hisotria del aerodeslizador

Sorprende ver a este grande y curioso vehículo, desplazarme sobre un cojín de aire presurizado. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del aerodeslizador y quién fue su inventor.

No te pierdas quién inventó el submarino

Quién inventó el Hovercraft

El inventor del aerodeslizador u Hovercraft es el ingeniero británico Christopher Sydney Cockerell en el año 1955 en la ciudad de Londres. Se patentó el 12 de diciembre de 1955 con el número de patente GB854211.

cuándo se inventó el aerodeslizador

Christopher S. Cockerell (1910-1999), un ingeniero eléctrico que trabajaba para Marconi, se fue a Suffolk para convertirse en constructor de barcos.

Se interesó por la idea de hacer barcos más rápi­dos reduciendo la fricción, y preguntándose por la lubricación del aire entre el casco y la superficie del agua percibió la necesidad de una capa más gruesa de aire.

Tomó un par de latas de estaño (una con la tapa y la base extraídas, y otra ligeramente más pequeña con la parte cerrada hacia arriba) y las acopló a una aspiradora invertida, de modo que en vez de aspirar aire lo expulsaba.

Con una báscula midió la presión del aire que bajaba por el espacio entre los lados de las latas y vio que era tres veces mayor que sin las latas. Éste era en principio del “chorro anular”.

La idea consiste en esquivar obstáculos flotando encima de ellos sobre aire presurizado. Los chorros de aire son enviados hacia abajo y atrapados con una cortina o fal­da (inventada por Denys Bliss), la cual, ahusada hacia adentro, tapona la mayor parte del aire.

La presión aumenta hasta que no se admite más aire y el vehículo se eleva a una altitud de 23 centímetros. El aire enviado hacia abajo “rebota” de la superficie, proporcionando un beneficio adicional.

Durante 1956 Cockerell diseñó un sistema de vórtice cerrado que hacía circular otra vez el mismo aire. Hizo una demostración de un modelo en la Oficina de Paten­tes y en el Almirantazgo, que a pesar de su interés insistió en que el invento se clasificara como secreto.

reseña histórica aerodeslizador

Cuando perdieron interés en el invento éste fue desclasificado y se ofreció a la National Research and Development Corporation (NRDC), la cual formó una empresa filial, Hovercraft Development Ltd.

Curiosamente, la Oficina de Patentes Británica no podía pasar el invento al examinador de barcos pues el aparato no tenía contacto con la superficie del agua; ni tampoco al examina­dor de aviones, ya que no tenía alas ni motores que lo impulsaran por el aire, aunque sí hélices.

La cons­trucción y prueba del primer modelo experimental de aerodeslizador costó 120.000 libras y cruzó el canal de la Mancha en 1959. El primer servicio programado se inició en 1962. Se hicie­ron previsiones sobre enormes hidroaerodeslizadores, pero nunca vieron la luz.

Mientras, otros países trabajaban en algo por el estilo. Tanto el Ministerio de Mari­na de Estados Unidos como la Infantería de Marina comenzaron a trabajar en 1957 en programas separados. La idea se adaptaba continuamente, aunque sólo fuera para os distintos modelos.

El gobierno británico convenció a Cockerell para que le vendiera sus derechos de las patentes por 100.000 libras en 1971.

Cuando se descubrió que el Ejército de Estados Unidos utilizaba la tecnología para crear un hovercraft militar sin pagar los derechos fue llevado a los tribunales y tuvo que indemnizar con seis millones de dólares por daños.

Para finalizar, no te pierdas la historia del dirigible

¿Quieres saber más historia sobre medios de transportes y vehículos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del aerodeslizador, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría vehículos y medios de transporte o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí