historia del marcapasos

El marcapasos cardíaco artificial es un mecanismo que genera impulsos eléctricos para regular la actividad eléctrica del corazón. Es un elemento que se implanta en la zona izquierda del pecho del paciente. Los más modernos cuentan con una batería que puede durar hasta 12 años. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del marcapasos y quién fue su inventor.

No te pierdas la historia de la cirugía cardíaca

Origen del marcapasos

La estimulación eléctrica de un corazón que había sufrido una parada cardíaca, practicada episódicamente desde el siglo XIX, fue durante mucho tiempo una técnica puramente empírica.

Esto obede­cía a dos razones: en primer lugar, a que se ignoraba el tipo de corriente y las intensidades que había que aplicar, y en segundo lugar, a que se descono­cían los centros, circuitos o teji­dos que convenía estimular.

Aunque desde 1854 se sabía de la existencia de un conjunto de con­tracciones entre las aurículas y los ventrículos, como habían des­cubierto el irlandés Robert Adams y el inglés William Stokes, no se conocía la naturaleza de las contracciones automáticas del músculo cardíaco, el miocar­dio, ni la estructura que las pro­duce.

los primeros marcapasos de la historiaEsta estructura no sería descubierta hasta 1906, fecha en la que el japonés Sunao Tawara describió la existencia en el tejido del miocardio de una nudosidad situada entre las aurículas y los ventrículos, que se conoce desde entonces como nódulo de Tawa­ra.

Al año siguiente, los británicos Arthur Keith y Martin Flack des­cubren otro nódulo que trasmite y regula las contracciones de todo el miocardio, bautizado como nó­dulo de Keith y Flack.

Parece evidente que es en este punto donde habría que actuar al menos en principio.

Los predecesores

En 1903, la invención del electrocardiógrafo aporta la respuesta a la primera pregunta: la naturaleza de las contracciones cardiacas es eléctrica. La evidencia tardó en imponerse y su inventor, Einthoven, recibió el premio Nobel que tanto merecía veinte años después.

Pero a pesar de todo la experiencia adquirida es considerable: se había demostra­do que para que un corazón des­falleciente volviese a latir es pre­ciso aplicarle una corriente eléc­trica.

Parece ser que la forma de aplicación de esta corriente fue descubierta en 1898 por el veteri­nario francés Auguste Chauveau. Consistía en introducir en el cora­zón a través de un vaso sanguí­neo, arterial o venoso, una sonda cuyo extremo estimularía el mio­cardio; es lo que se denomina un catéter.

Se trataba, sin embargo, de un procedimiento peligroso. En 1929, el norteamericano Gould propuso reemplazarlo por la in­troducción directa en el corazón de una aguja electrodo a través del tórax.

En 1930, un compatriota suyo, Alfred Hyman, llega a la conclusión de que la aguja elec­trodo, debido al traumatismo que provoca, induce una diferencia de potencial equivalente a una des­carga eléctrica.

Por lo que sería más «sencillo» aplicar directa­mente una corriente eléctrica mo­dulada en el nódulo de Keith y Flack. La simplicidad de tal pro­cedimiento es sólo aparente.

Quién inventó el marcapasos

cuándo se inventó el marcapasos

El primer marcapasos de la historia fue ideado y construido por el cardiólogo norteamericano Alfred Hyman en el año 1933.

Recibió el nombre de Hymanotor.

Pesaba más de 7 kilogramos y su generador se cargaba por medio de una manivela. A pesar de todo, el Hymanotor salvó decenas de vidas.

En 1954, los canadienses John Callaghan y Jack Hopps volvieron sobre la idea del catéter. El electrodo se introduce por vía venosa y la fuente de electricidad es una pila conectada al cuerpo.

El modelo tardó en ser aceptado debido a la escasa duración de las pilas, pero termi­nó imponiéndose a partir de 1957 a raíz de las mejoras que en él introdujo el norteamericano Cari Lillehei.

Éste lo dotó con unas pilas de mercurio de larga duración de su invención y redujo las dimensiones del marcapasos, que ya podía llevarse en el cinturón.

En 1956 sin embargo el nortea­mericano Wilson Greatbach, apro­vechando la puesta a punto de los primeros transistores de silicona, y ayudado por un providencial error de manipula­ción, fabricó el primer marcapasos miniaturizado (en inglés pacemaker) y, sobre todo, implantable.

Primer paciente con marcapasos

El 8 de noviembre de 1958 se realizó el primer implante de un marcapasos en el Karolinska Institut de Estocolmo. Se le practicó a un hombre llama­do Ame Linsson.

primera cirugía marcapasosEl primer marcapasos implantado sufrió un fallo al cabo de varias horas y hubo que sustituirlo en el acto.

Curiosamente, en 1987 ese paciente recibió su marcapasos número veintitrés a la edad de setenta y dos años.

Desde entonces han aparecido marcapasos equi­pados con generadores de pluto­nio 238, aunque en los años ochenta el mercado estaba dominado por las pilas de litio.

Los últimos marcapasos son capaces de registrar el electrocar­diograma de los pacientes y regular su funcionamiento en función de los datos correspondientes.

Para finalizar, no te pierdas la historia de los trasplantes de órganos

¿Quieres saber más sobre historia de la medicina y salud?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del marcapasos y su inventor, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría medicina y salud o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí