origen e historia del preservativo

El hombre siempre ha empleado algún tipo de sistema anticonceptivo, ya sea masculino o femenino. El hombre se preocupó antes de evitar embarazos, que de prevenir contagios. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia del preservativo y su evolución.

No te pierdas la historia de la asepsia

Origen del preservativo

Parece ser que hasta el siglo XV no se tuvo conciencia clara de que el coito podía ser vía de contagio de enfermedades. Sin embargo, la necesidad de evitar el embarazo se dejó sentir ya en los albores de la civilización.

Con anterioridad a esto, el hombre primitivo del Neolítico no relacionó el coito con la fecundación, cosa que al parecer sucedió en Egipto.

Un papiro redactado hace casi 4.000 años, explica cómo evitar el embarazo y se puede leer: «la mujer mezclará miel con sosa y excremento de cocodrilo, todo lo cual acompañará de sustancias gomosas que aplicará a la vagina, penetrando hasta donde se inicia la uña».

El mejunje funcionaba, pero acaso lo hiciera sólo porque olía tan mal que varón egipcio alguno hubiera osado acercarse.

Condón de 4000 años de antigüedad Antiguo Egipto

También había remedios similares a los actuales. Entre los objetos del ajuar funerario hallados en la tumba de Tutankamon, hoy en el Museo de El Cairo, hay un preservativo de cinco centímetros de longitud, de un material parecido a la piel.

En Creta parece que el mítico rey Minos utilizó un preservativo hace más de tres mil años en sus escarceos amorosos, preservativo hecho de vejiga de cabra con una particularidad asombrosa. No se lo enfundaba en su propio miembro, sino que lo introducía en la vagina de su amante, por lo que actuaba más bien como preservativo femenino.

Origen del preservativo masculino

De hecho, siempre fue la mujer quien llevó la peor parte en este asunto.

Por ejemplo, los chinos conocieron el diafragma, una especie de DIU hecho con cáscara de cítrico.

Y en tiempos de la Antigua Grecia, Hipócrates recomendaba introducir en la vagina huesos de almendra para evitar la preñez. Aunque los griegos nunca consiguieron avances en este asunto.

Historia del anticonceptivo femenino

En tiempos de Cristo los camelleros árabes introducían huesos de albérchigo o clavos de cobre en el cuello del útero de las camellas para evitar su embarazo en los largos viajes.

Entre las mujeres de vida alegre era corriente introducir hilachas de tela o hilos de pergamino en el útero a modo de anticonceptivo, y desde tiempo inmemorial se utilizó como tal el zumo de limón, el vinagre, el perejil, la mostaza, las soluciones salinas y jabonosas.

En Roma el preservativo tenía uso preventivo, como su nombre indica, pero también se utilizaba como adorno de esa particular parte de la anatomía masculina.

Desde el siglo I hasta mediados del XIX, las cosas siguieron más o menos igual. Solo comenzaron a cambiar en 1860.

En este año, un médico norteamericano el doctor E. B. Foote inventó el capuchón cervical, medio anticonceptivo que cayó en olvido. Aunque la idea fue retomada por un doctor austriaco, J. Kafka, que puso de moda en Europa una especie de dedal de celuloide, oro, plata o platino que se utilizó hasta que el caucho se impuso en el mercado.

evolución preservativo femenino

También el pesario, aparato para corregir el descenso de la matriz, fue aprovechado como anticonceptivo hasta 1888 en que se inventó uno de los primeros preservativos femeninos: el “pesario de Mensinga”, que adquirió prestigio en el periodo de entreguerras. Poco después nacería el preservativo femenino de caucho: el diafragma.

En cuanto al contraceptivo masculino, aunque tanto egipcios como romanos conocieron este remedio, data de mediados del XVI, en que el italiano Gabriel Falopio, profesor de Anatomía de la Universidad de Padua, encontró el medio de prevenir contagios, ya que la sífilis o morbo gálico hacía estragos.

evolución preservativo masculino

Falopio materializó sus ideas diseñando una vaina de tripa animal y lino a modo de estuche que alojaba el miembro viril, cuyo usuario lo fijaba a la base del pene con un cordel.

Pero realmente muy incómodo, y la documentación existente cuenta que sus usuarios prescindían de él cuando menos convenía que lo hicieran.

Otras veces se rompía el cordel con el esfuerzo y el adminículo se perdía por las profundidades de la vagina con enfado de la dama a quien sobrevenía el accidente.

El caso fue que se abandonó su uso.

preservativo masculino de Falopio

El marqués de Sade llegó a emplear tiras de tocino para envolver su pene y así crear su propio preservativo.

Del mismo modo, Giacomo Casanova, popular seductor del siglo XVIII, introducía cáscaras de naranja en el interior de la vagina de la mujer para evitar la fecundación.

Más sofisticados parece que fueron los japoneses, cuyo condón o kawagata estaba elaborado con cuero o piel muy ligera y suave. Aunque también empleaban el kabutogata, que estaba elaborado con el caparazón de una tortuga.

precursor del condón moderno

El preservativo moderno es cosa del médico de Carlos II de Inglaterra, el Doctor Lord Condom, de mediados del XVII, a quien el monarca había expresado un temor: el de estar llenando de bastardos la ciudad de Londres.

Recientemente han sido hallados en Inglaterra cinco condones de tripa de pescado de hacia 1645 metidos en una bolsita de tela: el hallazgo se produjo en la habitación de un castillo no lejos de Londres destinada a retrete.

Éstos serían los condones más antiguos conservados de la Era Moderna.

Pero volvamos al Doctor Condom. Los escrúpulos reales motivaron a este médico para ingeniar el dispositivo que lleva su nombre.

Condón de tripa de cordero engrasada

Al pobre, el invento le supuso tener que cambiar de apellido, a pesar de que Condom se había esforzado en evitar que su nombre quedara asociado a su invención.

Que consistía en una tripa de cordero engrasada para evitar rozaduras en la vagina de las señoras y posibilitar que se estirase o diera de sí tanto cuanto la longitud del miembro permitiera.

Pero este ingenio tampoco funcionó satisfactoriamente, y en 1702 el médico inglés John Marten describió un método para la contracepción y la profilaxis al mismo tiempo: una funda de lino impregnada en un producto cuya fórmula se negó a comunicar, que evitaba el contagio venéreo e impedía el acceso del esperma al óvulo.

preservativo inventado por Jhon Martin

A Marten le asaltaron los escrúpulos y quemó la fórmula.

Por cierto, uno de aquellos condones fue subastado en 1991 en Londres. Y, alguien pagó tres mil quinientas libras esterlinas por un condón de tripa de cerdo ilustrado con motivos eróticos: un condón historiado, podríamos decir.

inventor del condón moderno

El preservativo actual fue posible gracias a Charles Goodyear, inventor del preservativo moderno en el año 1919.

De ser un producto artesanal empezó a fabricarse en serie tras descubrirse la vulcanización del caucho: así nació el profiláctico de goma.

Con posterioridad, en el año 1919, Frederick Killian mejoró el preservativo y lo convirtió en el producto que actualmente conocemos. La gran revolución consistió en utilizar una materia prima diferente: el látex.

Haciendo que los condones fuesen mucho más finos, resistentes, seguros, cómodos y que se adaptaran mucho mejor al miembro del hombre. Esto hace que casi todos los condones que se fabrican en la actualidad tengan como base el látex.

los preservativos modernos

Años más tarde, aparecen evoluciones o variaciones del preservativo.

Con el descubrimiento de nuevos productos químicos, aparecen condones de diferentes colores e incluso preservativos de diferentes sabores.

También destacar la aparición, bien entrada la segunda mitad del siglo XX, de preservativos de diferentes formas, poniendo como único límite la imaginación humana.

historia del condón

De forma gráfica, la historia del condón se puede resumir muy bien observando la imagen.

Que realmente es ilustrativa de los diferentes materiales con los que se han fabricado los condones o profilácticos a lo largo de la historia.

En el siguiente audio, tienes interesante información sobre del origen del preservativo:

Para finalizar, no te pierdas la historia de la medicina

¿Quieres saber más sobre historia de la medicina y salud?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del preservativo, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría medicina y salud o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí