yacimiento arqueológico de Atapuerca origen e historia

A 15 kilómetros al este de Burgos, existe la sierra de Atapuerca, cuna de los primeros pobladores de Europa. En ella se han encontrado fósiles humanos de más de un millón de años de antigüedad. Si en África está la cuna de la humanidad, en Atapuerca está el nacimiento del Homo sapiens moderno. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el yacimiento arqueológico de Atapuerca, Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000.

No te pierdas la historia de la Catedral de Burgos

La cuna del hombre en Europa

Los primeros homínidos aparecieron en África hace unos siete millones de años, y hace tan solo 180.000 años que surgió sobre la Tierra, también en África, el Homo sapiens, padre de los humanos actuales.

Cuando nuestros primeros antepasados se pusieron de pie, quizá hace seis millones de años, no se diferenciaban mucho de nuestros parientes los chimpancés: vivían como ellos en los bosques, se alimentaban de frutas, hojas y tallos tiernos.

Más adelante se produjeron grandes cambios en el clima y la geografía de África que permitieron a nuestros antecesores adaptarse a nuevos ambientes y nuevos recursos.

Su cerebro creció, comenzaron a incorporar la carne a su alimentación, y aprendieron a tallar la piedra para fabricar utensilios cortantes y punzantes. Se puede decir que hace aproximadamente unos dos millones de años, los homínidos ya tenían el aspecto que hoy identificamos como «humano».

Procedentes de África, hace más de un millón de años, unos humanos llegaban a la sierra de Atapuerca, donde encontraron todo lo que necesitaban: refugio, comida, agua y un enorme espacio para acampar y aprovechar los recursos naturales.

La sierra fue el lugar elegido para establecerse el Homo antecessor, nombre con el que se indica la línea evolutiva que fue la antecesora común de dos grupos humanos: el que evolucionó hacia el Homo neanderthalensis, y el que evolucionó hacia el Homo sapiens sapiens, ancestros de los hombres actuales, y que en algún momento convivieron con los neandertales.

Descubrimientos más importantes de Atapuerca

El día 8 de julio de 1994 en el yacimiento denominado Gran Dolina se localizaron los primeros restos de media docena de personas (dos niños, un preadolescente, un adolescente y dos adultos muy jóvenes), que demostraba la presencia de homínidos en Europa hace más de 800.000 años.

Las piezas encontradas permiten definir a este primitivo Homo antecessor como un hombre de complexión grácil, de 1,70 m de altura, que se alimentaba de carne de gamos, ciervos o jabalíes, y que aún no conocía el fuego.

Además las marcas halladas en los huesos indican que nuestros antepasados practicaban el canibalismo, y nada hace pensar que fuera de forma ritual, porque los restos humanos hallados aparecieron mezclados con restos de otros animales y piezas de sílex de filo cortante. Es decir, se comían unos a otros.

Gracias a los pequeños huesos de ratoncillos y microscópicos granos de polen encontrados en Gran Dolina, se ha podido averiguar que hace 800.000 años el clima en la sierra de Atapuerca era húmedo y cálido, con árboles mediterráneos como el olivo y el algarrobo, y animales como los topillos, el castor, la pantera o el rinoceronte.

Excavaciones de los Yacimientos de Atapuerca

Las excavaciones en Atapuerca comienzan en 1978 y, tras espectaculares hallazgos, la sierra empieza a ser conocida en todo el mundo. En la actualidad se conocen casi 40 cuevas y los arqueólogos trabajan en cuatro de ellas (Sima del Elefante, Galería, Gran Dolina y Cueva Mayor-Cueva del Silo).

La impresionante riqueza de estos yacimientos, con 25.000 huesos extraídos al año, hace de esta sierra una auténtica mina de investigación para varias generaciones de arqueólogos y antropólogos, y, por tanto, un filón de respuestas a muchos misterios de la evolución humana aún sin resolver.

La sierra de Atapuerca estaba formada por calizas por cuyo interior circulaba el agua. Hace más de un millón de años muchas cuevas se abrieron al descender el nivel del agua y producirse cambios en el cauce del río Arlanzón.

Las fisuras de la caliza se agrandaron y aves y carnívoros ocuparon sus oquedades. Las arcillas del terreno entraron en el interior y con el paso del tiempo acabaron rellenando las cuevas por completo. La erosión hizo que se hundieran los techos y la vegetación cubrió todo rastro de muchas de ellas.

A finales del siglo XIX se intenta llevar por tren el hierro y el carbón de la sierra de la Demanda a Burgos por lo que se abre una trinchera que atraviesa la sierra de Atapuerca, dejando al descubierto la mitad de algunas cuevas.

Yacimiento Galería

Pero en la sierra de Atapuerca no solo han aparecido restos del Homo antecessor. En el yacimiento Galería, que era una cueva hace unos 400.000 años, hay evidencias de que una abertura actuó de trampa natural para ciervos, caballos o bisontes que caían en ella para después ser devorados por otros animales más fuertes (hienas, osos, leones, lobos).

Entre esos depredadores naturales también había grupos humanos, los preneandertales, quienes ya habían aprendido a tallar instrumentos de piedra de forma simétrica con los que descuartizar a sus presas.

Yacimiento Sima de los Huesos

En otro de los yacimientos, conocido como la Sima de los Huesos, se han hallado restos de otros humanos que también eligieron este lugar para desarrollarse hace 300.000 años. Estos hombres medían algo más que los anteriores, 1,80 m, poseían una complexión más robusta, frente huidiza, pobladas cejas y caminaban perfectamente erguidos.

El clima se había vuelto más frío, por lo que compartían el territorio con grandes osos, leones, lobos, zorros y otros animales, cuyas pieles utilizaban como abrigo y de los que se alimentaban. Este hombre carroñero, recolector y cazador pertenecía al grupo inmediatamente anterior al Homo neanderthalensis: el Homo heidelbergensis.

El yacimiento paleontológico de la Sima de los Huesos es, sin duda, uno de los más importantes del mundo y clave para la comprensión de la evolución humana en el Paleolítico Inferior.

Con doce metros de profundidad, alberga 3.000 restos fósiles correspondientes a 33 individuos, en los que están representados todos los huesos del esqueleto. En concreto, uno de los cráneos encontrados es el cráneo humano fósil más completo y mejor conservado jamás descubierto.

Yacimiento de la Cueva Mayor

Pero la historia de la sierra continuó. En la entrada de Cueva Mayor vivieron hace 10.000 años los últimos grupos de cazadores-recolectores, que han dejado una cabeza de caballo pintada en la roca.

Pronto las sociedades comenzaron a domesticar animales y un nuevo grupo humano utilizó hace 3.000 años esta cueva como santuario. Las paredes se decoraron con grabados y el suelo se cubrió con vasijas de cerámica y huesos de animales que servían como ofrenda y, en algún caso, con las inhumaciones de sus difuntos.

Yacimiento de la gran Dolina

Los últimos hallazgos en el yacimiento de la Gran Dolina, donde se han recuperado un parietal, una mandíbula y una rótula, arrojan una nueva luz a las investigaciones sobre la posición evolutiva del Homo antecessor.

Yacimiento Sima del Elefante

Mientras tanto, en la Sima del Elefante se han hallado 260 fósiles humanos que confirman la presencia humana en Europa hace 1,3 millones de años, y abren un interrogante sobre la primera ocupación de nuestro continente.

Visitar Atapuerca

La forma más cómoda de conocer los yacimientos de Atapuerca es combinar su visita con la del Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos, desde el que se organizan viajes de ida y vuelta en autobuses- lanzadera tanto a los distintos enclaves de las excavaciones como al Parque Arqueológico.

Si se quiere acceder directamente, hay que desplazarse a la localidad de Atapuerca, donde se encuentra el Centro de Recepción de Visitantes, o a Ibeas de Juarros, en la que el Aula Emiliano Aguirre cumple una función similar.

Desde ambos lugares se organizan recorridos guiados por los yacimientos y el Parque Arqueológico (es recomendable reservar la visita con antelación).

La visita comienza en la llamada Trinchera del Ferrocarril, donde se localizan los yacimientos de Sima del Elefante, Galería y Gran Dolina.

El recorrido incluye una visita al Centro de Interpretación de la Cueva del Compresor, donde a través de diaporamas y reproducciones arqueológicas se trata de explicar de un modo didáctico y bastante preciso la evolución humana en Europa.

Tras mostrar los hallazgos más relevantes del yacimiento, se organiza la visita al Parque Arqueológico de Atapuerca. Permite conocer de forma visual y participativa la prehistoria y los modos de vida del hombre en el último millón de años, gracias a reconstrucciones de viviendas primitivas y a demostraciones en directo: pintura rupestre, talla de instrumentos de piedra, caza con arco y jabalina, encendido del fuego, etc.

Para finalizar, no te pierdas las tumbas megalíticas de Newgrange

¿Quieres saber más historia sobre monumentos y lugares?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del Yacimiento de Atapuerca, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría monumentos o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí