Historia y origen del velo de novia

Aunque hoy consideramos que el velo de novia por excelencia es de color blanco, no siempre fue así. A lo largo de la historia, el velo nupcial ha sido de diversos colores diferentes y tenido un sinfín de significados diferentes. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia y origen del velo de novia.

No te pierdas el origen del color blanco del vestido de novia

Historia del velo del novia

El origen del velo de novia es oriental y data del 2000 a.C. En principio fue llevado por las solteras como prenda indicativa de modestia y doncellez. La cultura occidental lo adoptó mucho después.

Se cree que la costumbre de cubrir el rostro de la contrayente partió del hombre, siendo su significado social el de mantener oculta o apartada a la mujer, esconderla de la mirada de los demás.

Y en cuanto a las casadas, el velo también sería llevado en muestra de sumisión, de hecho, en Europa sólo llevaron velo las casadas, en cuyo caso el color llegó a carecer de interés, ya que lo esencial era cubrir el rostro.

Historia del velo de novia en la Antigua Grecia

En la Antigua Grecia, estuvo de moda en las ceremonias nupciales, hacia el siglo IV a. C., el velo largo sujeto al cabello con alfiler o cinta, cuyo color, como también el del vestido, tenía que ser amarillo intenso.

Historia del velo de novia en la Roma clásica

En la Roma clásica, en vísperas de la ceremonia nupcial la novia colocaba sobre su cabeza una redecilla roja que recogía sus cabellos y el día de la boda se ponía un manto color azafrán que cubría la túnica y un velo anaranjado o amarillo, o flammeum, por recordar el color de las llamas, como signo de la fidelidad que tendría que guardar al esposo.

Aunque durante muchos siglos el color de la virginidad fue el blanco, en Roma predominó el amarillo. En esos casos un velo de ese color cubría el rostro de la novia llegando hasta los pies.

Historia del velo de novia en la Edad Media

A lo largo de la Edad Media el color dejó de ser importante, centrándose el interés en la naturaleza de la tela y los adornos. La importancia del velo vaporoso y blanco llegó a ser tan grande en la España medieval que pasó a significar por sí solo el estatus o condición de mujer casada.

No se tenía por tal la mujer que no hubiese cubierto su rostro para un hombre ante Dios y la Sociedad. La ceremonia nupcial llegó a llamarse “velambres”, o acto de colocación del velo.

Para finalizar, no te pierdas la historia del anillo

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del velo de novia, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí