origen e historia mantón de Manila

El mantón de Manila sustituyó a la mantilla en el gusto de las mujeres por este tipo de prendas. Las mantillas, chales y pañoletas tradicionales en España hasta mediados del XIX, fueron arrinconadas. Se impuso el mantón importado de Filipinas, todavía colonia española, era una prenda más llamativa. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del mantón de Manila.

No te pierdas la historia del abanico

Origen del mantón de Manila

La riqueza decorativa de flores y aves exóticas de los mantones de Manila había sido puesta de moda por corrientes artísticas de finales de siglo XIX, como el modernismo, que se inclinaban hacia el gusto oriental.

Sea como fuere, con el mantón de Manila se uniformó la moda de este tipo de prendas. No hubo espectáculo público ni privado, desde las verbenas a las procesiones, desde las bodas a los bautizos, desde las visitas sociales a la concurrencia callejera, donde no estuviera presente el mantón de Manila…, que no era de Manila, sino de la ciudad china de Cantón.

Con el mantón triunfaba un heredero de la mantilla. Ambos se hundieron ya en el olvido, en esta época nuestra donde nadie piensa en cubrir con elegancia el cuerpo de la mujer, sino en todo lo contrario.

El mantón de Manila, de seda y bordado, tenía flecos. Los flecos tienen su origen antiguo en el atuendo religioso. Los sacerdotes caldeos guarnecían con flecos sus mantos o chales amplios de forma rectangular hace tres mil años.

Eran flecos largos de finalidad mágica. Neutralizar las fuerzas negativas de la tierra y el influjo del maligno, y que también se empleó para contrarrestar la fascinación o mal de ojo.

Según los historiadores de la Antigüedad, la mujer oriental usaba el mantón como prenda casi única hace miles de años.

De Oriente el mantón de Manila viajó a Egipto, de donde pasó a Grecia y Roma, convirtiéndose en la toga latina, que como resto del atuendo clásico subsiste en los usos judiciales y leguleyos.

La mantilla negra, acortamiento del manto, nació en España hacia el siglo XVI en que era prenda propia de viudas y solteronas que la llevaban hasta la mitad de la espalda. Gozó de favor en tiempos de Cervantes, y se usó en el campo y la ciudad, siendo adoptada enseguida por franceses e italianos.

En cuanto a la mantellina o manteo de medio cuerpo, era de paño y telas recias, y no fue prenda respetable debido a que las mujeres públicas la vestían.

En la misma dirección estaba llamar mahón a la tela recia de algodón escogido de color anteado que se fabricaba en la ciudad china de Nanquín y se distribuía en el puerto balear de Mahón, donde trasbordaban los buques ingleses en el siglo XVIII las mercaderías que traían a los puertos levantinos.

Para finalizar, no te pierdas la historia de la mantilla

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa, calzado o complementos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del mantón de Manila, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí