Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Mohács

La famosa batalla de Mohács tuvo lugar el 29 de agosto de 1526 entre el ejército otomano y el húngaro. Este enfrentamiento se produjo a 170 km al sur de Budapest. Los otomanos, con el sultán Solimán el Magnífico al mando, venció sobre las tropas dirigidas por el joven rey Luis II de Hungría. Este combate puso fin a 150 años de conflictos. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Mohács.

No te pierdas la batalla de Panipat de 1526

Los datos de la Batalla de Mohács

  • Fecha: 29 de agosto de 1526.
  • Lugar: sur de Hungría.
  • Combatientes: Otomanos contra húngaros.
  • Unidades: Las tropas otomanas eran de 70.000 hombres. Las fuerzas húngaras contaban solo con unos 25.000 hombres.
  • Objetivo: Defenderse de la invasión de los otomanos que querían ampliar su imperio.
  • Resultado: El ejército otomano fue el vencedor de la batalla de Mohács.
  • Personajes principales: El comandante en jefe otomano sultán Solimán el Magnífico. Por parte de Hungría, el comandante en Jefe arzobispo Pál Tomori y el rey Luis II de Jagiello.
  • Consecuencias: Número desconocido de bajas otomanas y 15.000 soldados húngaros fallecidos incluido el rey Luis II. Hungría perdió su lucha de un siglo y medio de an­tigüedad por contener el avance otomano en Europa central.

Antecedentes y Contexto

A principios del siglo XVI, el imperio otomano suponía un importante poder militar que controlaba los Balcanes, Asia Menor, el litoral del mar Negro, el Mediterráneo oriental y gran parte de Oriente Medio.

Comparándola con este vasto imperio de Solimán I (1520-1566), la Hungría de Luis II de Jagiello (1516-1526), el único poder regional de Europa central que había sido capaz de detener el avance otomano en el siglo XV, era un país pequeño y débil.

fecha batalla de Mohács
El sultán otomano Solimán el Magnífico y el rey húngaro Luis II de Jagiello

Los recursos del imperio otomano y de Hungría, respectivamente, a principios de la década de 1520 dan una clara idea de sus diferencias:

  • Extensión de territorio: 1.500.000 kilómetros cuadrados frente a los 300.000 kilómetros cuadrados húngaros.
  • Población: 13 millones de otomanos frente a 3,5 millones de población húngara.
  • Ingresos del tesoro público: 5 millones de ducados de oro frente a 0,3 millones.
  • Fuerzas movilizables potenciales: 110.000 hombres frente a los 45.000 de que disponía Hungría.

Tras reconocer que las guerras de su padre contra los safávidas en Anatolia oriental ya no podían con­tinuar por razones económicas, militares y religioso-políticas, Solimán se volvió contra los enemigos cris­tianos del imperio en Europa, donde sus mayores oponentes eran los Habsburgo y sus vecinos húnga­ros.

Al ocupar Belgrado y Zimona (1521),Orsova (1522) y Szórény (1524), los otomanos asumieron el control del bajo Danubio a mediados de la década de 1520. Los húngaros, por su parte, perdieron los castillos más importantes de su sistema de defensa de la frontera sur.

Las causas de la campaña otomana de 1526 si­guen siendo motivo de debate. Algunos historiadores afirman que fue una respues­ta a las «provocaciones» del rey Luis II, a la negativa de éste a las ofertas de paz de Solimán y a la interferen­cia de Hungría en los dos principados rumanos va­sallos del sultán (especialmente en Valaquia, cuyo señor se rebeló en repetidas ocasiones contra los otomanos contando para ello con el apoyo húngaro).

Por otra parte, otros estudiosos mantienen que todo eso fueron meras excusas, que la conquista de Hungría era el objetivo principal de Solimán desde el princi­pio de su reinado, y que la llevó a cabo según su plan de «conquista gradual».

Dada la política pragmática y defensiva de Solimán, los múltiples com­promisos y limitaciones del imperio, la naturaleza no siempre entendida de la ideología otomana, la propaganda y la toma de decisiones, conviene no exa­gerar la importancia de los imperativos religioso-po­líticos en lo que respecta a la planificación imperial otomana.

Las fuerzas enfrentadas

En la campaña de 1526, el ejército otomano podría ha­ber llegado a contar con 60.000 soldados de caba­llería provinciales (las tropas rumelias y anatolias) y fuerzas permanentes (jenízaros -la infantería de éli­te del sultán-, caballería y artillería), además de otros 40.000-50.000 irregulares y auxiliares.

Debido a la lar­ga marcha de cuatro meses, con lluvia y asedios, una buena parte de este ejército se habría perdido antes de llegar a Hungría. Así, el cálculo del arzobispo Pál Tomori (comandante en jefe del ejército húngaro), basado en los informes que recibió, situó la fuerza de lucha del ejército del sultán en torno a 70.000 hom­bres. Una cifra más realistas que las exageradas de 150.000 o 300.000 sugeridas por historiadores pos­teriores.

No obstante, este cálculo más modesto su­giere una considerable superioridad numérica por parte de los otomanos. Dado que las fuerzas de Croacia y Transilvania, de 10.000-15.000 hombres cada una, no pudieron unirse al rey en 1526.

El ejér­cito húngaro que se enfrentó a los otomanos al sur de Mohács (cerca de la intersección entre la actual Hungría, Croacia y Yugoslavia) contó con 25.000 hombres. Los otomanos también eran supe­riores en cuanto a armas de fuego: si éstos desple­garon 200 cañones, principalmente de pequeño calibre, los húngaros sólo contaron con unos 80 ca­ñones.

La batalla

El campo de batalla estaba rodeado por los pantanos del Danubio desde el este y por una llanura de 25- 30 metros de altura desde el oeste y el sur. El mando húngaro planificó una carga contra el ejército otomano, mucho más numeroso. Querían atacar cuando éste descendiese de la llanura, escarpada y resbaladiza por las intensas lluvias caídas durante las semanas previas a la batalla.

quién ganó la batalla de Mohács

Orientado hacia el sudoeste, el ejército se alineó en dos escalones. En las alas derecha e izquierda del primer escalón se colocó la caballería pesada hún­gara, frente a la caballería timariot rumelia y anatolia, respectivamente, del sultán.

Los 10.000 soldados de infantería húngaros se situaron en diez filas en el centro, frente a los jenízaros. Luis II se colocó en el se­gundo escalón, detrás de la infantería. En cambio, Solimán se situó detrás de los jenízaros protegido por su caballería central. Los cañones otomanos se dis­pusieron delante de éstos.

Sin embargo, este orden de batalla fue evolucio­nando. Los húngaros no iniciaron el combate hasta que el ejército rumelio ocupó la llanura. Solimán y su caballería todavía estaban descendiendo de la me­seta, y las tropas anatolias del flanco derecho se en­contraban muy retrasadas.

Las escaramuzas de las fuerzas de caballería ligera ya estaban en marcha cuando la artillería húngara abrió fuego contra el ejér­cito rumelio, a punto de entrar en la llanura. Siguió la carga de caballería del flanco derecho húngaro, que quebró la resistencia de la caballería rumelia.

En lugar de perseguir al enemigo que huía, los húngaros se en­tregaron al saqueo. Por entonces, los jenízaros ha­bían llegado a la parte alta de la terraza y provoca­ron una gran destrucción entre los húngaros con sus descargas.

Aunque la infantería y el ala izquierda húngaras lucharon con valentía, fueron incapaces de superar los obstáculos erigidos delante de los cañones y los jenízaros, y cayeron abatidas por éstos.

Contrariamente a la creencia general, no fueron los cañones otomanos, sino el muro insalvable y el fue­go de los avezados jenízaros los que decidieron, fi­nalmente, la victoria otomana en esta célebre bata­lla de Mohács.

Consecuencias y significado histórico de la batalla

Las fuerzas armadas húngaras no sufrían una de­rrota tan aplastante desde la batalla de Muhi, en el año 1241, contra los mongoles. El rey Luis II falleció en la batalla, así como la mayoría de los magnates y prelados, alrededor de 500 nobles, 4.000 soldados de caballería y 10.000 de infantería también murieron en la batalla.

Desgraciadamente, Hungría perdió su lucha de un siglo y medio de an­tigüedad por contener el avance otomano en Europa central. Además, por si fuera poco, la batalla provocó una confrontación direc­ta entre los imperios Habsburgo y otomano, ya que un grupo de aristócratas húngaros eligieron al archi­duque Fernando de Habsburgo, hermano pequeño de Carlos V, como su rey (1526-1564).

Fernando logró controlar sólo la zona noroeste de Hungría, ya que la central y la oriental se encontraban al mando de Juan Zápolya, también elegido rey de Hungría (1526-1540) y cuya política a favor de los otomanos pospuso por un tiempo el enfrentamiento.

La muerte de Zápolya, en el año 1540, y el asedio fallido de Fernando sobre la dudad de Buda durante la primavera y el verano de 1541 desencadenaron la campaña del sultán que con­dujo a la ocupación otomana de Hungría central. Como consecuencia de todo ello, el país se convirtió en el mayor campo de batalla continental entre los Habsburgo y los otomanos.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla de Crécy

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de Moács, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.