origen e historia prêt-à-porter

La “ropa prêt-à-porter” se podría traducir en español como “ropa lista para llevar”. Hace menos de 250 años, no había prenda de vestir que no pasara por las manos del sastre o de una costurera. Curiosamente, fue la moda masculina la primera en utilizar la confección. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia del prêt-à-porter.

No te pierdas la historia de la alta costura

Origen del prêt-à-porter

Las primeras prendas que no estaban hechas a medida fueron trajes de caballero y se vendieron en Londres eran para los caballeros muy a principios del siglo XVIII.

Curiosamente, se trataba de ropas muy holgadas cuyas medidas pudieran servir a casi cualquier persona para asegurar la venta.

Y aunque, como era de esperar, el mundo no prestó atención al recién nacido fenómeno, estaba claro que acababa de nacer la solución definitiva al problema de la ropa a medida: las esperas, las sesiones de prueba, el alto coste… todo iba a terminar al menos como obligación.

Las gentes del campo o del mar no tenían tiempo para ir al sastre, por lo que el prêt-à-porter empezó a convertirse en idea y negocio en auge.

Hacia el año 1720 Liverpool y Dublín producían gran cantidad de trajes por tallas ante el temor y recelo del gremio de los sastres, cuyo portavoz solicitó del Parlamento inglés que interviniera, cosa que los políticos se negaron a hacer ante la creciente popularidad de la ropa preconfeccionada.

Aquella moda llegó a París en 1770 en plena efervescencia prerrevolucionaria y arraigó.

Los sastres, en vista de que ya era tarde para impedirlo, que ya nada tenían que hacer, colaboraron. Sabían que el futuro se imponía y que la solución a su propia supervivencia estaba en competir en colores, cortes, tejidos y acabado.

A finales del siglo XVIII unas cuantas firmas francesas atrajeron la atención del mercado incorporando el prêt-à-porter, sintagma que en francés significa “listo para llevar”.

Auge y expansión del prêt-à-porter

Las empresas de moda francesas se dispusieron a emprender bajo el nuevo sistema de ventas la confección de abrigos, e intentaron introducir la nueva técnica de ventas en el difícil mercado de la ropa femenina, importantísimo mercado al que tardó en llegar.

Revistas, portavoces y representantes de tan exigente y elitista mundillo exclamaban: «¿Cómo se atreven a anticipar nuestras medidas y a adivinar nuestro gusto?». Pero no se podía negar una cosa: las ventajas del prêt-à-porter estaban en el mismo modo de ser de las mujeres de entonces.

Y es que con una sola mirada podían acceder a un mundo de hechuras, tejidos, modelos y colores en el sitio y momento preciso que lo necesitaran, sin necesidad de esperas y con la posibilidad de causar sensación en los salones. Las posibilidades antes descritas eran una baza poderosa en manos del prêt-à-porter femenino.

La primera empresa de prêt-à-porter para la mujer abrió sus puertas en París en 1824: La Belle Jardinière, como se llamó por estar junto al mercado de flores. Pocos años después, en 1830, empezaba la gran industria americana de la preconfección y los patrones universales.

Si hasta 1860 las prendas se cortaban a la medida, copiando modelos viejos o descosiendo prendas usadas, a partir de aquel momento se recurriría a los patrones de papel, impersonales y se exponían en los escaparates en maniquís.

La suerte estaba echada. Y tal fue el éxito, el favor y acogida de la moda preconfeccionada que llegó a la mismísima realeza. En 1875 Victoria I de Inglaterra encargaba los vestidos prêt-à- porter para vestir a su numerosa prole.

La nueva fórmula había triunfado de modo que a este respecto hoy nos parece impensable volver a los tiempos pasados. Nos costaría no entrar en una tienda o boutique y no ver faldas, vaqueros, camisas o pantalones de diversas tallas.

Para finalziar, no te pierdas la historia de la aguja de coser

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa, calzado o complementos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del prêt-à-porter, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

1 COMENTARIO

  1. Me parece interesante y admirable la creatividad de las personas que compartieron ese periodo de la historia del
    vestuario. Sin duda, agradezco el aporte de quienes lo han recopilado para que llegue hasta nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí