origen e Historia de los pantalones

Históricamente el pantalón era una prenda masculina. Es más actual que la falda, pero su aparición supuso una revolución en la vestimenta. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia de los pantalones, su origen, quién los inventó y cómo ha sido su evolución con el paso del tiempo.

No te pierdas la historia de los jeans

Origen de los pantalones

La palabra pantalón procede de un término francés, tomado a su vez de un personaje cómico de la comedia italiana que vestía pantalón largo a la veneciana. Bautizado con un nombre muy común entre el populacho veneciano: Pantaleone, santo de la devoción del pueblo de Venecia en el siglo XVI.

De este personaje también surgió el apelativo de un cómico, malgré lui, de la comedia francesa, que se caracterizaba por su conducta apicarada y lengua de hacha. Así como por el atuendo y aspecto: alto, flaco, desgarbado y a menudo con barba, tipejo ridículo y de estrafalaria presencia que se las daba de don Juan y terminaba provocando hilaridad y mofa.

Para el papel de Pantalón se buscaba siempre un actor viejo que provisto de anteojos y mal calzado hacía reír al auditorio. Así lo presentaba la commedia dell’arte, cuyos cómicos lo paseaban por Europa.

La pieza más llamativa de su indumentaria era unos pantalones tensados entre tobillos y rodilla, y algo más sueltos a partir de la pantorrilla, aunque también podían llevarlos abombados y atados con un cinturón.

Se hizo famoso en ferias y teatros y empezó a ser imitado por autores no italianos. William Shakespeare introduce un personaje llamado Pantaloon en Como gustéis.

También el teatro francés del siglo XVII, se hace eco de esta criatura escénica, cuya fama llegó a ser tal que la curiosa prenda que lo distinguía se generalizó en el XVIII, independientemente de su historia teatral en Europa y América.

El calzón largo, ceñido o con pie, suelto y ancho, empezó a hacer furor desterrando en lo que al atuendo masculino se refiere las prendas anteriores.

A finales del XVIII, el pensador asturiano Gaspar Melchor de Jovellanos dice de cierto personaje: ‘Con más de ochenta años encima le hacían vestir chaqueta y pantalón’.

A mediados del siglo XIX, el pantalón llegaba hasta la punta del pie; el dramaturgo riojano Manuel Bretón de los Herreros dice que cuando se compran zapatos a alguien, los pantalones los tapan.

En este mismo siglo, el XIX, empezó a imponerse el pantalón bombacho de perniles acampanados y aberturas a los costados. Se abotonaba profusamente en ojales con rebordes recamados.

Estos pantalones de hombre serían luego inspiración para la feminista norteamericana Amelia Jenks Bloomer. En 1851, escandalizaba a la sociedad neoyorquina ataviada ella misma con una prenda parecida.

La señorita Bloomer, había copiado la idea de su amiga Elisabeth Smith Miller, que al parecer no se atrevía a irrumpir en lugares públicos vistiendo los pantalones, prenda que hoy ha triunfado de tal forma que pocas piezas del atuendo humano son tan válidas llévela quien la llevare.

Para finalizar, no te pierdas la historia del botón

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa, calzado o complementos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de los pantalones, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí