origen e historia del orinal

La historia del orinal es más antigua y anterior a la historia del inodoro. El orinal ocupaba un sitio entre las piezas del ajuar funerario, como se deduce de tumbas egipcias de la XII dinastía, durante el reinado de Sesostris II, hace cuatro mil años. En CurioSfera-Historia.com, nos gustaría explicarte el origen e historia del orinal.

No te pierdas quién inventó el papel de WC

Origen del orinal

El orinal existió también en la Antigua Grecia y Roma. Un artilugio muy parecido al orinal tradicional o vaso de noche, que se colocaba junto a la cama y permanecía durante el día en un rincón de la cocina, en un recinto llamado retractus donde se guardaban junto a escobones y estropajos. Cada casa tenía un número de orinales proporcional al número de sus moradores.

Desde el siglo X, la Iglesia utilizó como parte del ceremonial de entronización de un nuevo Papa la llamada sedes stercorea. Allí el nuevo pontífice tomaba asiento durante su consagración, ante las puertas de la basílica.

Aquella sedes stercorea no era sino un majestuoso orinal. Destinado no a ser usado, sino a recordar al nuevo pontífice su condición mortal: Memento qui homo es = recuerda que eres hombre. Esta costumbre fue abolida en el siglo XVI por el papa León X, el último en ser coronado de aquella manera.

En la Antigüedad hubo muchas clases de orinales. Se llamó “bacín” al vaso hemisférico y de metal destinado a recibir los orines o excrementos. Los bacines altos de barro vidriado y redondeados en su base fueron muy populares.

Era artículo casero de primera necesidad del que todos poseían al menos un par. Hubo orinales diferentes para hombres y para mujeres; los primeros eran más altos, a modo de taburete hueco convenientemente disimulado en un rincón o cuartucho apartado donde retirarse a tales fines.

Como curiosidad histórica, en el Palacio de Versalles, habitado por mil nobles, cuatro mil criados y la familia real francesa, no tenía ni un solo retrete en la inmensa construcción: sólo miles de bacines y orinales de todos los tamaños, materiales y diseños.

Durante muchos siglos, incluso había orinales en los confesionarios, y no era raro sorprender al confesor usándolo, lo que no era impedimento para que siguiera confesando a los feligreses.

Los había de uso exclusivo para cuando venía el médico, quien como parte de la rutina del reconocimiento de su paciente miraba, observaba, olía y estudiaba las heces y orines del enfermo.

En España, fueron de uso obligatorio desde 1589. Una ley prohibía realizar cualquier operación fisiológica de envergadura en ningún lugar que no fuera “el vaso de noche u orinal”.

Cómo recoger los orinales, y dónde vaciar su contenido era un problema. Hubo un servicio de pago. Pero como los bacineros pasaban a la una de la madrugada la gente no esperaba y prefirió lanzar el contenido de los inmundos vasos por la ventana al rutinario grito de “agua va”, sin mirar nunca quién pasaba, costumbre que originaba altercados.

Entre las curiosidades relacionadas con este artilugio debemos decir que existe un museo del orinal que acoge cerca de mil piezas distintas, fruto del interés y curiosidad de un coleccionista privado, José María del Arco, de Ciudad Rodrigo, entre cuyas piezas figuran “’joyas” del XVII y cientos de ejemplares cerámicos, metálicos e incluso de madera, piedra y plástico.

Atrás quedó la costumbre inglesa de regalar un orinal cuando se alcanzaba la mayoría de edad: los veintiún años, orinales adornados con inscripciones alusivas al amor y a la amistad.

Etimología de la palabra orinal

Orinal es término ya empleado en el siglo XIV, siendo término más antiguo que orinar, eufemismo surgido en el XVI; es también voz muy anterior a orines, plural de orín: del latín urina, término que Antonio de Nebrija escribía como si fuera voz castellana, en vez de orina. Algunos creen que urina se trocó en orina por influjo del latín aurum = oro, por ser de ese color dorado la cosa nombrada.

Para finalizar, no te pierdas la historia de la lavativa

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del orinal, te haya sido de utilidad y amena. Si quieres acceder a más artículos históricos similares a este, visita nuestra categoría Historia o pregunta en el buscador de nuestra web.

Si te ha gustado, te invitamos a compartir en las redes sociales. También puedes seguir nuestra página de historia en Facebook. Del mismo modo, puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí