Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de las Llanuras de Abraham

La batalla de las Llanuras de Abraham o batalla de Quebec tuvo lugar el 13 de septiembre de 1759. Este combate forma parte de la guerra franco-india (1754-1763). Se enfrentaron el ejército y la armada británica contra las tropas francesas por el control de la ciudad de Quebec. En menos de una hora los franceses se rindieron y los británicos vencieron. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de las Llanuras de Abraham.

No te pierdas la batalla de Rossbach

Los datos de la batalla de las Llanuras de Abraham

  • Fecha: 13 de septiembre de 1759.
  • Lugar: cerca de Quebec, al este de Canadá.
  • Combatientes: Británicos contra franceses.
  • Unidades: El ejército británico contaba con alrededor de 4.500 hombres. El ejército francés también disponía de 4.500 soldados.
  • Objetivo: El control de la ciudad de Quebec.
  • Resultado: El ejército francés se rindió y los británicos conquistaron Quebec.
  • Personajes protagonistas: El general James Wolfe del lado británico y el general marqués Louis-Joseph de Montcalm por parte francesa.
  • Consecuencias: 658 muertos o heridos británicos y 644 muertos o heridos franceses. La captura de Quebec fue el golpe decisivo al domi­nio francés en Canadá.

Antecedentes y contexto

El enfrentamiento que hizo que Norteamérica se decantase por la cultura inglesa frente a la fran­cesa, la batalla de las Llanuras de Abraham (junto a Quebec), fue el resultado de la determinación británica de tomar las bases fran­cesas en Canadá.

La guerra franco-india estalló en Norteamérica en 1754, pero los franceses prevalecieron hasta la campaña de 1758. El 9 de ju­lio de 1755, los franceses y sus aliados nativos ameri­canos (índios) emboscaron y derrotaron una fuerza de regu­lares de Gran Bretaña que avanzaban sobre Fort Duquesne (la actual Pittsburgh, Pensilvania).

En 1756, los fran­ceses expulsaron a los británicos de las orillas meri­dionales del lago Ontario y capturaron los fuertes Ontario, George y Oswego. En 1757 bombardearon el fuerte William Henry en la cabecera del lago George hasta provocar su rendición.

contexto batalla de Quebec 1759
El general James Wolfe y el general marqués Louis-Joseph de Montcalm

Sin embargo, en 1758 el equilibrio de ventajas cambió. William Pitt el Viejo, el ministro británico más dinámico, había escrito sobre la necesidad de «una guerra ofensiva… El rey es de la opinión de que la toma de Louisbourg y Quebec puede resultar deci­siva».

En 1758, Pitt planificó una ofensiva triple con­tra Canadá. El 8 de julio, un ataque frontal británi­co sobre Fort Carillón, en el extremo sur del lago Champlain, fue rechazado con grandes pérdidas: casi 2.000 muertos o heridos.

Sin embargo, los franceses perdieron su mayor base naval en Norteamérica, Louisbourg, en la isla de cabo Bretón, el día 26 de ju­lio. De este modo se abrió paso a un avance anfibio británico por el río San Lorenzo. El tercer flanco cap­turó Fort Duquesne.

La potencia naval desempeñó un papel funda­mental en el éxito británico. Los ingleses pudieron mover fuerzas dentro de su sistema imperial y evitar que los franceses hiciesen lo mismo.

El bloqueo de Brest (la principal base naval francesa) dificultó el en­vío de refuerzos sustanciales por parte de Francia o el mantenimiento de importantes lazos comerciales con las colonias.

Las primas de los seguros franceses para los barcos que se dirigían a Quebec pasaron del 5 % en 1755 a más del 50 % en 1758 y casi imposibles de obtener en 1759, un año en el que fueron captu­rados muchos de los comerciantes enviados a Canadá.

En 1759, con el beneficio que ofrecían pilotos fia­bles e instalaciones portuarias próximas en Halifax (dos elementos que faltaron en los intentos anterio­res de 1690 y 1711), la armada británica escoltó a una fuerza de 8.640 hombres (que incluía 6.560 regulares británicos y 1.190 milicianos americanos al mando de James Wolfe, a las afueras de Quebec). Wolfe participaría más adelante en la batalla de Bunker Hill.

A pesar de su juventud, Wolfe ya tenía experiencia y una mere­cida reputación por su energía y su determinación. Las fuerzas relativamente pequeñas implicadas en operaciones transoceánicas y la estrecha similitud entre sus armas y sus métodos de lucha dieron un gran valor al liderazgo (en especial, a la capacidad de entender y explotar el terreno) y a la moral, a la co­hesión y a la potencia de fuego.

El asedio a Quebec

Wolfe llegó a las proximidades de Quebec el 26 de junio de 1759. Inició de este modo el sitio de Quebec. Pero la fuerza natural de su posición, las for­tificaciones francesas y la habilidad de las dispo­siciones del marqués de Montcalm frustraron sus disposiciones durante más de dos meses.

Las opera­ciones iniciales de Wolfe en Beauport Shore no tu­vieron éxito: el 31 de julio, el numeroso ejército de Montcalm repelió un ataque a las posiciones francesas. Los británicos sufrieron 440 bajas frente a las 60 de los franceses.

asedio de Quebec 1759

A medida que se acercaba el in­vierno, aumentaba la probabilidad de que los britá­nicos fracasasen, aunque al menos evitaron las nu­merosas pérdidas por enfermedad que azotaron a las expediciones británicas en las Indias Occidentales.

Wolfe se arriesgó con un movimiento audaz. James Cook, que más tarde sería un famoso explora­dor del Pacifico, había examinado a conciencia el San Lorenzo. Por su parte, los buques de guerra británi­cos dejaron atrás Quebec el 18 de julio y realizaron ata­ques río arriba el 8 de agosto.

El ejército iría detrás. Del 1 al 3 de septiembre, las tropas británicas salieron del campamento de Montmorency y siguieron la ori­lla sur del rio frente a Quebec. El 10 de septiembre, y después de llevar a cabo un reconocimiento del río, Wolfe decidió tomar tierra en Anse-au-Foulon, al oes­te de la ciudad. La maniobra requería una reorgani­zación secreta que se realizó con gran habilidad.

Después de los retrasos debidos al mal tiempo, los británicos tomaron tierra a primera hora del 13 de septiembre. Alrededor de 200 soldados de infan­tería ligera escalaron los acantilados y atacaron con éxito un campamento francés a 100 metros de la re­taguardia.

Otros 385 hombres tomaron tierra y ata­caron la batería de Samos. El resto de la fuerza británica (alrededor de 5.140 hombres) tomó tierra y avan­zó hacia las llanuras de Abraham, al sudoeste de la ciu­dad.

La batalla

Montcalm ocupaba una posición fuerte, con un total de 13.000 hombres en la zona y tropas frescas que se acercaban a la retaguardia de Wolfe, pero en lugar de esperar a la defensiva y unir sus fuerzas, decidió ata­car con los hombres de que disponía en aquel mo­mento.

Los franceses avanzaron en columnas, pero su centro torció a la derecha y sus formaciones queda­ron desorganizadas. Los británicos esperaron a que los franceses se encontrasen a 30 metros de distan­cia y abrieron fuego regular.

Quién venció la batalla de las Llanuras de Abraham

Este ataque de proximi­dad provocó la desintegración de las columnas francesas y su retirada antes de que los franceses comenzaran su carga de bayonetas. Wolfe había quedado herido mortalmente antes del avance fran­cés y Montcalm también sufrió una herida mortal cuando sus tropas se retiraron.

Las bajas francesas y británicas fueron compara­bles, pero la moral francesa quedó por los suelos. Quebec no fue capturada en parte porque la pre­sencia de 1.500 milicianos canadienses en el flanco de­recho de la fuerza francesa convenció a los británicos de que no persiguiesen a los galos hasta la ciudad.

Los franceses conservaron el control de la mayor posi­ción fortificada y 2.000 soldados más llegaron inme­diatamente después de la batalla a la retaguardia bri­tánica, lo que hizo que los ingleses enviasen a los regimientos XLVIII y XXXV y dos piezas de artillería de campo para responderles.

En un consejo de gue­rra, los oficiales franceses decidieron no arriesgarse de nuevo y retirarse río arriba. La decisión de la reti­rada se cambió el 17 de septiembre, cuando los fran­ceses se rindieron el 18 de septiembre, mucho an­tes de lo necesario a pesar de que una fuerza de apoyo se acercaba a Quebec: se quedó a menos de 5 kilómetros de la ciudad cuando el comandante de Ramezay se rindió.

Consecuencias

La captura de Quebec fue el golpe decisivo al domi­nio francés en Canadá, pero su impacto quedó re­forzado por los avances en otros frentes: los británi­cos capturaron Fort Niágara el 26 de julio y Carillón (rebautizado más tarde como Ticonderoga) el 27 de julio.

A principios de 1760, toda­vía presente en Canadá el ejército francés avanzó para intentar recuperar Quebec. La posición británica se había debilitado por el cierre del San Lorenzo debido al hielo, lo que privó a las tropas de apoyo naval y abastecimiento.

En el mismo campo de batalla, los británicos fueron derrotados en la batalla de Sainte-Foy (28 de abril de 1760), que supuso en muchos aspectos una réplica de la batalla de 1759: los franceses contaban con 4.200 hombres, y los británicos con 3.870.

Los galos vencieron con una carga de bayonetas que se bene­fició de la falta de orden en la fuerza británica, y ésta se retiró a Quebec con un número mayor de bajas: 1.088 muertos y heridos, frente a las 833 bajas de los franceses.

El deshielo, sin embargo, permitió a la tropa bri­tánica llegar con refuerzos el 16 de mayo. De nuevo, la potencia naval resultó decisiva. Los franceses se replegaron en Montreal.

Aquel verano, las tropas bri­tánicas avanzaron desde Quebec, Ticonderoga y el lago Ontario, y los franceses (ampliamente supera­dos en número, ya que eran 3.520 frente a unos 17.000 hombres), al mando del marqués de Vaudreuil, gobernador general de Nueva Francia, se rindieron en Montreal el 8 de septiembre. Tres días más tarde, el fuerte de Trois-Riviéres, entre Quebec y Montreal, también se rindió.

La campaña de 1760 resultó un impresionante triunfo de recursos y planificación, pero la caída de Quebec debía recibir más atención. En aquella fase, el destino de la guerra se encontraba más equilibrado. Además, el general James Wolfe se convirtió en un símbolo de los sacrificios y éxitos del imperialismo británico.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla de Agincourt

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de las Llanuras de Quebec, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría elementos militares o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.