Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Pedro I el Grande

Pedro I de Rusia o Pedro I Alekséievich, más conocido como Pedro I el Grande (1672-1725) fue uno de los más importantes gobernantes de la historia de Rusia. Perteneciente a la dinastía Románov, cuando ascendió al trono como zar inició un proceso de modernización de su país. Occidentalizó Rusia, expandió sus dominios y la convirtió en una gran potencia europea. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la biografía de Pedro I el Grande.

No te pierdas la biografía de Solimán el Magnífico

Nacimiento y juventud

Hijo de Alejo Mijailovich y de su segunda esposa Natalia Narýshkina, Pedro I el Grande nació en Moscú el 9 de junio de 1672. En esa época era una ciudad lejana, envuelta en las tinieblas del misterio para los europeos.

Entusiasta del orden, desde pequeño jugaba a los soldados, pero con soldados de verdad, convenientemente uniformados y organizados en regimientos. Cuando fue mayor estructuró jerárquicamente a todo el pueblo ruso, desde los siervos del campo hasta los nobles de la guardia.

Incapaz de sustraerse a la acción, a medida que iba creciendo, Pedro I experimentaba todo aquello que despertaba su curiosidad, que no era precisamente poca. Conocía las labores de albañilería, sabía imprimir, manejaba el hacha y era un hábil carpintero y ebanista. Pero apenas se sentía capaz de escribir más que con grandes garabatos.

Quién fue Pedro el Grande y qué fue lo que hizo

Ascenso al trono

El 25 de julio de 1682 Pedro se corona como gran zar de Rusia. Aunque al ser tan joven, regentarían el reino su madre, fallecida en 1694, e Iván V, fallecido en 1696. Desde esta fecha, Pedro era un rey totalmente independiente.

Era un hombre alto, fornido, bien proporcionado, infatigable en el trabajo, bebedor sin tasa, que dormía apenas tres o cuatro horas al día. Con este especial carácter, decidió emprender su gran sueño.

El sueño de Pedro I

Los pocos viajeros que se aventuraban a visitar Moscú, describían una corte ostentosa, el kremlin y unas murallas de mayor longitud que las de París. Pero también lo insalubre de las pobres casas de las cien o doscientas mil personas que allí residían. Generalmente eran de madera y formaban calles constantemente embarradas.

Sus habitantes eran excesivamente proclives a la embriaguez, aún en un grado superior al muy extendido hábito en el resto de las ciudades y cortes europeas. A menudo se comportaban de modo sobremanera violento y grosero. Además, la educación era muy restringida, apenas se leían libros y se publicaban menos todavía. El perezoso clero mantenía al pueblo en un estado de ignorancia y fanatismo.

Después de viajar a Europa y de ver las maravillas de las capitales de los países más importantes, decidió que quería eso para su tierra natal. Quería cambiar completamente su país para parecerse más a Europa. Inició entonces las denominadas Reformas de Pedro el Grande.

La occidentalización de Rusia

Occidentalizar Rusia fue la tarea que se impuso, y en alguna medida logró, Pedro el Grande. Buscó en el extranjero la ayuda técnica que reclamaba su ambicioso proyecto, y el general Gordon, un brillante militar escocés que había estado al servicio de Alemania, Suecia y Polonia, lo ayudó a reorganizar un ejército cada vez más numeroso.

Durante un viaje a Inglaterra visitó la Torre de Londres, la Casa de la Moneda, los muelles y el embarcadero del Támesis. A su regreso a Moscú, tuvo que sofocar la revuelta de la guardia, los streltsí. Como aviso, dejó durante meses enteros los cadáveres mutilados de los insurgentes colgando en la plaza pública. Inmediatamente impuso la vestimenta inglesa, del mismo modo que más tarde impondría los modales dé Francia y el modelo administrativo de Alemania.

Con Pedro I el Grande se consagra definitivamente la vocación europea de Rusia, un inmenso país con un pie en cada continente. Los viajes, alianzas, guerras y reformas del zar estuvieron encaminados a orientar esta política de integración en la cultura ilustrada de Europa.

Comenzando por la fundación en el norte de la noble ciudad de San Petersburgo, convertida en capital en 1715, y terminando por la sustitución del alfabeto nacional eslavo por otro más similar al latino.

Pero para poder realizar todas estas reformas, tuvo que superar graves obstáculos, quebrar la empecinada resistencia de la aristocracia tradicional y recurrir cuando fue necesario a la ejecución de su propio hijo y al encarcelamiento de su esposa Natalia.

Además de todo esto, impuso el calendario juliano, expropió a la iglesia, monopolizo para el Estado del tabaco, la sal, la potasa y la resina. En definitiva, imponer el surgimiento casi milagroso de una nueva clase trabajadora e intelectual.

Pese a todo, el pueblo ruso jamás sintió la menor gana de europeizarse y sólo en un selecto grupo de su círculo dejaron profunda y perdurable huella las salvajes y expeditivas reformas de Pedro el Grande.

Pero acaso todos sus sueños se vieran felizmente coronados cuando por fin pudo trasladar la corte lejos de la aborrecida Moscú, a una ciudad de nueva planta fundada por él: San Petersburgo.

Era una ventana hacia Occidente emplazada sobre un terreno palustre y fétido. Escaseaban la piedra y el agua dulce y cuya construcción se cobró infinidad de vidas humanas. Pero su existencia es la mejor prueba de la voluntad de progreso. El gran zar Pedro I, que murió el 8 de febrero de  1725 a los 52 años en San Petersbrugo.

Cronología de la vida de Pedro I el Grande

A continuación te ofrecemos un resumen de la biografía de Pedro I el Grande en forma de cronología o línea del tiempo (timeline). De esta forma, no podrás pasar por alto ninguno de los más importantes acontecimientos históricos de la vida de Pedro I el Grande.

  • 1672: Nace en Moscú Pedro I el Grande, hijo de Alejo Mijailovich y de su segunda esposa Natalia Narishkina.
  • 1676: Muere Alejo y sube al trono Teodoro, uno de los hijos del primer matrimonio del zar,
  • 1682: Muere Teodoro. Regencia de su hermana Sofía con su amante Gsalitzín.
  • 1689: 9 de septiembre: Pedro I se proclama zar de Rusia.
  • 1694: Muere Natalia, su madre.
  • 1696: Pedro I conquista Azov a los turcos.
  • 1697: Emprende un viaje por Europa.
  • 1698: Sofoca la revuelta de la guardia, los streltsí.
  • 1702: Confisca los bienes sobrantes al clero.
  • 1703: Funda San Petersburgo.
  • 1708: Sustituye el alfabeto eslavo por otro más parecido al latino.
  • 1715: San Petersburgo, capital de Rusia.
  • 1718: Hace ejecutar a su hijo Alejo. Encarcela a la zarina Eudoxia.
  • 1720: Paz de Nystad, por la que Rusia mantiene sus conquistas en el Báltico.
  • 1721: Todo el poder del Estado se concentra en el zar.
  • 1725: Pedro I muere en San Petersburgo.

Para finalizar, no te pierdas la biografía de Caupolicán

¿Quieres conocer más biografías?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Biografía de Pedro I el Grande, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría biografías o la de historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.