Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Batalla de Bosworth

La Batalla de Bosworth tuvo lugar el 22 de agosto de 1485 en Leicestershire, Inglaterra. Se enfrentaron el rey de la Dinastía Plantagenet (Ricardo III) y el aspirante de la Casa de Lancaster (Enrique VII). El combate finalizó con la muerte de Ricardo III y el comienzo de la Dinastía Tudor. Este enfrentamiento puso fin a la guerra de las Dos Rosas, que duraba 32 años. En CurioSfera-Historia.com te contamos la historia de la batalla de Bosworth.

No te pierdas la batalla de Flodden Field

Los datos de la batalla de Bosworth

  • Fecha: 22 de agosto de 1485
  • Lugar: Leicestershire, Inglaterra
  • Combatientes: Las tropas de la Casa de York contra las tropas de la Casa de Lancaster.
  • Unidades: Entre 8.000 y 10.000 soldados la Casa de York. Unos 8.000 hombres el ejército de la Casa Lancaster.
  • Objetivo: Se disputaba el trono de Inglaterra.
  • Resultado: Victoria de la casa Lancaster. Enrique Tudor sería el nuevo rey de Inglaterra Enrique VII.
  • Personajes protagonistas: Por la Casa de York, Mandados por el rey Ricardo III; Thomas Howard, duque de Norfolk, y Henry Percy, conde de Northumberland. Por los Tudor, Enrique Tudor, conde de Richmond; John de Vere, conde de Oxford; Filiberto de Chandée y sir William Stanley.
  • Bajas: 900 muertos los York y 100 muertos los Tudor.
  • Consecuencias: El establecimiento de la dinastía Tudor en Inglaterra y Gales. Fue un nuevo comienzo después de treinta años de luchas e inestabilidad en el país.

Antecedentes y contexto

Tras la muerte de su hermano Eduardo IV, Ricardo III ocupó el trono inglés en 1483. Había conseguido sofocar una rebelión liderada por el duque de Buckingham antes de la aparición del siguiente enemigo: Enrique Tudor, conde de Richmond.

Tudor se estaba exiliado en la Bretaña francesa. Mediante su madre, Margaret Beaufort, exigió un linaje Lancaster poco sólido. Su matrimonio con la hija mayor de Eduardo IV, Isabel, convenció a los desilusionados partidarios de la casa de York para su causa.

motivos Batalla de Bosworth
Ricardo III (izquierda) y Enrique VII (derecha)

Llegado el 7 de agosto de 1485, Enrique llegó a Pembrokeshire preparado para asaltar la corona. Galés de nacimiento, se ganó un gran simpatía local a su paso por el centro de Gales. Cuando cruzó la frontera inglesa, se le unieron unos 500 hombres liderados por sir Gilbert Talbot.

Mientras que el padrastro de Enrique, lord Thomas Stanley, se negó a elegir entre un bando u otro, su hermano, sir William Stanley, animó al pretendiente al trono. Juntos, los dos Stanley dominaban el poder militar de Lancashire, Cheshire y parte del norte de Gales.

Sus tropas eran superiores a los ejércitos enemigos y eran una presencia extraña tanto para el rey como para el aspirante. Ricardo recurrió a sus propios seguidores, sobre todo del norte de Inglaterra, para formar a su séquito a toda prisa. Su ejército se reunió en las Midlands en pocos días. En la víspera de la batalla, Ricardo tenía bajo sus órdenes entre 8.000 y 10.000 hombres, tal vez el doble de los reunidos por Enrique.

Estrategias y tácticas

Existe un gran enigma en torno a la batalla de Bos­worth, incluso en lo que respecta a su ubicación exacta. Las características del terreno de la batalla y las ordenaciones de las tropas también siguen siendo objeto de debate.

Probablemente, los ejércitos rivales se desplegaron en la llanura al sudoeste de Ambion Hill, cerca de Market Bosworth (en Leicestershire). Según los historiadores, el ejérci­to de Enrique se formó en torno a un centro de mer­cenarios franceses, armados principalmente con alabardas y picas.

Las tropas inglesas y galesas de Enrique iban armadas con lanzas, picos y arcos. Asimismo tenían algunos cañones tomados de la guarnición de Lichfield. Enrique, de veintiocho años, no era un soldado experimentado, pero conta­ba con los sabios consejos de John de Vere, conde de Oxford, y del capitán francés Filiberto de Chandée.

Por el contrario, Ricardo III era un comandante experimentado, ve­terano de varias batallas ocurridas en Inglaterra y Escocia. Estaba muy familiarizado con los métodos y estrategias militares europeas por haber servido junto al ejército de Borgoña duran­te la campaña de 1475 en Francia.

Lideró un ejército numeroso y equilibrado. Su infantería, com­puesta principalmente de alabarderos y arqueros, contó con el apoyo de una potente fuerza de hombres de armas a caballo y la artillería.

La batalla

La mañana de la batalla, el 22 de agosto, todo pa­recía a favor de Ricardo. Para él, aquel día supondría la posibilidad de establecer la legitimidad de su rei­no a través de la victoria. Por esta razón, luchó abier­tamente como un rey: lució una corona de oro en su casco y el escudo de armas bajo la armadura.

quién ganó la Batalla de Bosworth
Recreación de la batalla de Bosworth

Según los conocimientos militares establecidos, dividió su ejército en tres «secciones». La vanguardia, con un nú­mero aproximado de 1.200 hombres, estaba liderada por el duque de Norfolk; la principal, con unos 2.000- 3.000 hombres, contaba con el propio Ricardo como comandante, y la retaguardia, de un tamaño similar, iba al mando del conde de Northumberland.

Con un ejército más pequeño, Enrique concentró su ejército en una única batalla principal. Se había reunido una vez más con los Stanley el día 21 de agosto, pero no ha­bía conseguido una garantía segura de sus intencio­nes. Los hermanos tomaron posición en el flanco iz­quierdo de Ricardo.

Enfrentado a un enemigo numéricamente superior Enrique necesitaba cierta ventaja táctica. Cuando co­menzó el combate, Oxford guio a la sección principal de Enrique en una marcha de alcance de los flancos, a la derecha de la vanguardia de Norfolk.

Con estos dos grupos de hombres encerrados en un combate san­griento, Ricardo podría desplazar a su sección principal para acudir en ayuda de Norfolk. Por el contrario, se va­lió de una oportunidad pasajera para asestar un golpe decisivo en otro punto del campo de batalla.

Enrique y su guardaespaldas se habían separado del grueso de sus tropas y Ricardo les vio. Espoleó a su caballo y se dis­puso a atacar junto a sus hombres de armas. Parecían una fuerza imparable.

El portaestandarte de Enrique, William Brandon, murió atravesado por la lanza de Ricardo. Se produjo una feroz lucha en torno al porta­dor derribado. Sir John Cheney se interpuso valientemente en el camino de Ricardo, pero también cayó.

Ricardo debía estar sólo a unos pocos kilómetros de su rival cuando un nuevo ataque convulsionó el enfrentamiento. Sir William Stanley se unió a la batalla, atacando a Ricardo y a su grupo aislado de hombres de armas.

Sin caballo, el rey tuvo que huir mientras sus seguido­res (cada vez menos) fueron cayendo a su alrededor. Gritando en tono retador y maldiciendo a los traido­res y a los rebeldes, Ricardo se negó a correr y «murió luchando como un valiente contra sus enemigos». Muchos hombres de su vanguardia sufrieron un des­tino similar.

Mientras Oxford siguió avanzando, Norfolk fue asesinado y su pelotón se dispersó. La retaguardia de Northumberland, sin embargo, no atacó ni re­cibió un solo golpe antes de retirarse del combate (aunque se desconoce si fue debido a la traición o a la creciente confusión de la batalla). Finalmente, En­rique VII había vencido.

Consecuencias y repercusiones

Aunque considerada tradicionalmente como el final del período medieval, la batalla de Bosworth apenas influyó en las vidas de la mayoría de los habitantes de Inglaterra y Gales. Ni siquiera la nueva dinastía se en­contraba completamente segura.

Enrique VII derro­taría a un pretendiente de la casa de York en Stokeby-Newark, en el año 1487, y a otro que acompañaba a una incursión escocesa en el norte de Inglaterra en 1496. Sin embargo, la batalla de Bosworth tuvo un inmenso sig­nificado histórico.

Al parecer, el establecimiento de la dinastía Tudor en Inglaterra y Gales marcó un nuevo comienzo después de treinta años de luchas e inestabilidad. Por tanto, al tiempo que Enrique cas­tigó con la prisión, la ejecución o el exilio a sus riva­les potenciales de cara al trono, también alimentó la leyenda que acompañaría durante mucho tiempo a la batalla de Bosworth: de la anarquía conquistada por el orden, de un usurpador vencido por el justo castigo.

Para finalizar, te recomendamos que veas la batalla de Omdurmán

¿Quieres conocer más historia militar o bélica?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la batalla de Bosworth, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría historia bélica y militar o historia general.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.