origen e historia de los pantys

Los pantys o pantis son una prenda de vestir, que en la actualidad usualmente emplean las mujeres. En la Antigüedad los vestían tanto hombres como mujeres, es más, en su origen, era una prenda exclusiva de caballeros. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia de los pantys, cuál es su origen y cómo ha sido su evolución con el paso de los siglos.

No te pierdas quién inventó las medias

Origen de los pantys

El poeta griego Hesiodo menciona como prenda masculina unas medias parecidas al panty, en el siglo VII a.C. Y en el Egipto Antiguo se usaba hace tres mil quinientos años una especie de recubrimiento de pierna y parte baja del vientre hecho de ganchillo que se asemejaba mucho al panty moderno.

Calcetines, medias, bragas y calzado tienen una historia común como partes que fueron de la misma prenda: el calceus, borceguí que cubría pie y pierna hasta la pantorrilla, y que evolucionó hasta convertirse en prenda protectora de toda la zona del bajo vientre, función que hoy desempeñan los pantys.

Ya en la Antigua Roma, donde la moda vino de Oriente, vestirlos por encima de las botas e incluso sin ellas, era cosa de hombres afeminados; de hecho los homosexuales romanos se paseaban con calzas muy parecidas a los pantys, aunque sólo hasta la ingle, siendo los primeros en usar pantys de colores en el mundo mediterráneo.

Historia de los pantys en la Edad Media

Herederas de aquella tradición alegre serían las calzas de colores de los juglares medievales y el atuendo teatral de la commedia dell’arte italiana.

La Edad Media cubrió el cuerpo de día y lo descubrió en la intimidad de la noche: el derecho canónico obligaba a los esposos a dormir desnudos para asegurar la procreación, y de día obligaba a no delatar o marcar las formas del cuerpo.

Por eso, cuando el rey inglés Guillermo el Conquistador regaló a su esposa en el siglo XI una especie de pantys que insinuaban el contorno de la figura femenina, la Iglesia se apresuró a condenarlas.

También los hombres llevaron entonces un combinado de polainas y calzones o bragas que funcionaban como pantys. De hecho, las calzas y medias-calzas son el resultado de la división del panty en dos piezas: bragas y medias.

En el siglo XII este tipo de prendas no eran ya un mero atuendo de punto que cubría pie y pierna, sino que podía ir algo más arriba. No estuvieron bien vistas estas prendas.

Pantys, medias o leotardos siempre estuvieron connotados de cierta inmoralidad, particularidad que la convirtió en bandera de rebeldía. En la España medieval las noticias sobre los pantys son menos abundantes. La mujer no enseñaba nunca las piernas, por lo que no se veía motivada a cubrirlas.

Historia de los pantys en la Época Moderna

Isabel I de Inglaterra utilizó a partir de 1561 los pantys de lana. Hubo pantys de toda clase y estilo: pantys de aguja, pantys de seda, pantys de lienzo, pantys de gamuza: fueron una consecuencia natural de las medias calzas.

Atados a la pierna con ligas funcionaron parecidamente a como lo hicieron las medias de paño o estameña, e hicieron furor en tiempos de Cervantes. De punto de seda verde para los hidalgos, negros para los pobres; eran parte importante de la moda de los siglos áureos.

Historia de los pantys en la Era Contemporánea

Hacia 1589 los pantys se abarataron con el invento de la calcetera mecánica, que revolucionó el mercado. Su entrada por la puerta grande en el mundo de la moda vino de la mano del leotardo.

El trapecista francés del siglo XIX, Jules Léotard, hizo célebre esta prenda. Léotard usaba en sus números circenses mallas ajustadas para llevar a cabo los saltos mortales.

La gente decía que más atrevidos que sus saltos eran los pantys que usaba tan ajustados que todo lo que la naturaleza le había generosamente dado se dejaba adivinar con facilidad: muchas damas sólo estaban interesadas en contemplar la perfección de líneas del artista, más que sus piruetas y acrobacias.

Consciente de su éxito entre las mujeres Léotard aconsejaba al hombre “atuendos que realzaran la virilidad y no ocultasen las características más interesantes”. Invitaba a lo que hoy se llama “marcar paquete”.

Esta idea ya estaba en el ánimo de la gente del circo, que exageraba la nota entre bromas escondiendo en la entrepierna objetos que pudieran ser interpretados como parte integrante de su dotación anatómica.

Amén de esto, existía ya el maillot, prenda elástica de punto muy ceñida al cuerpo de pies a cintura que había creado un operario parisino de la Ópera llamado así, y a quien atinadamente parecía que la gracia del cuerpo de los bailarines era un aliciente adicional para quien contemplaba sus evoluciones.

Ya en 1958, Antoine Verley se basó en la vieja idea del panty,y  la empresa Garnier-Lunot, de la ciudad francesa de Montceau-les-Mines lanzó la media Mitoufle, que en 1964 dio lugar al dimo panty de color.

El éxito posterior de la minifalda catapultó este hallazgo de la indumentaria al éxito, poniendo en peligro la pervivencia de medias y ligueros que sólo se conservaron porque habían entrado a formar parte de las ensoñaciones eróticas del hombre y se habían convertido en fetiche, de no ser así, las medias habrían dejado de estar entre nosotros ante el empuje poderoso de los pantys o media pantalón.

Para finalizar, no te pierdas la historia del pantalón

¿Quieres saber más sobre historia?

En CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada La historia de los pantys te haya sido de utilidad. Si deseas ver más artículos históricos como este, visita nuestra categoría Historia. También puedes preguntar en el buscador de nuestra web.

Y si te ha gustado, te invitamos a compartir en las redes sociales o con tu familia y amistades. También puedes seguir nuestra página de historia en Facebook. Del mismo modo, puedes dejarnos tu opinión mediante un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí