historia de la mantilla tradición

La mantilla es un acortamiento del manto, prenda usada desde antiguo cuyo momento de su nacimiento desconocemos, aunque parece seguro que nació en España en el siglo XVI. La palabra misma es de mediados de aquel siglo, adoptada luego por franceses e italianos. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la mantilla.

No te pierdas la historia del mantón de Manila

Historia de la mantilla

La mantilla es una prenda que gozó de gran favor en tiempos de Cervantes, siendo usada tanto en el campo como en la ciudad. La mantellina o manteo de medio cuerpo, era por lo general de paño y telas recias.

Viudas y dueñas, es decir: solteronas, vestían mantilla negra que llegaba hasta la mitad de la espalda. Sin embargo, no fue prenda de respeto. En parte porque la adoptaron mujeres de vida airada, es decir, aquellas cuyas vidas transcurrían a la intemperie moral, al aire de la calle.

Las mujeres “públicas” la vestían, mientras que las señoras de calidad seguían utilizando el manto con capuchón para ir de casa a la iglesia, único trayecto permitido a la mujer decente, y esto acompañada de doncella (según la mentalidad de la época).

Que la mantilla se consideró prenda frívola lo muestra también en algunas obras literarias del siglo XVI y XVII. En ellas se puede leer que la mujer ligerita de cascos lleva el mantón. Descubriendo los hombros y la garganta, a la par que adorna con lazos y flores su cabello, y con mantilla de bayeta blanca prendida al moño, dejando el rostro al aire.

A partir del siglo XVII otras capas sociales imitaron su uso, confeccionándose mantillas de paño de seda de color turquesa con ribetes de terciopelo verde. También se veían mantillas de tul o de encajes, sin que faltaran las bellísimas mantillas de blondas.

A lo largo del reinado de Carlos III se generalizó el uso de la mantilla entre las mujeres del pueblo, ya que las damas encopetadas no podían vestirla encima de los tocados de plumas y cofias, perifollos de moda entre las de aquella clase.

Fue la figura de la maja, mujer castiza, engalanada y rumbosa la que más hizo por la mantilla, tanto que Francisco de Goya pintaba a la misma reina María Luisa, esposa de Carlos IV, vistiendo esta prenda.

En aquel tiempo la mantilla había pasado a ser prenda alegre y juvenil, ya que las viejas seguían llevando el manto, y las viudas preferían las tocas. Las jóvenes, tanto casadas como solteras, paseaban airosas sus mantillas de laberinto blancas, con encajes; y las majas lucían las de terciopelo o de seda.

La mujer trabajadora, modistillas y criadas, llevaban mantilla de franela o paño terciado, cuando no de tafetán, que alternaban con las de bayeta en tiempo lluvioso.

En el siglo XIX la mantilla se tornó prenda multicolor. Una tira ancha y larga con guarniciones de tela de colores, picos, madroños y lacerías que resaltaban la belleza del rostro. Con las mantillas de seda blanca, competían las de encaje de bolillos que a mediados del XIX terminaron por sustituir a todas las demás.

Las señoras de calidad se mostraban reacias a la mantilla. Preferían la capota, pero a partir de la revolución de 1868 la moda del sombrero amenazó seriamente la existencia de la mantilla, que quedó como prenda ritual para acudir a lugares tan españoles como la verbena, los toros o la iglesia.

En las ciudades pequeñas, las elegantes abandonaron el sombrero francés para lucir la mantilla. Un historiador de la moda, Jean Charles Davillier, escribe que las cortesanas del entorno isabelino preferían la mantilla a los atavíos banales que llegaban del extranjero. No en vano Isabel II fue apodada “la reina castiza”.

A principios del siglo XX se vestían las famosas mantillas de blonda de Almagro. Pero poco a poco fue cayendo en desuso y quedando relegada a vestimenta tradicional o clásica para muy contadas ocasiones.

Para finalizar, no te pierdas el origen del velo de novia

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la mantilla, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia o pregunta en el buscador de la web.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí