historia de los polvos faciales

Hace seis mil años, las viejas civilizaciones de Próximo Oriente habían hecho del adorno personal y el maquillaje no sólo un arte, sino también una práctica obligada en el ámbito religioso y decorativo. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia de los polvos faciales.

Tampoco te pierdas la historia del pintalabios

Origen de los polvos faciales

No sorprende que los salones de belleza sean más antiguos que la costura, y que las recetas para el sombreado de ojos y polvo blanco para la cara sean tan antiguas o más que las recetas culinarias.

Se sabe que las cortesanas griegas realzaban el colorido natural de sus mejillas con un polvillo blanco.

Ellas no sabían que la gran cantidad de plomo contenido en su mezcla terminaba por estropear la piel acarreando en ocasiones incluso la muerte. Cosa que no fue obstáculo a lo largo de los siglos para que estas prácticas en vez de decrecer aumentaran.

Todo era preferible a la odiosa alternativa de parecer fea, demodée o pasada de moda. Un producto europeo de finales del siglo XVIII elaborado con arsénico no sólo se aplicaba al cutis, brazos y cuello, sino que a veces se ingería con el fin de obtener, las damas, una rápida palidez.

Se lograba aquel cambio instantáneo de color gracias al poder del arsénico, que rebajaba el nivel de hemoglobina en la corriente sanguínea. Procedimiento responsable de muchas malformaciones congénitas en los fetos de las embarazadas.

Esta circunstancia aumentó muy notablemente a lo largo del siglo XVIII, la población deficiente de Francia, Inglaterra, Italia y España donde se abusó de los polvos arseniados.

A mitad del siglo XIX los polvos faciales desaparecieron en Europa de forma repentina. Sólo se consideraba admisible esa práctica entre actores del teatro.

Sin embargo la vieja moda se resistía a morir y renació hacia 1880. Aunque ahora la industria química vino en ayuda de las viejas recetas caseras produciendo artículos cosméticos inocuos y tan eficaces como los antiguos.

Se recomendaban materias primas naturales como el polvo o flor de arroz de Carolina del Sur en Estados Unidos, que convenientemente molido y mezclado con agua se dejaba decantar para pasar luego por un segundo tamiz.

A estos polvos se les agregaba a menudo polvo de lirio de Florencia y aroma de rosa. El polvo de arroz o veloutina mezclado con bismuto y esencias aromáticas se comercializaba en pequeñas cajitas o estuches de cartulina herméticamente cerrados.

A principios del siglo XX no existía medio más eficaz y económico de empalidecer el rostro y dar el deseado tono blanco a brazos y pechos. Tras la Segunda Guerra Mundial los cambios del gusto pusieron de moda los tonos cobrizos y el bronceado se convirtió en una meta estética.

La era de los polvos blanqueadores había terminado. Pero es tan voluble la moda y cambian los gustos tan de repente, que no nos sorprenderá mucho si a la vuelta de una generación vuelve a haber demanda de aquellas viejas recetas que daban a los semblantes de nuestras abuelas apariencia fantasmagórica.

Para finalizar, no te pierdas la historia de los pendientes

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa, calzado o complementos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de los polvos faciales, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí