historia y origen de la alfarería

La primera gran arte atribuida al uso del fuego es la alfarería. Pero no tiene un origen único. Sus principios fueron descubiertos por diversas poblaciones de cazadores recolectores que, desde el paleolítico superior, fabricaron figurillas y recipientes en arcilla cocidos al fuego. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la alfarería y su evolución.

No te pierdas quién descubrió el fuego

Origen de la alfarería

Con la posible excepción de algunas regiones de Asia en el décimo milenio, la aparición de la alfarería se trató de una invención sin futuro. Probablemente debido a la dudosa utilidad que, para los pueblos nómadas, tienen los recipientes frágiles y voluminosos.

cuál es el origen de la alfarería

Luego, asignar una “fecha de invención de la alfarería” no tiene mucho sentido, como lo reconocen los mismos arqueólogos.

Lo que cuenta no es solamente que una capa arqueológica encierre vestigios de alfarería, sino que los niveles superiores, correspondientes a épocas más actuales, también los contengan.

La sucesión de tiestos encontrados proporciona la prueba de una continuidad cultural. Muestra, de manera segura, que el arte de la alfarería no es algo ocasional, sino una verdadera técnica transmitida de generación en generación.

El período histórico en el que se puede ubicar el origen de la alfarería data aproximadamente del séptimo milenio en el Mundo Antiguo. En el Próximo Oriente, en los Balcanes y en la costa occidental del Mediterráneo.

Entre los principales yacimientos de esta época que conservan vestigios de alfarería debemos citar los siguientes:

  1. Catal Huyuk en Anatolia.
  2. Ramad III y Bukras III en el norte de Siria (el número romano corresponde al nivel arqueológico en que el descubrimiento fue hecho).
  3. Sesklo en Tesalia.
  4. Nea Nicomedia en la Macedonia griega.
  5. Coppa Navigata en Pouilles.
  6. La Caverna dell’ Uzzo, cerca de Trapani, en Sicilia.
  7. El cabo Ragnon, en el sur de Francia, no distante de Marsella.

Invención y mejora de la alfarería

Es muy difícil separar la difusión de la invención de la alfarería en forma independiente. Pero, como sea, está claro que la alfarería se desarrolla, en cuanto las poblaciones se sedentarizan, con la práctica de la agricultura y de la ganadería.

quién inventó la alfarería

La necesidad de recipientes de arcilla cocida, de todos tipos y portes, se hace sentir por razones evidentes.

Por una parte, las vasijas pueden ponerse al fuego, lo que permite la preparación de sopas, caldos y platos cocinados, que forman el régimen alimentario básico de las poblaciones agrícolas.

Por otra parte, los productos de la cestería y del trabajo del cuero son, totalmente o en parte, inadecuados para contener líquidos, como la leche, el vino o la cerveza. Finalmente, es más fácil fabricar vasijas de arcilla que recipientes de piedra o de madera.

Evolución de las técnicas alfareras

evolución técnicas alfarería

El torno de alfarero más antiguo que se conoce es del 3500 a. C., y fue descubierto en Ur, en Mesopotamia.

Las técnicas utilizadas durante el neolítico son de tres tipos:

  1. La más primitiva consiste en ahuecar una bola de arcilla presionándola con los pulgares, para luego adelgazar las paredes suje­tándolas entre el pulgar y el índice, transmitiéndole así un movimiento espiral.
  2. El segundo método, denominado «a la colum­bina«, consiste en armar la vasija con arcilla amasada en cilindros dispuestos en espiral para formar las paredes.
  3. Finalmente, también se utilizan moldes que pueden ser de madera o de arcilla. La cocción de la arcilla se realiza asimismo, de distintas maneras. La más antigua y la más simple consiste en cocer las vasijas en higüeras al aire libre: la duración del proceso de cocción varía entre una hora y tres días, y la temperatura puede alcanzar entre 750 y 800°C.

La conservación del calor se logra mucho mejor en los hornos, que pueden ser de tipo vertical (los más antiguos) u horizontal, pero éstos son utilizados en el inicio del desarrollo de las primeras comunidades urbanas, en el cuarto milenio antes de Cristo.

Los inicios de la industria de la alfarería son también contemporáneos a este periodo, ya que los costos de producción bajan considerablemente con la fabricación “en serie», que se realiza en talleres especializados y que trabajan para un vasto mercado.

Este modo de fabricación obedece también a la presencia de buenas tierras arcillosas y del combustible adecuado, lo que lleva a una centralización natural de la producción en ciertos yacimientos.

Este fenómeno se conoce desde la época protohistórica y antigua. Al contrario, el caso de una industria de la alfarería que exporte sus productos a nivel internacional es atestiguado bastante más tardíamente en la Atenas de la época clásica.

El dominio del calor

Desde el punto de vista del historiador de las técnicas de la alfarería, el desarrollo del arte del alfarero posee un interés anexo: el dominio gradual del fuego que este arte exige tiene el efecto de un entrenamiento para el desarrollo de otras técnicas.

André Leroi-Gourhan lo recuerda cuando escribe: «La cerámica y la fabricación del yeso (que aparece hacia el sexto milenio antes de Cristo) indican un dominio ya probado de las temperaturas entre 500 y 700 °C y la posibilidad de superar los 1000 °C en lugares muy restringidos y convenientemente aireados del homo».

Entonces, podemos considerar que, hacia el 4000 a.C., innumerables alfare­ros manejan un fuego que se acerca progresi­vamente a las calidades requeridas para la reducción de óxidos metálicos.

Cómo se conoce la edad las piezas

La datación de la edad de los objetos de alfarería antiguos se realiza por termoluminiscencia, que es una de las tres principales técnicas que se utilizan para datar en arqueología. Permite determinar la edad de las vasijas en función de fenómenos de orden atómico.

La arcilla y algunos otros minerales usados en la fabricación de la alfarería contienen indicios lo isó­topos radiactivos. Como el uranio 235, el uranio 238 o el torio 232.

Ahora bien, la desintegración natural de estos elementos radiactivos, que se realiza con la emisión de las partículas alfa radioactivas desencadena perturbaciones en la red atómica circundante.

Entonces, se liberan electrones que entran en un estado denominado “metatable”. No pueden volver a su estado fundamental sino a condición de sufrir una elevación de temperatura. Emiten entonces foto­nes de luz, visible o invisible (ultra-violeta), y se habla de “termoluminiscencia”.

Teniendo en cuenta este fenómeno, la “cocción” en laboratorio desencadena una emisión de fotones que es posible medir con la ayuda de fotomultiplicadores.

Se puede entonces, teniendo previamente en cuenta diversos fenómenos anexos, deducir el número de átomos perturbados. Y, de ahí, llegar al número de partículas alfa responsables de este efecto, y a la medida de la proporción original de uranio/tono de la vasija, la que dará inmediatamente su edad.

Para finalizar, no te pierdas el origen del acero inoxidable

¿Quieres saber más historia sobre profesiones y trabajos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la alfarería, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría profesiones y trabajos o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí