Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Lechfeld

La batalla de Lechfeld tuvo lugar el 10 agosto del año 955 cerca de Augsburgo, sur de Alemania. Se enfrentaron los germánicos liderados por el rey Otón I, contra el ejército húngaro o magiar comandado por Bulcsú. El enfrentamiento finalizó con la clara victoria de los germánicos que casi aniquilaron a los húngaros. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Lechfeld o batalla de Augsburgo.

No te pierdas la batalla de Mohács

Los datos de la batalla de Lechfeld

  • Fecha: 10 de agosto de 955.
  • Lugar: cerca de Augsburgo, en el sur de Alemania.
  • Combatientes: Germánicos contra húngaros (magiares).
  • Unidades: Las tropas germánicas se componían de 8.000 hombres bien armados, incluyendo al menos 1.000 de caballería pesada; unos 1.500 defensores de Augsburgo; al menos 3.000 jinetes bohemios y bávaros de caballería pesada en fortalezas en los cruces de los ríos. En cambio los húngaros contaban con un máximo de 20.000 arqueros a caballo; 5.000 soldados a pie.
  • Objetivo: Poner fin a las incursiones húngaras en Germania.
  • Resultado: Las tropas germánicas derrotaron al ejército húngaro.
  • Personajes protagonistas: El rey germánico Otón I y por el bando magiar el Horka Bulcsú y sus lugartenientes Súr y Lehel.
  • Bajas: En los germánicos 3.000 hombres (3 legiones) aniquilados en un ataque por sorpresa; número de bajas sin especificar en la batalla principal. Entre los húngaros se desconoce el número de bajas, pero se conoce que quedaros pocos supervivientes.
  • Consecuencias: La catastrófica derrota magiar puso fin a las incursiones hacia Europa. El jefe de la expedición Bulcsú fue capturado y ahorcado, y la mayoría de sus hombres murieron en la batalla.

Antecedentes y contexto

Los húngaros (también conocidos como magiares) se habían asentado en las llanuras de la cuenca de los Cárpatos alrededor del año 900. Desde allí, emprendían expediciones de saqueo hacia Europa occidental.

motivos batalla de Lechfeld
El rey germánico Otón I y el Horka húngaro Bulcsú

Aunque Alemania y el norte de Italia sufrieron gran parte de estos ataques, las fuerzas extremadamente móviles de los magiares llegaron en ocasiones a Francia, al sur de Italia e incluso, en una ocasión, a España.

Su modo de vida seminómada y sus tácticas militares recordaban a las de los hunos, los ávaros y (más tarde) los mongoles. Contaban con un numeroso ejército de arqueros montados a caballo muy agresivos.

Fecha y lugar de la batalla

Debido a una referencia al día de san Lorenzo en los Anales de san Gall, la batalla de Lechfeld se encuentra fechada en el 10 de agosto de 955. Sin embargo, dos contemporáneos fiables (el monje Widukind, de Corvey, y el clérigo Gerhard, de Augsburgo) coinciden en citar otra referencia de los Anales según la cual la aniquilación de los magiares tuvo lugar después de numerosas escaramuzas posteriores a ese día.

Por tanto, esta derrota catastrófica podría no haber tenido lugar el día de san Lorenzo en Lechfeld, la extensa llanura del río Lech, sino cuando los magiares huían al este, hacia su tierra, atravesando Bavaria.

Estrategias y tácticas

Los húngaros invadieron la zona a mediados del verano. Aprovechando las insurrecciones en Germania, esperaban poder obligar a las fuerzas de Otón a entablar una batalla decisiva. Los invasores atravesaron Baviera por la parte sur del Danubio, cruzaron el Lech y continuaron avanzando hasta el río lller, en el vecino ducado de Suabia.

A continuación, se replegaron y devastaron una franja de territorio de 100 kilómetros de anchura y sitiaron Augsburgo, un centro episcopal presidido por el obispo Ulrich. Gerhard, el hagiógrafo del clérigo, describe su heroica defensa de la ciudad, un factor que se tuvo en cuenta para la posterior canonización de Ulrich. Mientras tanto, Otón concentró sus fuerzas en Ulm y marchó a través del paisaje devastado al oeste de Augsburgo.

estrategia batalla de Lechfeld

Después de recibir noticias sobre el avance del rey, los líderes magiares levantaron el sitio y desplegaron sus fuerzas para unirse a la columna de alivio. Una región boscosa al oeste de Augsburgo (Rauherforst) protegía a los germánicos de los arqueros magiares, cuya táctica principal consistía en descargar una lluvia de flechas sobre sus enemigos desde cierta distancia.

No obstante, el bosque también dificultaría la visibilidad a los germanos, ya que un destacamento húngaro se colocó sin ser visto detrás de las tropas de Otón.

Después de acabar con un contingente de Bohemia que se encargaba de vigilar la intendencia, atacaron a dos legiones suabias al final de la columna. No obstante, los desastres llegaron a su fin cuando Conrad, yerno del rey, lanzó un enérgico contraataque que ahuyentó a la fuerza envolvente.

La batalla

Libre de la amenaza en la retaguardia, Otón desplegó a sus hombres y lanzó un asalto frontal de caballería pesada sobre la fuerza húngara que se interponía entre él y Augsburgo. Dos fuentes describen el enfrentamiento (generalmente llamado «la batalla principal»).

fecha batalla de Lechfeld

Desde el punto de vista de unos informadores que participaron en la carga, Widukind describe un combate caótico cuerpo a cuerpo en el que las fuerzas magiares cayeron hechas pedazos. Dado que la caballería de Otón, muy equipada, tenía ventaja al luchar en orden cerrado contra arqueros equipados con lo justo, muchos historiadores creen que los jefes magiares cometieron el error fatal de mantenerse en sus puestos para recibir la carga.

Gerhard, sin embargo, relata los acontecimientos desde una perspectiva distinta. Aunque permaneció en las murallas de Augsburgo, no pudo ver el enfrentamiento a 8 kilómetros al oeste de la ciudad. Escuchó el choque de las armas y fue testigo de cómo los húngaros regresaban a Augsburgo en buen estado.

Sus movimientos transmitían la impresión de que los magiares volvían para retomar el sitio. Gerhard, sin ningún tipo de duda, respiró aliviado cuando estos jinetes pasaron de largo junto a la ciudad. Los húngaros cruzaron el Lech y se adentraron en el extenso Lechfeld bávaro.

La descripción de Gerhard de su huida coincide con una retirada simulada, muy bien planeada, para atraer a los hombres de Otón a un paisaje sin árboles al este del Lech, donde su táctica resultaría más efectiva. Sin embargo, el rey germánico no cayó en la trampa.

quién ganó la batalla de Lechfeld

Los siguió con cautela a poca distancia y regresó a Augsburgo antes del anochecer. A la mañana siguiente (11 de agosto), despachó correos rápidos a los hombres que vigilaban los vados y las barcazas de los cruces de los ríos, en Baviera oriental. Fue en esos cruces, y no en el Lechfeld, donde otras fuerzas que ocupaban fuertes en Baviera oriental derrotaron a los húngaros en los días posteriores a la mencionada batalla.

Consecuencias y repercusiones

Después de todo lo ocurrido en la batalla de Lechfeld, el rey Otón restauró el orden en Germania y sentó las bases para su coronación como Sacro Emperador Romano en el año 962. A partir de aquel momento, en Occidente fue un gobernante germánico quien generalmente ostentó este importante título.

Resulta difícil explicar la aniquilación de este ejército magiar de más de 20.000 arqueros a caballo. Sobre todo, si se tiene en cuenta que la fuerza de Otón era muy inferior, ya que ascendía a sólo 8.000 hombres.

Aunque el gobernante germánico hubiese derrotado a los húngaros en el Lechfeld, uno puede llegar a la conclusión de que, bajo circunstancias normales, estos esquivos guerreros de la estepa podrían haber huido a la cuenca de los Cárpatos para curarse las heridas, recuperar fuerzas y volver a la carga.

Siglos más tarde, Simón de Keza, cronista húngaro, escribió que Otón derrotó a sus ancestros «porque llovía». Las intensas lluvias que tuvieron lugar en los días siguientes al día de san Lorenzo de 955 podrían explicar la naturaleza decisiva de la victoria de Otón. Los arqueros a caballo no rinden del mismo modo cuando el clima es adverso, ya que sus delicados arcos pierden la cola con la lluvia.

Además, el Danubio y su afluente principal, el Inn, se desbordan rápidamente a consecuencia de las lluvias torrenciales (por otra parte bastante frecuentes en el mes de agosto). Se suele inundar la estrecha franja situada entre las ciudades de Passau y Viena.

El resultado es una cuenca encharcada de aguas oscuras en la que los invasores, sin ninguna duda, quedaron atrapados. No es de extrañar que tanto Gerhard como Widukind hagan hincapié en las extremas dificultades que los húngaros tuvieron que sortear en los pasos de los ríos.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla de Malplaquet

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la Batalla de Lechfeld, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia bélica y militar o historia general.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.