El Empire State se levanta en la ciudad de Nueva York, en pleno corazón de la isla de Manhattan. Símbolo del siglo XX, de la perfección técnica y arquitectónica. Su característica estructura escalonada se debe a la prohibición de edificar a grandes alturas en primera línea de la 5ª Avenida. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia del Empire State Building y muchas curiosidades más.

No te pierdas la historia de los rascacielos

Construcción del Empire State

En 1929 se iniciaba la demolición del viejo Hotel Waldorf-Astoria, que se ubicaba en el actual emplazamiento del Empire State. El 17 de marzo de 1930, se colocaba la primera pie­dra. En mayo de ese mismo años, se alcanzaba la octava planta. El 1 de mayo de 1931 se ponía el remate de la cumbre, a más de trescientos ochenta metros sobre el nivel del mar.

Lo más sorprendente del caso, es que la obra se había finalizado siete meses antes de lo previsto. El Empire State se construyó en tan solo 410 días. El coste total fue de 40.948.900 dólares, muy inferior al presupuesto inicial de 50.000.000 de dólares.

en cuánto tiempo se construyó el Empire State
Proceso de construcción del Empire State

Las cifras estadísticas referentes a la cons­trucción del Empire State han hecho, durante varias décadas, las delicias de los lectores de los “magazines” norteamericanos:

  • Para levantar su estructura se necesitaron 60.000 toneladas de acero, el mismo material que se requiere para construir una red ferroviaria de doble vía desde Nueva York a Baltimore.
  • Se emplearon más de 10 millones de ladrillos en su construcción. Suficientes para haber construido un barrio residencial com­pleto.
  • Se necesitaron 600 km de cables telefónicos para instalar los 18.000 teléfonos del edificio.
  • Cuenta con 73 ascensores.
  • Una gigantesca instalación de aire capaz de renovar completamente la atmósfera del interior seis veces por hora.

El porqué de su forma tiene una explicación. Las ordenanzas munici­pales no permitían edificar en primera línea de la Quinta Aveni­da a una altura superior a los 38 metros, y para soslayar este pro­blema se le dio al edificio su característica estructura escalona­da.

Pero el obstáculo más grave era la galopante inflación de los costes, que sólo podía resolverse reduciendo el plazo de construc­ción al tiempo récord de veinte meses.curiosidades históricas Empire State

Los capitalistas que financiaban la obra (General Motors y DuPont de Nemours) encomendaron el proyecto al famoso estudio de los arquitectos Shreve, Lamb y Harmon, con una orden escueta, muy al estilo norteamericano: “quere­mos un edificio de 36 millones de pies cúbicos”.

El proyecto inicial era ligeramente más alto que el rasca­cielos de la empresa Chrysler; pero John J. Raskob, presidente de la General Motors, exclamó al con­templarlo: “Le falta todavía un pelo”, y le añadió su remate final, destinado a servir de amarradero a los dirigibles.

En el interior se construiría un lujoso vestíbulo de tres plantas, decorado con mármoles valiosísi­mos, cuidadosamente selecciona­dos. Para encontrar el color y el dibujo exactos fue preciso excavar un filón entero.

Desde el observatorio situado en el piso 102 se abarca un panorama sin igual, sobre una zona de 100 km a la redonda. En los días tempestuosos puede contemplarse la lluvia que “cae hacia arriba”, debido a las corrientes ascensionales.

El 28 de julio de 1945, un bombardero B-25 de la USAF se estrelló contra el piso 79 sin producir grandes daños en el edificio. Aquel símbolo de una época de urgencias y de pequeños orgullos, comenzaba a enfrentarse ya, victoriosamente, con los peligros del tiempo y de la eternidad.

El edificio símbolo de la ciudad de Nueva York

Durante muchos años, millones de cartas llegaron a la ciudad de Nueva York con una simple y escueta dirección: Empire State Building, New York City, N.Y. No se precisaban otros datos o detalles para identificar al edificio más famoso del mundo moderno.

Hoy, sin embargo, cuando su altivo reinado ha sido superado por otros edificios, las autoridades postales de Nueva York le adjudicaron el número de identificación: 350, Fifth Avenue.

La historia moderna de los Estados Unidos suele resumirse así: en kilómetros y en toneladas. Es un juego que encanta a los ciudadanos de esa poderosa nación que está acostumbrada a batir todas las marcas de la prosperidad y del triunfo.

Muchos países hubieran retro­cedido ante los innumerables obs­táculos que se presentaban para la construcción de esta “montaña” en el centro de la isla de Manhat­tan: falta de espacio, dificultades técnicas y una depresión económi­ca, inesperada y brutal, que se cernía sobre el pueblo americano en 1929.

Cuando el popular arquitecto Le Corbusier (1887-1965) lo vio por primera vez experimentó “el deseo de tenderse en la acera y quedarse allí contemplando su cumbre para siempre”. La impresión que causa este edificio al más genial arquitecto de los tiempos moder­nos fue: “¡Cuatrocientos metros!, ¡un acontecimiento en la historia de la arquitectura!

Recientemente, su mirador de la planta 102, llamada «top deck«, ha sido completamente renovado para poder ofrecer unas mejores vistas de 360° sobre la ciudad de Nueva York (ver noticia aquí).

Para finalizar, no te pierdas la historia de la fotografía

¿Quieres saber más sobre historia?

En CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del Empire State Building te haya sido de utilidad y amena. Si quieres acceder a más artículos históricos similares a este, visita nuestra categoría Historia o pregunta en el buscador de nuestra web.

Y si te ha gustado, te invitamos a compartir en las redes sociales o con tu familia y amistades. También puedes seguir nuestra página de historia en Facebook. Del mismo modo, puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí