La historia y el origen del camisón, remonta al siglo XV. Con anterioridad a esa fecha, se dormía completamente desnudo. En sus inicios fue una prenda de uso popular para hombres y mujeres. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia del camisón y su evolución.

No te pierdas la historia de la camisa

Origen del camisón

En el caso de las mujeres, ponerse el camisón equivalía a descansar, ya que al ser la moda de la época el vestido muy ceñido, pesado y complicado, no resultaba sufrible llegar al final del día sin cambiar el atuendo por otro para andar por casa, lo que suponía un alivio: era entonces cuando las señoras se entregaban, embutidas en sus camisones, al reposo de los estrados.dónde se inventó el camisón

Aquellos camisones que se empleaban no eran otra cosa que unas enormes camisolas, tan largas que incluso arrastraban por el suelo. De este hecho proviene el nombre aumentativo “camisón” que se daba a la camisa de dormir.

Evolución del camisón

Los camisones del siglo XVI lucían grandes mangas, amplias y largas y se abrochaban por la parte delantera. Eran de lana, aunque las señoras de clase alta o pudientes se los hacían confeccionar de terciopelo forrados y adornados con pieles delicadas. Se distinguían de los camisones masculinos por los encajes, cintas y bordados. Los camisones masculinos presentaban cortes en los sobacos y costados.historia camisón masculino

En el siglo XVIII, se introdujo una novedad en la prenda femenina: el llamado négligée ajustado de seda o brocado con plisados y encajes. Más que para dormir servía para mostrarse durante el día por el interior de la casa.

A esta ropa femenina se unió, a lo largo de ese mismo siglo, el camisón masculino, más holgado y en forma de pantalón amplio, idea y modelo importados de Persia, donde habían llevado esta prenda las mujeres en los harenes: fue allí donde se le llamó pijama, palabra que en parsi significa “ropa para cubrir la pierna”.

Estos pijamas de vivos colores eran muy llamativos e hicieron furor en el siglo XIX como atuendo informal. Fue precisamente en esta prenda donde se inspiraría la feminista neoyorquina Amelia Jenks Bloomer, a quien los pantalones le gustaban tanto que decidió mostrarse en público vistiendo uno de ellos.el inventor del camisónCon este hecho habían nacido los famosos bombachos o bloomers, banderín de enganche a partir de entonces para las rebeldes feministas del mundo, pero que no hubiera triunfado de no haberse puesto de moda la bicicleta, que destrozaba las faldas.

Una frase de la famosa innovadora resultó profética: “Señoras, no hay más ropa interior que la piel; cuanto se ponga sobre ella no debe convertirse en elemento discriminador de los sexos”.

Así fue cómo el camisón, el pijama y la ropa interior en general fue transformándose de manera tal que terminó por convertirse, como comprobamos en la actualidad, en “ropa exterior”.

Para finalizar, no te pierdas la historia de las bragas

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera-Historia.com, deseamos que esta reseña histórica te haya parecido amena, entretenida, y de mucha utilidad.

Para ver otros artículos parecidos, consultar curiosidades históricas, y obtener datos peculiares, te recomendamos que te pases por nuestra categoría de Historia. Si te resulta más sencillo, haz tus preguntas en el buscador de nuestra web.

Y recuerda, puedes ayudar a otras personas dándonos un «me gusta», compartiendo con tus amistades y familia en las redes sociales, o dejando un comentario con tu opinión. También puedes seguirnos en Facebook. 😊

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí