origen e historia de la ametralladora

La historia de la ametralladora es sinónimo de la lucha del hombre por mejorar las armas bélicas. Lamentablemente, la humanidad siempre ha buscado crear armas más potentes, mortíferas, efectivas y rápidas. La metralleta no es una excepción. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos quién inventó la ametralladora, cuál es su origen e historia.

No te pierdas la historia de las bombas

Quién inventó la ametralladora

El inventor de la ametralladora es el norteamericano Charles Emerson Bames en 1856.

Aunque la invención del cargador pivotante, concebido por el inglés James Puckle, date de 1718, la aparición de la metralleta como arma se hizo esperar hasta mediados del siglo XIX.

cuándo se inventó la ametralladora
Charles Emerson Bames es el padre de la ametralladora

Charles Emerson Bames retomó el principio de Puckle y lo mejoró considerablemente al añadirle una manivela que desplazaba automáticamente el obturador hacía adelante y hacía atrás, lo que permitía disparar de 60 a 80 ráfagas de balas con sólo girar la manivela.

Este tipo de ametralladora, que fue utilizada durante la guerra de Secesión norteamericana con el nombre de “molinillo de café”, fue posteriormente modificada por un compatriota de Bar­nés, E. Ripley, que incorporó el cañón múltiple manteniendo el mismo tipo de manivela.

De hecho se realizaron numerosas versiones del arma, pero todas ellas necesitaban equipos formados por dos hombres: un servidor para manejarla y un asistente que introducía las balas en el cargador.

Por cierto, ¿sabes quién inventó el revólver?

Evolución de la ametralladora

Una vez creada la ametralladora, numerosas personas se pusieron a investigar e intentar mejorar su eficacia. Conseguir más disparos por minuto, más manejable, menos personas para manejarla. La evolución y perfeccionamiento de la ametralladora había comenzado:

Ametralladora Gartling

El paso decisivo en la evolución de la metralleta fue posible gracias a los cartuchos metálicos y al arma inventada por Richard Jordán Gartling. La ametralladora Gatling constaba de seis cañones dispuestos en forma de haz, alimentados por un cargador cilíndrico de tambor situado encima del arma.

Una manivela haría girar un árbol de levas el cual a su vez, mediante un juego de engranajes, haría girar el cargador; mientras unas levas provocaban el avance del obturador y armaban el percutor el propio peso de los cartuchos les haría caer en la recámara.

De este modo, en la parte superior izquierda se cargaban los cañones mientras que en la inferior derecha el percutor producía el disparo.

Este sistema, bastante complicado, demostró su eficacia: era capaz de realizar 400 disparos por minuto. Además del sirviente, era preciso un ayudante para alimentar el cargador de forma continuada. La metralleta Gartling conoció cinco perfeccionamientos sucesivos:

  1. Ametralladora Nordenfeldt (1879): con tiro de bolada.
  2. Ametralladora Gardner (1879): muy ligera, concebida para los soldados de infantería de marina.
  3. Ametralladora Lowell (1879): extremadamente rápida para la época.
  4. Ametralladora Wilder (1880): que adaptaba el sistema revolver.
  5. Ametralladora Bailey (1881): fue la primera en ser alimentada con cinta de cartuchos.

Ametralladora Maxim

En 1883, el norteamericano Hiram T. Maxim una evolución: la ametralladora Maxim. Introdujo un nuevo perfeccionamiento de la ametralladora que consistía en utilizar el retroceso producido por la reacción de los gases de explosión de los cartuchos de pólvora negra, luego sustituidos por cartuchos sin humo.

El impulso de estos gases, en efecto, empuja hacia atrás el cañón y el obturador del arma. Un tope frena el retroceso del cañón, pero el obturador sigue retrocediendo arrastrando consigo el casquillo, que es finalmente expulsado por la acción de resorte situado al final de la culata.

Cuando se suelta el gatillo el obturador se detiene contra un tope, pero si se mantiene e dedo sobre el gatillo, el obturador, movido también por un resorte, introduce otro cartucho en el cañón y se produce una nueva descarga.

La metralleta Maxim sigue disparando por tanto mientras mantenga apretado el gatillo. Y lo que es más, como los cartuchos van dispuestos unos tras otros en un cargador de cinta (perfeccionamiento adoptado de la ametralladora Bailey) ya no re­quiere asistente; en cierto modo se trata de una metralleta de gas.

La gran eficacia de esta metralleta, capaz de realizar 600 disparos por minuto, la mantuvo presente en todos los pedidos de las fuerzas armadas desde el año 1900.

Ametralladora Browning

En 1885 el norteame­ricano John M. Browning per­feccionó el ingenio con un sistema que permitía explotar al máximo el po­tencial de los gases de explosión. Éstos eran recogidos en un cilindro desde cuyo interior accionaban un pistón que, a su vez, accionaba el obturador.

La metralleta experimentaría desde entonces muchos más perfeccionamientos sin que ninguno puede calificarse de invento en sentido estricto, exceptuando la sincronización del disparo con la hélice de los aviones que permite disparar a través de la hélice (1915), y la versión adaptada, más ligera, del fusil ametra­llador (1916).

La infantería, los vehículos blindados, la aviación y los tanques adoptaron el arma bajo diferentes versiones, con afustes, cargadores y con calibres diversos.

Para finalizar, no te pierdas la historia del tanque

¿Quieres conocer más historia de elementos militares o bélicos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la ametrelladora, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí