historia Edad del Cobre

El cobre es el primer metal conocido por el hombre, junto con el oro y la plata. Su descubrimiento y su uso anuncian el ocaso del trabajo de la piedra, técnica de una longevidad excepcional, pero incapaz de evolucionar. El empleo del metal revolucionó la vida del hombre. Por este motivo, en CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del cobre y cómo ha sido su evolución.

No te pierdas la historia del hierro

La Edad del Cobre

La Edad del Cobre, también llamada CalcolíticoEneolítico es un período de la prehistoria ubicado entre el Neolítico (Nueva Edad de la Piedra) y la Edad del Bronce.

El origen del trabajo y transformación del cobre por el hombre marca un antes y después en la historia de la humanidad. Marca el fin de la Edad de Piedra y el inicio de la Edad del Cobre.

Efectivamente, la metalurgia transformó inmediatamente la influencia que el ser humano ejerce sobre su entorno, así como las relaciones que mantienen entre ellos: caza, pesca, agricultura, artesanado, guerra…

Todos estos campos son irremediablemente transformados por el uso de los metales. Su empleo permite al hombre llegar a ser verdaderamente moderno y mejorar su calidad y esperanza de vida.

Cómo se comenzó a utilizar el cobre

Antes de ser utilizado como mineral, el cobre es descubierto como cobre en bruto, también llamado cobre nativo. Es decir, como un metal natural y relativamente puro, producido por metamorfismo en el seno de la Tierra.

La formación de vetas de cobre en bruto se produce en los niveles superficiales de la corteza terrestre o afloramientos.

Como el metal tiene un aspecto brillante, los aflora­mientos se descubren en épocas relativamen­te remotas. Los primeros objetos en cobre (cuentas, leznas, ganchos, alambres, alfileres) datan del VII milenio a. C. y provienen de Anatolia, del norte de Siria y de Irán occi­dental.

En esa época, el trabajo del cobre aún se reali­za con la ayuda de técnicas relativamente sim­ples: el martilleo en frío para las piezas peque­ñas y el calentamiento del metal entre 200 y 300 °C para las más grandes, a fin de dismi­nuir la dureza del metal y facilitar su manufacturación.

La fusión es todavía incierta, aún no se puede hablar de “metalurgia”, ya que ésta implica la reducción del mineral bajo el efecto de temperaturas elevadas. En todos los casos, los objetos de cobre son la excepción durante el período que va desde el VIII al V milenio a.C.

Primeros objetos de cobre de la historia

A partir del final del V milenio, una serie de objetos descubiertos en Mesopotamia atestiguan un dominio mucho mayor del hombre sobre el metal: en la necrópolis de Susa, se encontraron agujas con ojo, alfileres, punzones, espejos, hachas cóncavas y planas.

El especialista en paleometalurgia J.P. Mohen destaca que los hombres no sólo descubrieron las principales propiedades del metal, su ductilidad, su maleabilidad (punzones, alfileres, agujas con ojo) y su poder reflector (espejos).

Pero también supieron vaciar el cobre en moldes de una pieza para obtener hachas de espesor considerable. Esta técnica de vaciado, que implica la fusión previa del cobre, representa un primer paso hacia la “metalurgia plena”.

El trabajo del mineral

Ésta no aparece verdaderamente sino con los procedimientos de extracción y reducción de los minerales, es decir, la desoxigenación de los óxidos metálicos a fin de obtener el metal puro.

Desde este punto de vista, dado el estado actual de nuestros conocimientos, podemos decir que la metalurgia del cobre data del IV milenio a. C., y se caracteriza por la aparición de pequeños centros de reducción de este metal en las cercanías de los lugares de extracción en Irán.

¿El cobre es un invento o un descubrimiento?

Si es relativamente fácil situar en el tiempo la aparición de la metalurgia, es mucho más difícil comprender los pasos que preceden a su descubrimiento, ¿se trata de un accidente o está ligado a la familiarización con las artes del fuego lograda con el desarrollo de la cerámica?. Precisamente, el historiador de las técnicas Bertrand Gille sitúa el problema.

Descubrir que se puede sacar un metal de una piedra, saber escoger el mineral, construir un horno (lo que supone la idea de que el calor es el vector fundamental de la operación) saber que en algunos casos hay que calcinar previamente el mineral, en todo caso agregar fundentes, crear el carbón de leña y ser conscientes de que es esencial para la reducción, suponen avances de la inteligencia técnica que son sorprendentes y que, sin duda, resultaría vano querer reconstituir.

Para finalizar, no te pierdas el origen del fuego

¿Quieres saber más sobre historia de materiales y herramientas?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del cobre, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría herramientas o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí