Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Ankara o Angora

La batalla de Angora o batalla de Ankara tuvo lugar el 28 de julio de 1402 al noreste de la ciudad de Ankara, actual capital de Turquía. Se enfrentaron el ejército tártaro de Temür (Tamerlán) contra el ejército otomano del sultán Beyazid I. La victoria otomana supuso el avance de Temür y la reducción del Imperio otomano. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Ankara.

No te pierdas la batalla de Tannenberg

Los datos de la batalla de Ankara

  • Fecha: 28 de julio de 1402.
  • Lugar: Capital de la actual Turquía.
  • Combatientes: Turcomongoles (tártaros) contra los Otomanos.
  • Unidades: 140.000 hombres el ejército tártaro y 85.000 hombres los otomanos.
  • Objetivo: Cada uno de los contendientes quería ampliar su imperio.
  • Resultado: Los tártaros o turcomongoles vencieron la batalla de Ankara
  • Personajes protagonistas: Timur el Cojo (Temür o Tamerlán), jefe de Transoxania y fundador del Imperio timurí. El sultán otomano Beyazid I, (Bayaceto el Rayo).
  • Bajas: 15 000-40.000 bajas entre muertos y heridos en ambos bandos.
  • Consecuencias: Temür continuó su avance en el Asia Menor y conquistó Bursa, la capital otomana. El territorio otomano quedó muy reducido.

Antecedentes y contexto

El principio de la década de 1400 fue especialmente agitado en la historia de Eurasia y Oriente Medio debido en gran parte a la aparición y las conquistas de Timur el Cojo, conocido en la literatura occidental como Tamerlán.

En 1370, Temür (un experto y cruel líder militar de origen mongol, natural de Transoxania, la actual Uzbekistán), de habla turca y musulmán de religión, se autoproclamó gobernador absoluto de esa zona. Desde su capital, en Samarcanda, su ejército (dominado por arqueros nómadas a caballo de Chaghatay) invadió los territorios de la Horda de Oro, el norte de India, Persia, Siria y Anatolia oriental.

El sultán otomano Beyazid I (Bayaceto el Rayo) y Timur «el Cojo»

A finales de la década de 1390, cuando el sultán otomano Bayezid I (1398-1402) extendió su dominio sobre Anatolia oriental, el enfrentamiento entre los dos gobernantes se hizo inevitable.

Los señores locales de esa zona de Anatolia intentaron maniobrar entre los dos grandes jefes. Buscaron y hallaron refugio con Bayezid o con Timur, que dispusieron así de los pretextos necesarios para atacar al contrario.

Después de la invasión de Siria y de Irak, y del saqueo de las ciudades de Aleppo, Damasco y Bagdad en 1400 y 1401 por parte de Timur, éste pasó el invierno de 1401 en Karabagh, en el Cáucaso.

A principios del verano de 1402, dejó su cuartel general de invierno y marchó hacia Asia Menor pasando por Erzurum y Erzincan con el objetivo de recuperar la disputada fortaleza de Kemah (que controlaba el alto Éufrates y que había sido arrebatada no hacía mucho a Taharten, señor de Erzincan, por Bayezid).

La fortaleza cayó en cuestión de diez días y regresó a su antiguo señor. Desde aquí, Timur continuó la marcha hacía Sivas, donde se encontró con los mensajeros otomanos. Timur exigió la rendición de Ahmed Jalair, el sul­tán fugitivo de Bagdad, y de Kara Yusuf, gobernan­te de los turkmenos de Karakonyulu («ovejas ne­gras»), Azerbaiyán.

Ambos se habían refugiado con los otomanos. Sin embargo, los mensajeros del sul­tán informaron a Timur de que Bayezid no pensaba aceptar sus exigencias. Ante este fracaso de la di­plomacia, Timur continuó su marcha hacia Anatolia.

Desde Sivas, el ejército de Temür avanzó hacia Ankara siguiendo el río Kizilirmak. Después de que su cansado ejército se refrescase con los abundantes productos y frutas de la zona, Timur sitió Ankara.

El asedio se levantó cuando los exploradores traje­ron la noticia de que se acercaba el ejército otoma­no, «moribundo por el agotamiento y muerto de sed» después de una larga marcha.

Táctica y estrategia

Las cifras sobre la composición de los ejércitos enfren­tados varían desde varios cientos de miles hasta la imaginativa de 1,6 millones. Los cálculos modernos, más fiables, sitúan los ejércitos de Timur y Bayezid en torno a 140.000 y 85,000 hombres, respectiva­mente.

Las fuentes otomanas subrayan que el ejér­cito de Bayezid estaba exhausto debido a la larga marcha forzada desde Bursa a Sivas y Tokat, y de nuevo de vuelta a Ankara, en persecución del ene­migo.

ejércitos batalla de Ankara o Angora

Aparte de su inferioridad numérica y de su esta­do de extenuación, otro factor que debilitó consi­derablemente a los otomanos fue la falta de agua. Un gran inconveniente si se tienen en cuenta las altas temperaturas del verano en Anatolia. Casi todas las fuentes de información coinciden en que Timur des­truyó los pozos situados en torno a Ankara.

El saber actual sugiere que, además, Timur desvió el río Çubuk, que atravesaba la llanura del mismo nombre, cons­truyendo una presa y un embalse al sur de la ciudad de Çubuk. De este modo, las fuerzas de combate otomanas y sus caballos no dispondrían de agua para beber.

La batalla

La acción tuvo lugar en la llanura de Çubuk, al nor­deste de Ankara, el viernes 28 de julio de 1402. Comenzó por la mañana, alrededor de las seis, y duró hasta última hora de la tarde. Las vanguardias del ejército de Timur estaban co­mandadas por los nietos de éste: los príncipes Abu Bakr y sultán Husayn en los flancos derecho e iz­quierdo, respectivamente.

Detrás les seguía el grue­so del ejército, cuyas alas derecha e izquierda estaban bajo las órdenes de los hijos de Timur, los príncipes Miran Shah y Shah Rukh. Timur, señor de la Conjun­ción Afortunada, lideró el centro con el apoyo de las reservas al mando del príncipe Muhammad Sultán, otro nieto de Timur.

quién ganó la batalla de Ankara o Angora 1402

La caballería provincial de Rumelia, en el ala iz­quierda del ejército otomano, estaba al mando del príncipe Süleyman, el hijo mayor de Bayezid. Las tro­pas anatolias, junto con unos 20.000 soldados de caballería serbios, ocuparon la derecha liderados por Stephen Lazarevich, de Serbia (cuñado y vasallo del sultán).

Alrededor de 5.000 jenízaros, los soldados de infantería profesionales del sultán, permanecieron en el centro junto con los azabs de infantería y co­mandados por Bayezíd y tres de sus hijos: los prínci­pes Musa, Mustafa e Isa.

Las fuerzas montadas del ejército del sultán formaron el centro de la segunda fila, y estuvieron perfectamente flanqueadas por va­sallos tártaros y serbios en las alas izquierda y derecha, respectivamente. La reserva otomana consistía, prin­cipalmente, en caballería procedente de Sivas, Tokat y Amasya.

A pesar de todos los inconvenientes, los oto­manos disfrutaron del éxito por un momento. Sin embargo, cuando los tártaros Kara (negros) del ala izquierda otomana, traidores aliados con Timur, atacaron la retaguardia otomana, y cuando deser­taron los jinetes de los recientemente subyugados emiratos, el destino del sultán quedó sellado.

Aban­donado por sus hijos, Süleyman y Mehmet, luchó con valentía junto a sus jenízaros y sus vasallos ser­bios hasta caer derrotado y, finalmente, captura­do. Conocido por todos como «Rayo» por sus rápidas conquistas, el sultán Bayezid I murió como pri­sionero de Timur en marzo del año 1403, cerca de Akflehir.

Consecuencias y repercusiones

Como ocurrió en Siria e Iraq, las hordas tártaras sa­queadoras llevaron la destrucción y el horror a Asia Menor. Los territorios de Anatolia oriental, tomados por Bayezid no hacía mucho, fueron devueltos a sus anteriores señores por el vencedor.

Entre los hijos del sultán se desencadenó una amarga lucha por el resto de reinos otomanos. Una década de interregno y fratricidio estuvo a punto de provocar la caída del sultanato. Por suerte para los otomanos, las institu­ciones básicas del estado ya habían arraigado. Además, numerosos sectores de la sociedad otomana tenían in­terés en restaurar el poder de las casa de Osman.

En 1453, las tropas otomanas llegaron de nuevo a las puertas de Constantinopla (caída de Constantinopla). El emba­jador aragonés, Ruy Gonzales de Clavijo, atravesó Bizancio y Asia Menor un año después de la batalla mientras se dirigía a la capital de Timur, Samarcanda.

Aunque tuvo errores, como el he­cho de confundir la fecha de la batalla y ser uno de esos contemporáneos que extendió la leyenda de la «jaula de hierro», su resumen en cuanto al significado de la batalla re­sulta perfecto: consiguió a Bizancio un respiro de medio siglo.

Para finalizar, te recomendamos que veas el sitio y batalla de Belgrado de 1717

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de Ankara o Angora, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia bélica y militar o historia general.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.