Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Sigmund Freud

Sigmund Freud (1856-1939) fue un médico neurólogo de origen judío. Nacido en Austria, es considerado uno de los intelectuales más importantes del siglo XX y el padre del Psicoanálisis. Sus primeras investigaciones fueron dentro del campo de la neurología. Pero pronto abarcó el ámbito de la psicología en las enfermedades mentales. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la biografía de Sigmund Freud.

No te pierdas la biografía de Maquiavelo

Nacimiento y familia

Sigmund Freud nació el 6 de mayo de 1856 en Freiberg, villa católica austríaca. Vino al mundo en el seno de una familia judía formada por el matrimonio en segundas nupcias de su padre Jakob, con su madre, la joven Amalie Nathanson.

Sus padres le habían puesto por nombre Sigismund, pero él lo abrevió y lo convirtió en Sigmund. La razón fue que por Sigismund era conocido un personaje cómico, muy popular por aquel entonces, que caricaturizaba grotescamente al judío rural.

Aunque interpretando maliciosamente al Freud niño según las teorías que más tarde introduciría el Freud médico, podría afirmarse que quiso matar un poco a su autoritario padre llevado por su deseo de poseer por entero a su bella y afectuosa madre.

Lo cierto, por supuesto, es que no lo hizo y, quizás para sublimar su frustrada libido, aquel niño sensible y siempre curioso cursó brillantemente sus estudios en el Gymnasium Sperl, graduándose suma cum lade.

Influencias y contexto

Freud fue hijo de una época pletórica de entusiasmo y de promesas. Escribió una vez sobre el comportamiento de los hebreos en aquella época: «Todo escolar judío llevaba una cartera de ministro en su portafolios».

Y es que ese tiempo en que un esteta llamado Theodor Herzl fundaba el sionismo. El viejo imperio austrohúngaro iba camino de su desaparición, sentenciado finalmente con su derrota en la Primera Guerra Mundial.

Pero, mientras, se vivía a ritmo de vals, con frívola despreocupación y como en un «alegre apocalipsis», según lo describió luego el filósofo y escritor Hermann Broch. Los vieneses, pueblo siempre optimista y jovial, no creían en aquello de «la situación es seria, pero no desesperada», sino que afirmaban ingeniosamente que la situación era desesperada, pero no seria.

El pensamiento freudiano posterior no sería ajeno a esa atmósfera ilusoria e irracional, o como también escribió Broch, se erigió «contra esa atmósfera» que el propio Freud había caracterizado en una carta fechada en 1896 como «depresiva».

Estudios

qué hizo Sigmund FreudEn 1873 ingresó en la Universidad de Medicina de Viena para cursar una carrera que tardó ocho años en concluir (1881). Pero esto le sirvió para que a los veintinueve años le fuera concedida una beca que le permitiría ampliar sus conocimientos de neuropatología asistiendo a las clases magistrales del gran Jean Martin Charcot en la clínica la Salpêtrière de París.

Gharcot, indiscutible padre de la neurología contemporánea, se ocupaba de dos temas trascendentales e inéditos: el histerismo y la hipnosis. Éstos fueron los puntos de partida del joven Freud.

Bien es cierto que también un admirado otorrinolaringólogo metido a dramaturgo, Arthur Schnitzler, compatriota suyo, le dio la idea de la hipnosis como terapia eficiente para atender los trastornos psíquicos.

Freud se atrevió más tarde a suponer que el desbocado comportamiento denominado clínicamente «histeria», afectaba igual a hombres y a mujeres. La palabra “histeria” proviene de la raíz griega que significa útero. Hasta esa fecha se consideraba una enfermedad que solo padecían las mujeres.

Freud la describió como un trastorno debido a reminiscencias dolorosas, traumas casi olvidados, pero inopinadamente emergentes, que provocan bloqueos emocionales y crisis de ansiedad.

Filosofía y pensamiento de Freud

Cabe creer incautamente que Freud sacó a la luz asuntos escabrosos, pérfidos, referidos a nuestros órganos sexuales e históricamente invisibles, que jamás antes se habían mencionado, pero esto no es cierto.

Sólo es verdad que con Freud el territorio de la psicología deja de ser un aburrido compromiso para pasar a constituir algo en la que estamos deseosos de participar. Un discurso en el que toda persona está involucrada, una tentación que el hombre no ha dejado de reconocer jamás en sí y que sólo durante el puritano siglo XIX se imaginó que era una afrenta a la moralidad.

¿Cuál es la teoría de Freud?

Acusado injustamente de pansexualista y, según se dice, desertor del lecho conyugal desde los cuarenta años, Freud supuso que la neurosis podía tener su origen en la represión sexual de los enfermos. Pero no que la generalizada insatisfacción sexual supusiera inequívocamente la enfermedad generalizada.

Desgraciadamente, esta sutil distinción no fue suficientemente aclarada y divulgada para la tranquilidad de las generaciones venideras. La gente no sabía a qué se refería Freud cuando hablaba sobre la libido, el lapsus, la sublimación, la transferencia, el superyó y cosas por el estilo.

Sólo remotamente tiene la culpa de todo esto un hombre barbado, severo y bondadoso, que pasó su juventud sometido a estrecheces económicas y que escribió que deseaba «comprender algunos enigmas del universo y contribuir en algo a su solución».

Matrimonio

A su regreso a Viena, tras la experiencia con Charcot, en 1886 Freud se casó con la también judía Martha Bernays y comenzó a tratar la histeria de sus pacientes por medio de la hipnosis en colaboración con Josef Breuer.

Este colega le abandonó cuando el psiquiatra vienés pretendió que existía una sexualidad infantil, hipótesis lanzada cuando Freud tenía ya seis hijos pequeños y que cosechó toda suerte de sarcasmos entre la comunidad científica.

El Psicoanálisis

En 1903 Sigmund Freud fundó la Asociación de la Mesa Redonda con un grupo de discípulos. Entre ellos, se contaba uno de sus grandes continuadores heterodoxos, Alfred Adler. Comenzó a impartir conferencias los sábados y poco a poco fue estableciendo las bases de lo que se llamó el psicoanálisis.

¿Cuál es la obra principal de Freud?

Aunque al principio era sólo un método para el tratamiento clínico de la neurosis. Todavía faltaba por definir el concepto de «libido», un impulso vital que incluye la sexualidad pero que no se reduce a ella y que gobierna las aspiraciones del individuo. Algo impulsado por el «principio del placer», reprimido con los años y las experiencias por el «principio de la realidad».

En 1910 se fundó la Asociación Internacional de Psicoanálisis. Pero pronto esta institución produciría cismas y disensiones. La primera fue la de Adler en 1911, para quien el complejo de inferioridad era la causa más señalada de la neurosis.

La segunda la de Jung en 1912, quien opinaba que la enfermedad tiene su origen en una suerte de subconsciente colectivo. En un conglomerado de mitos, instintos y sentimientos arcaicos del que participa en mayor medida todo individuo.

No obstante, las teorías freudianas fueron alcanzando paulatinamente gran predicamento. Hasta el punto que en 1930 la Sociedad Médica de Viena lo nombró miembro de honor. Además, la ciudad de Viena le otorgó la dignidad de ciudadano honorario.

Últimos años y muerte

En 1933, instalado en la cumbre de la fama, los nazis quemaron públicamente sus obras y en 1938 se anexionaron Austria. Freud, que contaba 82 años y padecía un cáncer en la mandíbula en estado muy avanzado, debería de haber huido, pero permaneció en su vieja casa de la calle Berggasse número 19.

La respuesta de la Gestapo fue confiscar sus bienes, destruir sus libros y apoderarse de la editorial que regentaba su hijo. Cuando quiso escapar, los nazis exigieron un rescate de 250.000 schillings, dinero que fue pagado por una paciente y admiradora suya llamada Marie Bonaparte.

Así mismo debió intervenir personalmente el presidente de los Estados Unidos, Roosevelt, llamando al embajador alemán, Por fin Freud pudo abandonar Austria, rumbo a Londres, en junio de 1938.

Sin embargo, los días del insobornable escrutador del inconsciente, capaz de interpretar los sueños, estaban contados. Un año después de establecer su residencia en Inglaterra, ese cáncer que arrastraba desde hacía dieciséis años y del que se había operado treinta y tres veces, acabó con su vida.

Sigmund Freud murió el 23 de septiembre de 1939 víctima del cáncer y presa de atroces dolores. Logró que el doctor Schur recordara la promesa que le hizo de ayudarle «a dejar decentemente la vida». Tras serle administrada una fuerte dosis de morfina, falleció de madrugada.

Cronología de la vida de Sigmund Freud

A continuación puedes encontrar un resumen de la biografía de Sigmund Freud en forma de cronología o línea del tiempo (timeline). Así no te perderás ningún acontecimiento o hito importante de la vida de Napoleón I Bonaparte.

  • Año 1856: El 6 de mayo nace Sigmund Freud en la localidad de Freiberg, Austria.
  • 1881: Se gradúa en Medicina en la Universidad de Viena.
  • 1885: Acude a los cursos de Charcot en la Salpêtrière de París y aprende las técnicas hipnóticas.
  • 1886: Contrae matrimonio con Martha Bemays.
  • 1900: Freud escribe el libro “La interpretación de los sueños”.
  • 1905: Publica Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad.
  • 1913: Escribe Tótem y tabú.
  • 1920: Es nombrado profesor de la universidad de Viena y publica Más allá del principio del placer. Muere su hija Sofía.
  • 1921: Freud Publica Psicología de las masas y análisis del yo.
  • 1927: Escribe El porvenir de una ilusión.
  • 1929: Se publica su obra El malestar en la cultura.
  • 1938: Se exilia en Londres tras la invasión alemana de Austria.
  • 1939: Sale al mercado Moisés y el monoteísmo. Fallece en Londres víctima del cáncer 23 de septiembre.

Freud, uno de los hombres que más han escan­dalizado a las cabezas bienpensantes occidentales, uno de los padres de la cultura moderna, escribió un curioso libro titulado El chiste y su relación con lo inconsciente, donde analiza con circunspección y gravedad algunas humoradas que estaban en boca de todos por aquella época.

Una de ellas es ésta, que puede aplicarse hoy sarcásticamente a su propia biografía: «Éste es un hombre que tiene un gran porvenir detrás de él». Y otra, la siguiente, en la que los ridiculizados protagonistas son de su propia y escarnecida raza.

Dos judíos se encuentran cerca de un establecimiento de baños: «¿Has tomado un baño? — pregunta uno de ellos —. ¿Cómo? —responde el otro— ¿falta alguno?»

También lanzó Freud, como es sabido, la fecunda conjetura de que la mente podría ser mejor comprendida si diferenciásemos entre el yo, o la imagen externa que presentamos a los demás, el superyó, o la autoridad interiorizada, y el ello, o el instinto.

La explicación de estas tres instancias es por supuesto mucho más compleja que esta deliberada simplificación, y de hecho es tan compleja que incluso ha suscitado algunas cuchufletas, como la famosa greguería de Ramón Gómez de la Serna: «Frente al yo y al superyó está el qué se yo.»

Caricaturizados y combatidos por sus contemporáneos cuando se atrevieron a exponer sus avanzadas teorías sexuales, Freud y sus seguidores han sido luego objeto de chanza en numerosas películas de Hollywood, donde son asiduos los psicoanalistas estirados y cómicos.

Pero con todo ello no han hecho sino aquilatarse y difundirse las hipótesis revolucionarias de este obsceno detective de la intimidad que cambió, acaso como ningún otro pensador en la Historia, la imagen que el hombre tenía de sí mismo.

Para finalizar, te recomendamos que veas la biografía de Sócrates

¿Quieres conocer más biografías?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Biografía de Sigmund Freud te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría biografías o la de historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Fuentes y bibliografía

– FORRESTER, J. (2021). Sigmund Freud. Partes de guerra, El psicoanálisis y sus pasiones. Barcelona. Gedisa Edición.
– FREUD, S. (2011). La interpretación de los sueños. Madrid. Alianza Editorial.
– FREUD, S. (2016). Autobiografía. Historia del movimiento psicoanalítico. Madrid. Alianza Editorial.
– FREUD, S. (2022). El malestar en la cultura (Pensamiento Ilustrado). Barcelona. Editorial Alma.
– GAY, P. (2010). Freud. Barcelona. Ediciones Paidós.
– JIMÉNEZ, F. (2018). Sigmund Freud: Biografía de un deseo. Madrid. Publicación Independiente.
– JONES, E. (2003). Vida y Obra de Sigmund Freud. Barcelona. Editorial Anagrama.
– JUNG, C.G. (2000). Freud y el psicoanálisis. Madrid. Editorial Trotta.
– NEU, J. (2003). Guía de Freud. Madrid. Akal Cambridge.
– ONFRAY, M. (2011). Freud: El crepúsculo de un ídolo. Madrid. Penguin Random House Grupo Editorial España.
– ROUDENIESCO, E. (2015). Freud. En su tiempo y el nuestro. Madrid. Editorial Debate.
– SHEPPARD, R. (2019). Freud: El hombre, el científico y el nacimiento del psicoanálisis. Madrid. Grupo Anaya.
– VARIOS AUTORES (2021). Sigmund Freud y Carl Gustav Jung – Biografía para estudiantes y estudiosos. Londres. Biography Book Press.
AUTOR: CURIOSFERA-HISTORIA.COM
FECHA DE PUBLICACIÓN: AGOSTO DE 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.