Muy bien descrito y muy interesantes los orígenes de las escafandras.
Quisiera añadir que ningún tubo, ni flexible ni rígido, puede llevar aire a los pulmones a más de un palmo o dos de profundidad, sin ayuda de una bomba de aire. Ello se debe a la presión del agua. Por eso los snorkel no tienen más de 30 cm. El famoso diseño de Leonardo da Vinci, además de ser una copia, no podía funcionar (como ocurre con casi todos los “inventos” del italiano).
D. Blasco
Ex-buceador profesional.

Responder