quién inventó las prótesis

La preocupación científica por sustituir la pérdida de un pie o una mano, un ojo o un dedo y paliar así la merma que su ausencia supone para el hombre, fue siempre sentida por la Medicina antigua. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos quién es el inventor de las prótesis o miembros artificiales. También, cuál es el origen e historia.

No te pierdas la historia del riñón artificial

Quién inventó las prótesis artificiales

El pionero y padre de los miembros artificiales o prótesis fue el médico francés Ambroise Paré. A este fundador de la cirugía moderna, cuya carrera se inició como aprendiz de barbero, le rondaba por la cabeza la idea de suplir de alguna manera la ausencia de un miembro perdido.

cuándo nació la protésica
El médico Ambroise Paré es el padre de la prótesica.

Y es que, aunque la cirugía antigua se ocupó de los miembros inferiores amputados ya en el siglo VII-VI a.C., no era una solución adecuada.

Igualmente, los antiguos griegos conocían la pata de palo; también se conocía en tiempos del Imperio Romano.

Pero volvamos con el inventor de la protésica Ambroise Paré. Su primer trabajo como médico lo tuvo en el ejército, donde trabajó como cirujano a partir de 1536, puesto que le puso en condiciones óptimas de conocer de cerca y tratar cientos de amputaciones.

En el año 1545 fue cuando le vino a la cabeza la idea de la prótesis. No era el único. Otros cirujanos lo habían intentado sin éxito o con logros muy parciales. Paré fue el único que consiguió reproducir las funciones naturales de un miembro perdido mediante artilugios mecánicos.

Diseñó brazos y manos que luego implantó con buenos resultados a sus pacientes. Una de las prótesis más sencillas fue la reproducción de una mano con un asa que permitía al amputado manejar la pluma de escribir.

Y el ingenio más complicado a los que se enfrentó Paré fue una mano cuyos dedos se movían independientemente mediante ruedecillas dentadas y un minucioso y delicado sistema de pequeñas palancas.

La fama que acompañó a este médico de Carlos IX de Francia en 1562, hizo que la idea y praxis de los miembros artificiales fueran aceptadas universalmente. Existía además la necesidad social de atajar un problema muy frecuente entre los soldados.

Del ingenio de Paré salieron piernas, pies, manos, y brazos articulados que dieron independencia de movimiento a muchos. Ejemplo o paradigma de tales logros fue la famosa mano de hierro de dedos móviles y muñeca articulada del caballero alemán de mediados del XVI Götz von Berlichingen. Su pulgar se mantenía rígido mientras los otros cuatro dedos podían reproducir la mayoría de los movimientos de una mano.

Evolución y mejora de las prótesis

Transcurridos varios siglos, a partir de la Primera Guerra Mundial, la elaboración de prótesis fue en aumento.

La ciencia belga lograba en 1930, piernas de madera para sustituir miembros amputados por encima de la rodilla. Crearon rótulas artificiales muy complejas y mecanismos que facilitaban incluso el juego del pie.

Aquellas técnicas fueron antesala de la tecnología de los miembros artificiales actuales capaces de reproducir operaciones y movimientos que en nada se apartan de la mano o la pierna naturales.

Los llamados aparatos mioeléctricos: del griego mios= músculo, detectan la más pequeña corriente eléctrica producida por los nervios y la transforman en movimiento mecánico adecuado al propósito que se busca.

La urgencia social de paliar los estragos causados por el hombre, como las terribles deformaciones producidas en recién nacidos por fármacos como la talidomida en 1960-1962, o las consecuencias terribles del terrorismo, han hecho que el campo de aplicación de las prótesis se haya potenciado donde mayor es la incidencia de estas lacras sociales.

A ello se debe que Israel sea el país más avanzado en este tipo de intervenciones. La sofisticación a que se ha llegado en este apartado de la ingeniería médica es grande, tanto que hoy los entendidos debaten una cuestión crucial: imitar fielmente el aspecto y textura del miembro perdido, o poner el énfasis en la utilidad de sus operaciones y movimientos.

El futuro de los miembros artificiales

Es previsible que en un futuro cercano haya prótesis que permitan realizar movimientos más complejos, perfectos y audaces que los que permite el miembro natural perdido.

Todos hemos sido expuestos, aunque en contextos de ciencia ficción o cine de terror, a hombres artificiales. Cuya capacidad y versatilidad en la acción, supera en mucho al hombre natural o, sencillamente, al hombre.

Sea como fuere, el futuro de los miembros artificiales tiene un muy amplio campo de acción. Téngase en cuenta que existen alrededor de mil cuatrocientas especies de malformaciones congénitas. Muchas de las cuales podrían ser remediadas o mitigadas mediante esta ciencia y técnica médica.

Para finalizar, no te pierdas la historia de la sutura

¿Quieres saber más sobre historia de la medicina y salud?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de las prótesis artificiales, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría medicina y salud o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí