ingenioso elemento, podemos descansar bien. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos cuál es su origen, y cómo ha sido la historia del colchón con el paso del tiempo.

No te pierdas quién inventó la cama

Quién inventó el colchón

Como en muchos otros inventos de la humanidad, después de varios estudios realizados por historiadores, NO se puede determinar con exactitud quién inventó el colchón. Más bien ha sido una evolución y mejora de una serie de formas de dormir.

Pero si queremos concretar, SÍ sabemos quién creó el colchón moderno. De este modo:

quien es el inventor del colchón
Zolman Simmons II celebrando la venta de su colchón número 2.500.000
  • El inventor del colchón de muelles actual fue inventado por el norteamericano Zolman Simmons II en el año 1925.
  • El inventor del colchón de agua moderno es el californiano Charles P. Hall que lanzó en el año 1967 al mercado su water-bed.
  • El inventor del colchón de aire son los ingenieros de la compañía Jean Bertin en el año 1968, que crearon el airbed.

Origen e Historia del colchón

Los orígenes del colchón, se remontan a mucho tiempo atrás en la historia. De hecho, el colchón es mucho más antiguo que la cama. El hombre buscó siempre el modo de paliar los inconvenientes del suelo por dos razones: evitar la dura superficie y eludir los insectos.

cuál es el origen del colchón

Al principio, se echó sobre yacijas de hojas y heno, se acomodó en agujeros que llenaba de cenizas y se colgó de los árboles metido en una especie de hamaca.

No cesó de buscar mejoras para el descanso nocturno.

Pero con el paso del tiempo, el hombre fue perfeccionando el sistema y añadiendo métodos para conseguir un lecho en el que dormir más cómodamente por las noches. Vamos a verlo:

Historia del colchón en la Antigua Grecia

Fue famoso el colchón de plumas de aves de la cama de Ulises en su palacio de Ítaca, el somier era de cuerdas trenzadas. El griego pobre se conformaba con un armazón de madera o caja sobre el que se echaba un poco de paja.

Historia del colchón Grecia clásica

En el mundo clásico, la almohada era tan importante como el colchón, era muy gruesa y alta porque se dormía en posición de semi reclinamiento, lo que afectaba a la naturaleza del colchón, a menudo prendido con abrazaderas o atado a los lados por tiras de cuero. No había sábanas, pero si mantas, y todo quedaba cubierto por una colcha de colores.

Historia del colchón en el Imperio Romano

Por su parte, los romanos, al menos los ricos, dormían sobre catres de tiras de cuero a modo de somieres sobre los que desplegaban varias capas de pieles dobladas sobre las que se colocaba el torus o colchón, y la almohada o culcita.

historia del colchón Imperio Romano

El relleno del colchón, llamado tormentum, era de naturaleza muy diversa.

El colchón se cubría con dos mantas o tapetia. El durmiente se echaba sobre una de esas mantas llamada stragulum y se tapaba con la otra llamada operimentum.

Encima se ponía una colcha o lodices o un cubrecamas de tela de colores llamado polymita. Al pie del lecho se extendía una pequeña alfombra o toral. Los romanos acolchaban sus lechos con gruesas colchas y recostaban sus cabezas sobre almohadas de plumas.

Historia del colchón en la Edad Media

El colchón medieval, así como el conjunto de la cama, era una pieza ricamente adornada, como muestran los manuscritos iluminados; sobresalían por su belleza los cubrecamas y colchones adornados con encajes.

Los inventarios y testamentos ponen especial cuidado en su descripción. En las camas italianas del Renacimiento el colchón se colocaba en un segundo nivel elevado al que se accedía mediante un tramo de escalones de madera.

El soporte estribaba todavía en un entramado de tiras de cuero, bien ajustadas al marco de la cama. Los pobres dormían sobre un jergón de paja, que de noche hacía las delicias de chinches y pulgas, y durante el día servía de refugio a los ratones con los que tenía que convivir el hombre, a quien para desalojar a tan desagradables inquilinos recomendaban los médicos comer mucho ajo, o introducirlos en el colchón.

Leonardo da Vinci, habla en sus escritos de los insomnios sufridos por culpa de los colchones. Aquella especie de saco cuadrilongo se rellenaba también de lana, pelo de cabra e incluso cerdas.

Historia del colchón en el Renacimeinto

En el siglo XV Guillermo Dujardin, tapicero del rey de Francia, confeccionó una colchoneta neumática por encargo del señor de La Motte Desguy. Este tipo de colchón de hule impermeable, estaba dotado de un dispositivo a modo de válvula, artilugio sorprendentemente moderno para aquella época.

quien inventó el colchón de aire
Colchón de aire moderno

Pero debes saber que no estaba concebido para el descanso nocturno, sino para las largas horas de espera en el puesto de caza, ya que protegía de la humedad.

Se le llamó cama de viento, y como tal serviría más tarde para confeccionar colchones en el sentido moderno de la palabra.

Pero el colchón neumático de Dujardin fue una extravagancia que no afectó a la historia del colchón. La cama de don Quijote, que después de todo era un hidalgo, eran “cuatro… tablas sobre dos no muy iguales bancos, y un colchón que en lo sutil parecía colcha”.

Historia del colchón en el Siglo XVIII

En el siglo XVIII el invento revolucionario fue el colchón de muelles. Al principio era un artefacto incómodo, ya que al ser muelles cilíndricos en vez de cónicos, se deslizaban al sentarse sobre ellos, y no se comprimían de forma adecuada.

Dada la deficiente tecnología de la metalurgia de la época, estos muelles solían dispararse atravesando el tapizado, convirtiéndose así en auténticos proyectiles que alcanzaban a sus usuarios en salvas sean las partes: más de un usuario “quedó inútil para uso de mujeres” tras ser alcanzado en sus partes más delicadas en pleno enardecimiento amoroso.

Historia del colchón en el Siglo XIX

A mediados del XIX, apareció el colchón de muelles cónicos. En 1870, se publicó en un periódico londinense la siguiente noticia:

quién inventó el colchón de muelles

Por sorprendente que pueda parecer, los muelles sirven como una base excelente sobre al cual dormir, si se tiene la precaución de extender una manta sobre los alambres, de suficiente grosor. Su superficie es tan delicada y sensible que, como el agua, cede a la menor presión, recobrando luego su forma.

Los primeros colchones de muelles, eran demasiado caros para suscitar el interés del público, por lo que sus primeros compradores fueron los hoteles de lujo o los grandes transatlánticos de la época.

Historia del colchón en el Siglo XX

El colchón actual data de entonces: en 1925 el fabricante norteamericano Zolman Simmons II concibió su famoso colchón Beautyrest. Era muy caro, su precio rondaba los cuarenta dólares, más del doble de lo que valía un buen colchón de pelo animal.

El colchón de Simmons, que confiaba en el futuro del colchón de muelles, se vendió gracias a una agresiva campaña publicitaria en la que se citaba a los grandes genios de su tiempo, como Edison, Ford o Marconi, dando testimonio de que habían dormido científicamente sobre sus colchones de muelles.

El artefacto en cuestión llegó a convertirse en un objeto deseado, y en 1929 ya registraban unas ventas de nueve millones. El colchón de muelles había triunfado.

La idea de la colchoneta neumática inventada en el siglo XV, parece que inspiró al inventor del colchón de agua, el californiano Charles P. Hall, que sufría de insomnio, y lanzó en 1967 al mercado su water-bed, provisto de un sistema de regulación de la temperatura del agua y de mil mecanismos de seguridad que a veces no impedían que la noche terminara en un diluvio para la habitación del vecino de abajo.

Un año después, en 1968, los trabajos de los ingenieros de la compañía Jean Bertin perfeccionaron el colchón de aire, que ya se había inventado una década antes, que tuvo aplicaciones en numerosos campos. También este artículo ha generado manías y rarezas.

Años después, vendrían evoluciones del colchón en el que se empleaban materiales más modernos y que se adaptaban mejor a la anatomía humana, como es el caso del colchón de espuma, el colchón de látex y el colchón de viscolátex o viscoelástico.

Curiosidades sobre la historia del colchón

Existen infinidad de anécdotas y curiosidades sobre el colchón durante estos cientos y cientos de años. Describirlas todas sería una labor muy extensa, pero a continuación te señalamos las más chocantes:

  1. Se cree que trae mal fario dar la vuelta al colchón en viernes y domingo: si se hace, el durmiente tendrá pesadillas.
  2. Si un niño llora en la cuna, callará si se colocan tres llaves debajo del colchón.
  3. Dicen que trae malas consecuencias estornudar mientras se muñe colchón y almohadas.
  4. Se recomienda contra calambres y retortijones un trozo de corcho entre el colchón y el somier.
  5. La palabra colchón, aumentativo de colcha, procede del francés antiguo colche= lecho, yacija, a su vez de colchier= acostar, y en última instancia del latín collocare= situar, poner. En castellano se documenta el término colcha en el Libro de Apolonio, en el siglo XIII:
  6. Antiguamente, colcha significó lo que hoy significa colchón; se importaban de Francia en el XIII, y son numerosos los aranceles santanderinos de esa época que aluden a este comercio. El aumentativo comienza a usarse en el siglo XV.

Para finalizar, no te pierdas quién inventó la cuna

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del colchón, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia o pregunta en el buscador de la web.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí