origen e historia del zapato de tacón

La documentación más antigua sobre el calzado tiene 15.000 años. En una cueva prehistórica se han encontrado pinturas rupestres, que muestran hombres con botines y una mujer que calza botas de piel con tacón. En CurioSfera-Historia.com, te contamos la historia del tacón y cuál fue su origen. Conocerás los diferentes tipos que existían en la Antigüedad y sus características.

No te pierdas la historia de la alpargata

Origen del zapato de tacón

A pesar de que la historia del calzado empezó con la sandalia, el tacón no tardo muchos años en aparecer, pero no alcanzó su tamaño actual desde su origen, sino que fue un fenómeno lento. Creció centímetro a centímetro, a lo largo de los siglos para llegar al exceso en el siglo XVI.

El zapato de tacón no fue cosa exclusiva de mujeres. Como cabría imaginar desde los criterios actuales, sino que fue el hombre el primero en llevar tacones.

quién inventó el zapato de tacón

Fue un pueblo de Anatolia, los hititas, el que inventó el zapato de tacón.

Todos los historiadores reconocen que los grandes expertos zapateros de la Antigüedad fueron los hititas, que por primera vez claveteó la suela de cuero de la bota con gruesas tachuelas de hierro para facilitar el agarre.

Es probable que una de las razones para ello tuviera que ver con el hecho de montar a caballo. Los tacones contribuían a fijar el pie en el estribo, por eso la bota fue la primera pieza del calzado en llevar tacón.

A su popularidad durante la Edad Media y los Siglos de Oro contribuyó el que al ser de tierra el pavimento de las calles la lluvia embarraba las vías urbanas convirtiéndolas en un barrizal. Sin contar los excrementos de animales y personas.

Llevar tacones altos ayudaba a sortear estos peligros, y con ese fin aparecieron también los zuecos. Tuvieron asimismo la utilidad adicional de dar seguridad a las personas bajitas, reforzaba su autoestima.

El tacón transformó las costumbres de vestir en el Renacimiento e influyó en la forma de andar porque modificaba, cambiaba la disposición del cuerpo; lo realzaba.

Como hemos comentado, el tacón empezó como elemento añadido a la bota para sujetar mejor el pie al estribo de quien montaba a caballo. Pero cuando la bota se convirtió en pieza utilizada por nobles y reyes, todos pudieron darse cuenta de que daba prestancia a la figura, realzaba el porte a la par que elevaba la estatura del caballero.

Evolución del zapato de tacón

En el renacimiento (siglos XV y XVI), se empezó añadiendo al zapato suelas de corcho, de cuero e incluso de madera que dejaban casi vertical la superficie de apoyo de la planta del pie, a lo que añadieron un tacón más bien alto que iba estrechándose según alcanzaba la superficie del suelo.

reseña histórica de los zapatos de tacón

No fue sin embargo, asunto exclusivo del varón.

En el Museo Bally del zapato, ubicado en la ciudad suiza de Schoenenwerd, se pueden contemplar unos chapines del siglo XVI, con plataforma inclinada de corcho de diecisiete centímetros de altura.

La moda de los chapines altos había comenzado en España en el siglo XIV, moda que en Florencia y Venecia llegó a la extravagancia. Se trataba de zapatos altos de madera ligera para caminar sobre los cuales era a menudo necesario ir del brazo de alguien, generalmente de una camarera o de un galán.

Los tacones desempeñaron una función psicológica notable, a partir de mediados del siglo XVII. En Francia hicieron furor.

El Barroco, de marcada preferencia por las líneas curvas, puso de moda los zapatos de tacón muy alto en el intento estético de realzar el busto en las damas, señalar o marcar más rotundamente los escotes y establecer el equilibrio de la silueta.

También se buscaba dar prestancia a la estampa masculina, pero se abusaba tanto, que los caballeros tenían que ayudarse del bastón para no caerse.

Todo fue cosa en cierta medida fomentada por Luis XIV, monarca bajito, que como no llegaba al metro sesenta, quería compensar aquel hecho físico, añadiendo a su calzado centímetro tras centímetro.

Los nobles, que querían adularle imitándole no se daban cuenta de que si aumentaban la altura de los tacones, el monarca quedaba siempre relativamente bajito, razón por la cual el Rey Sol (Luis XIV), daba órdenes constantes a su zapatero para que añadiera nuevos suplementos.

De aquellos importantes detalles se encargaba el zapatero real Nicolas Lestrange, a quien apreciaba tanto, que colgó su retrato en la galería de palacio junto a los personajes de más rancia aristocracia.

La Revolución Francesa impuso el zapato plano para todos, aunque sólo temporalmente. Sus líderes prohibieron las pelucas empolvadas y los tacones, como símbolo de una época de excesivo lujo y opulencia.

Los tacones no tardarían en resurgir de sus cenizas con el rey Luis Felipe II, de Orleans, a finales del siglo XVIII. El tacón alto empezó ya entonces a ser patrimonio casi exclusivo de las mujeres hasta la actualidad.

Para finalizar, no te pierdas la historia de las medias

¿Quieres saber más sobre historia de la ropa, calzado o complementos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del zapato de tacón, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ropa y calzado o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí