Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Ayacucho

La batalla de Ayacucho o batalla de los generales fue el último enfrentamiento terrestre de las guerras de independencia en América de Sur. Supuso el fin del virreinato de Perú y la proclamación de la independencia de Perú y el nacimiento de la República de Bolivia. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la historia de la batalla de Ayacucho.

No te pierdas la batalla de Agincourt

Los datos de la batalla de Ayacucho

  • Fecha: 9 de diciembre de 1824.
  • Lugar: Pampa de Quinua al sur de Perú.
  • Contendientes: Peruanos revolucionarios (5.780 soldados) y tropas realistas españolas (9.300 soldados).
  • Personajes protagonistas: El general Antonio José de Sucre por parte de los revolucionarios y el virrey español José de la Serna por parte española.
  • Objetivo: La independencia de Perú.
  • Resultado: Victoria de los revolucionarios peruanos.
  • Bajas: por parte del ejército revolucionario 309 muertos, 607 heridos. Por parte del ejército realistas, 400 muertos, 700 heridos y 2.500 prisioneros.
  • Consecuencias: retirada de todas las tropas realistas de Perú. Independencia de Perú y el nacimiento de la República de Bolivia.

Antecedentes

En junio de 1824, los revolucionarios peruanos respon­dieron a la recaptura de Lima por parte de los realistas votando a favor de nuevos poderes para el carismático líder peruano Simón Bolívar y para el general Antonio José de Sucre.

Bolívar y Sucre in­fligieron un revés militar menor a las fuerzas realistas en Junín, en el mes de julio de 1824. A continuación, Bolívar se dirigió a Lima con un ejército y dejó a Sucre solo ante una esperada contraofensiva realista.

quién fue el héroe de la batalla de Ayacucho
Simón Bolívar y Antonio José de Sucre

Esa ofensiva fue liderada por el virrey español José de la Serna, que creía que la causa realista en Perú estaba condenada al fracaso. Esperaba establecer un go­bierno provisional e invitar a un príncipe Borbón a que visitase Perú y asumiese el trono.

Preliminares y estrategia

El virrey José de la Serna confiaba en poder derrotar al ejérci­to de Sucre. Desplazó a sus 9.300 soldados al norte del punto donde se encontraban las fuerzas de Sucre, cerca de la ciudad de Ayacucho (el nombre signifi­ca «Rincón de los Muertos» en quechua), aproxima­damente a 300 kilómetros al sudeste de Lima.

Con este movimiento, Serna esperaba cortar el paso de los revolucionarios hacia el mar e impedir la llegada de los posibles refuerzos del nuevo ejército que Bolívar estaba intentando reunir cerca de Lima. La al­titud de la región de Ayacucho, a 2.800 metros, pro­metía limitar todavía más la capacidad de maniobra de Sucre.

Las fuerzas de la Serna superaban en número a las de Sucre, que sólo contaba con 5.780 hombres (la mayoría de ellos de Gran Colombia y Perú). Serna in­tentó utilizar esta superioridad para rodear a Sucre, que respondió hábilmente alejando a sus hombres del peligro y estableciendo una posición defensiva en la llanura de Quinua, bien protegida por barrancos.

Por la noche, Sucre y sus oficiales trazaron un plan para permitir que Serna atacase primero y responderle con las reservas. Repartieron sus fuerzas en cuatro divisiones, con dos regimientos de caballería pesa­da en el centro y cuatro batallones de infantería en cada flanco. Tres batallones de infantería al mando del general Lara formaron una reserva capaz de responder al ataque de Serna.

La batalla

La madrugada del 9 de diciembre, los realistas ata­caron la derecha de Sucre, mandada por el general José María de Córdova Muñóz. Este ataque falló, igual que el infligido en el centro por las fuerzas del general realista Antonio Monet.

motivo batalla de Ayacucho

Los revolucionarios al mando de Córdova respondieron con una carga de bayonetas que hizo retroceder a la izquierda de la línea realista, rompiendo sus filas y permitiendo la entrada de la caballería e infantería. Las reservas realistas avanzaron de forma insensata, quedando en posición de ser rodeados por las fuerzas revolucionarias.

A pesar de su inferioridad numérica, Sucre ganó una batalla rápida y relativamente limpia. La acción en su conjunto duró menos de 80 minutos. Las bajas revolucionarias totales se concentraron en poco más de 300 muertos y 600 heridos.

Las bajas de los realistas, por otro lado, fueron sorprendentemente altas: 1.400 muertos, 700 heridos y 2.500 prisioneros. Entre éstos estaban casi todos los oficiales más importantes. El propio virrey Serna se convirtió en un prisionero de guerra, igual que 15 generales, 16 coroneles y 68 tenientes coroneles.

El elevado número de bajas de oficiales su­periores dio a esta batalla el sobrenombre de «batalla de los generales». Los realistas no podían permitirse la pérdida de liderazgo de tantos militares y ad­ministradores.

Consecuencias

Sucre ofreció a los realistas unas condiciones de rendición honrosas. Serna accedió a retirar todas las fuerzas realistas de Perú, que quedaría así independiente con respecto a España.

Sucre se trasladó a continuación al Alto Perú, y en Chuquisaca proclamó la independencia de la provincia (en agosto de 1825), a la que rebautizó con el nombre de «Bolivia» en ho­nor de Simón Bolívar.

La victoria en Ayacucho puso fin al control español de Sudamérica. El impacto de las guerras napoleónicas significó que las fuerzas realistas no podían esperar refuerzos de Europa. La última fuerza española importante se rindió en Callao en enero de 1826.

Sucre se convirtió en el primer líder constitucional de Bolivia, pero pronto dimitió debido a una insurrección. La ciudad de Chuquisaca recibió más tarde el nombre de Sucre en su honor.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla naval de las Malvinas de 1914

¿Quieres conocer más historia de elementos militares o bélicos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de Ayacucho, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.