origen e historia del fusil

Un fusil es un arma de fuego portable, que dispone de un largo cañón y es capaz de disparar con preciosos balas con un largo alcance. Su nombre proviene de término francés fusil. Más que un invento, es la evolución y mejora de armas anteriores y es el arma que más se utiliza en los ejércitos desde el siglo XVII. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del fusil.

No te pierdas la historia de la ametralladora

Origen del fusil

El primer arma mecánica que evoca al fusil parece haber sido la cerbatana de aire comprimido, realizada en el año 245 a. de C. por el mecánico de la Antigua Grecia Ctésibios.

Se trataba de un tubo de bronce, cuya culata estaba provista de un pistón que se disparaba contra una pieza soldada, hasta que el aire era comprimido al máximo en lo que podríamos llamar cámara de la culata.

El pistón se detenía por medio de un muelle. Cuando se soltaba el muelle, el aire comprimido se expandía brutalmente, lanzando diferentes proyectiles, principalmente flechas. El alcance de un arma de este tipo podría aproximadamente a los 50 metros.

No parece que esta invención haya tenido continuación. La etapa siguiente del descubrimiento del fusil fue la cerbatana de pólvora, utilizada en Arabia a partir del 1304. Se trataba de un segmento de bambú, rodeado de cobre, cuya fiabilidad era relativa. Esta otra invención tampoco tuvo continuación inmediata.

Hacia 1498, la cerbatana de aire comprimido reaparece en Francia. Dibujada y reproducida en la obra de David Rivault Eléments d’artillerie (Elementos de arti­llería), en 1608 fue puesta a punto por Marin Bourgeois, de Lisieux.

El arma estaba compuesta de una culata de cobre y un cañón de hierro con una longitud de 1,35 metros y funcionaba exactamente según el sistema concebido por Ctésibios. Proyectaba balas de metal o de madera que tenían puntas de hierro, y pudo tener un alcance de 350 metros.

Existió otra versión, realizada en Nuremberg en 1570 y firmada por Guther, pero no gozó de mayor éxito.

Antecesores del fusil

El fusil no apareció del ingenio de un solo hombre, como puedes ver más abajo. Más bien ha sido la evolución de armas anteriores, de las que toma algunos elementos y otros los perfecciona. Veamos pues, los padres del fusil:

El arcabuz

Veintidós años antes de que apareciese la cerbatana de aire comprimido de Bourgeois, un modelo mejorado de la cerbatana de pólvora de los árabes hizo sus pinitos en la batalla de Moret (1476): fue el arcabuz, artefacto muy pesado, sólo manejable por dos hombres, y capaz tan sólo de un disparo cada cinco minutos, siempre y cuando no lloviese

El arcabuz fue inventado en España hacia 1450; aunque, de hecho, su inventor fue más bien un adaptador que sustituyó el bambú por un tubo metálico colocándolo a continuación sobre una culata.

En 1503, el arcabuz manifestó de nuevo su eficacia abatiendo franceses y mercenarios suizos en Cerignola. El arma de fuego triunfa sobre el arma neumática, incluso aunque su alcance sea un tercio más corto.

El mosquete

Hacia 1570, el arcabuz se verá reemplazado por el mosquete porque el alcance de este nuevo arma, aunque mucho más pesada y, en realidad, poco diferente del arcabuz, era un tercio superior: alcanzaba los 300 m.

A principios del siglo XVII, los alemanes mejoraron el sistema de encendido, sustituyendo el encendido manual a mecha por un encendi­do por batería con fusil (piedra de chispa) de sílex.

La mecha se enrollaba en un serpentín por si se prendía. El término “fusil” se deriva de esta arma. La modificación alemana con la que rivalizaba el mosquete de rueda no es más que una derivación del arcabuz de rueda, donde una rueda de acero prende la mecha mediante un impacto contra un sílex.

Invención del fusil

En el siglo XVIII, el fusil mosque­te elegido por Vauban, por ejemplo, sólo tiene una diferencia sensible con sus predecesores: se ha reducido su calibre a 18 mm.

El fusil actual es producto de una serie de perfeccionamientos secundarios, como el encendido por percusión (que data de 1807) mediante un pistón con cartucho de fulminato, que evitaba los fa­llos debidos a la lluvia y que se atribuye al pastor escocés Alexander Forsyth.

En la misma época tuvieron lugar los primeros ensayos de carga por la culata. Para éstos es difícil encontrar un inventor único; sólo sabemos que la cu­lata con cerrojo fue inventada entre 1835 y 1841 por el alemán Johann Nicklaus von Dreyse.

El fusil de repetición, que se comenzó a estudiar en 1854 en Estados Unidos, vio la luz en 1860 bajo el nombre de fusil Henry.

En 1866, una forma perfeccionada de este mismo, fue llamada Winchester, tomando el nombre del industrial Henry Winchester, quien había comprado la firma Volcanic, de Smith & Wesson, en la que se había construido el fusil Henry.

Para finalizar, no te pierdas la historia del carro de combate

¿Quieres conocer más historia de elementos militares o bélicos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del fusil y su invención, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí