Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Nördlingen

La primera batalla de Nördlingen tuvo lugar el 6 de septiembre de 1634 dentro del marco de la guerra de los Treinta años. Fue una de las mayores victorias de los ejércitos imperialistas frente a las tropas suecas. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Nördlingen, todos los datos, antecedentes, tácticas, ejércitos y consecuencias.

No te pierdas la batalla de Naseby

Los datos de la batalla de Nördlingen

  • Fecha: 6 de septiembre de 1634.
  • Lugar: cerca de la ciudad de Nördlingen, Baviera, sur de Alemania.
  • Combatientes: Suecos y Liga de Heilbronn contra el ejército imperial y aliados.
  • Objetivo: Poner fin a la guerra de los Treinta años.
  • Resultado: Las tropas imperiales vencieron la batalla de Nördlingen.
  • Personajes protagonistas: Suecos: mandados por el conde Gustav Horn; Liga de Heilbronn: liderada por el duque Bernhard von Weimar. Ejército imperial: mandado por el conde Matteo Gallas (bajo el comando general del rey Fernando II de Habsburgo); españoles: liderados por Diego Felipe de Ávila de Guzmán, marqués de Leganés (bajo el mando general del príncipe Fernando, cardenal-arzobispo de Toledo).
  • Unidades: Suecos y Liga de Heilbronn: 13300 soldados de infantería, 10.150 de caballería y 68 cañones. Imperialistas: 20.000 soldados de infantería, 13.000 de caballería y 64 cañones.
  • Consecuencias: en el ejército sueco, 8.000 muertos y 4 000 prisioneros junto con todos los cañones y la intendencia. En ejército imperial, 1.500 muertos y 2.000 heridos. Gracias a la victoria imperial se puso fin al conflicto de los Treinta Años con la firma de la Paz de Praga (1.635).

Antecedentes y contexto

Nördlingen contrasta vivamente con la batalla de Breitenfeld como victoria imperial aplastante que acabó con las esperanzas de Suecia de terminar la guerra de los Treinta Años según sus condiciones. Después de la muerte de Gustavo II Adolfo, el canciller Axel Gustafsson Oxenstierna buscó un modo seguro de librar a Suecia de la guerra sin perder los logros terri­toriales en la costa norte alemana.

Reorganizó a los aliados alemanes protestantes en la Liga de Heilbronn con un ejército al mando del duque Bernhard de Weimar (1604-1639) para ayudar a los suecos liderados por el conde Gustav Horn (1592-1657). Sajonia se negó a cooperar, lo que debilitó a la Liga.

contexto Batalla de Nördlinger
El conde Gustav Horn y el duque Bernhard de Weimar

Por su parte, Oxens­tierna destinó a la mayoría de los veteranos suecos a proteger la costa báltica. La animosidad personal en­tre Weimar y Horn reflejaba la creciente separación entre los suecos y sus aliados.

Por el contrario, España desvió sus refuerzos de guerra holandeses al sur de Alemania para ayudar al principal ejército imperial y de la Liga al mando del hijo del emperador, el rey de Hungría Fernando, con la ayuda del general y conde Matteo Gallas.

Estrategias y tácticas

Animados por las noticias de la presencia de los es­pañoles, los imperiales sitiaron Nördlingen, en Suabia. Si la ciudad no se salvaba, la Liga de Heilbronn pro­bablemente fracasaría. Weimar tenía intención de ata­car a los sitiadores, pero Horn, más cauteloso, prefirió esperar a la llegada de los refuerzos. Bernardo de Weimar acusó a su colega de cobarde y convenció a los otros oficia­les de llevar a cabo su plan.

Weimar y Horn se situaron al noroeste de Nördlingen, mientras que los imperiales acamparon al su­deste de la ciudad, al otro lado del río Eger. Como si fuese demasiado peligroso forzar un cruce directo del río, los aliados partieron al amanecer del día 5 de septiembre hacia el oeste, siguiendo la carretera de Böpfingen, para cruzar el rio más arriba.

A continuación, avanzaron hacia el sur para reunirse con parte de los refuerzos en Neresheim, alrededor de las 11:30 horas. Tras dejar su intendencia vigilada por 2.700 milicianos de Württemberg, marcharon de nuevo hacia el este, en dirección a Nördlingen. Esperaban tomar el mon­te de Arnsberg, por detrás del ejército imperial, y así obligar al rey Fernando de Hungría a renunciar al asedio.

Por desgracia, apenas conocían el terreno. Llegaron a la meseta de Arnsberg a media mañana, pero des­cubrieron con sorpresa que entre ellos y las filas imperiales toda­vía se interponían el valle de Rezen y una línea de montañas.

Esta línea montañosa iba de noroeste a sudeste en dos grupos (Himmelreich, Ländle y Lachberg separadas del Heselberg y Allbuch). Además de una segunda línea hacia el norte, en dirección a Nördlingen y el punto donde se encontraba el campamento imperial (Schönfeld, Adlerberg, Staffelberg y el Galgenberg). Las dos líneas de montañas cruzaban el río Eger, con el que formaban un triángulo que encerraba una llanura relativamen­te abierta conocida como Herkheimerfeld

Primeras escaramuzas

Los 12.000 soldados imperiales acamparon al este de Nörd­lingen, junto con los 6.000 bávaros al mando del duque Carlos IV de Lorena. El día anterior se les habían unido 15.000 españoles mandados por el príncipe Fernando, hermano menor del rey Felipe IV de Es­paña. Como a su primo, el rey Fernando, le acompañaba un consejero experimentado: el marqués de Leganés.

Batalla de Nördlinger estrategias
El rey Fernando II de Habsburgo

Weimar aceleró el paso y dejó a su artillería obs­truyendo la única carretera sobre el Arnsberg, lo que impidió el avance de Horn. Alrededor de las 15:00 ho­ras, los hombres de Weimar se toparon con los dra­gones españoles y la caballería ligera croata apostados desde el Himmelreich hasta el Allbuch.

Después de despejar el terreno hasta el Lachberg, tuvieron que detenerse ante la llegada de otros 500 mosque­teros españoles. Horn llegó finalmente en torno a las 22:00 horas, luchó otras dos horas más para despejar el Heselberg y decidió dejar el Allbuch hasta la mañana siguiente.

Por la noche, Horn se desplegó en cuatro líneas entre el Heselberg y el Rezen, con dos brigadas de infantería y tres escuadrones en primera línea. Detrás se colocaron siete escuadrones, tres brigadas de in­fantería en la tercera línea y ocho escuadrones más en la cuarta. Horn pretendía tomar el Allbuch al amane­cer y utilizar su caballería para aprovechar el éxito.

Weimar se desplegó en la línea de montañas desde el Ländle hasta el Heselberg para cubrirle. Dispuso sus tres brigadas de infantería en el Heselberg y una batería de 20 cañones pesados en el Lachberg.

Sus 21 escuadrones se dividieron en tres grupos, uno detrás de la infantería y dos detrás de los cañones. El coronel Taupadel y 1.000 dragones cubrieron el flanco izquierdo. Los imperiales adivinaron las in­tenciones de sus oponentes y decidieron apostar un batallón para defender el Allbuch.

El resto de solda­dos se situaron en la cadena montañosa que discu­rre al norte hacia la ciudad de Nördlingen en previ­sión de que a Weimar se le ocurriese lanzarse a liberar la ciudad.

La batalla

La batalla se inició al amanecer. Las cosas para los suecos fueron mal desde el princi­pio. La caballería de Horn atacó al frente de su infan­tería por error y se involucró en un refriega en el va­lle de Rezen, dejando a la infantería que tomase la montaña sin apoyo.

En el primer asalto capturó a uno de los atrincheramientos, pero Horn quedó deso­rientado por la explosión de un vagón de pólvora y retrocedió de la mano del regimiento de Idiáquez.

quién ganó la Batalla de Nördlingen

Horn lanzó tres ataques más, pero a las 07:30 ho­ras ya estaba claro que no iba a poder tomar la mon­taña solo. Weimar llevaba desde las 05:00 horas dis­parando a la posición imperial principal, mientras los dragones de Taupadel se enfrentaron a los croatas en la llanura.

Weimar decidió atacar con la esperanza de aliviar la presión sobre Horn desviando la aten­ción de los imperialistas. Ordenó salir a 2.000 solda­dos de caballería a la llanura. Por su parte, el general Thurn atacó el Allbuch con dos de sus brigadas de infantería.

Estos movimientos supusieron una división del ejército de Weimar que resultó fatal. Thurn fue hosti­gado por la caballería española, y los jinetes que en­vió Horn para ayudar fueron derrotados a su vez por los bávaros de Lorena.

Menos de la mitad de la in­fantería de Thurn escapó al Heselberg y, para entonces, Weimar estaba perdiendo la lucha en la llanura. Hacia las 10:00 horas ya no disponía de caballería; a Matteo Gallas le quedaba una reserva.

Horn renunció a sus asaltos infructuosos y regresó al valle de Rezen con la intención de vadear en Ederheim cubierto por los hombres de Weimar que quedaban en el Heselberg y Lachberg.

Sin embargo, las tropas de Gallas incli­naron la balanza: derrotaron a la caballería sueca y se unieron a los bávaros y los españoles para expul­sar al resto de la infantería de Weimar de las monta­ñas.

Sólo la brigada principal de Horn logró cruzar antes de que los bávaros tomasen Ederheim. Su re­taguardia consiguió huir río abajo, pero el centro fue capturado. Mientras tanto, los croatas llegaron a Neresheim, donde masacraron a los hombres de Württemberg que custodiaban la intendencia.

Consecuencias

Junto con la de la Montaña Blanca (1620), Nördlingen fue la mayor victoria imperial de la guerra. El empe­rador impuso la paz de Praga (1635) como su solución al conflicto. Pero la intervención francesa y la resis­tencia sueca terminaron por frustrarla y obligaron a su sucesor a aceptar un acuerdo menos favorable en Westfalia en 1648.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla de Azincourt

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de Nördlingen, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.