Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Historia de Finlandia

Finlandia origen histórico

La historia de Finlandia es una de las más intensas de los países nórdicos. Por su posición estratégica, siempre ha sido objeto de deseo de Suecia y Rusia. Tras varios periodos de ocupaciones e invasiones consiguió su independencia en 1917. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos cuál es el origen e historia de Finlandia.

No te pierdas la historia de las banderas

Origen de Finlandia

Para comprender los orígenes de Finlandia, es muy importante ser consciente de cómo es el país y cuál es su situación geográfica. Esto es así, ya que su situación en el mapa ha jugado un papel fundamental en su historia.

cuándo se creó Finlandia

Por su situación entre los paralelos 60° y 70°, Finlandia (Suomi) es uno de los países más septentrionales del continente. Limita al noroeste con Noruega, al oeste con Suecia y el golfo de Botnia, al este con Rusia y al sur con el golfo de Finlandia.

Se trata de una gran llanura salpicada de pueblos y ciudades, y en su paisaje dominan las interminables extensiones de bosques de coníferas, que se ven Interrumpidos únicamente por millares de lagos de origen glaciar que le confieren un carácter particu­lar.

El poblamiento comenzó desde el Báltico hacia el año 100. Geográficamente, Finlandia pertenece a la Europa escan­dinava, y sus habitantes comparten con sus vecinos modelos de organización social.

Sin embargo, a lo largo de su historia, Suecia y Rusia han pretendido dominarla, pues poseerla supo­nía controlar las rutas comerciales del Báltico.

Esta continua presión ha contribuido a desarrollar una intensa identidad nacional basada, sobre todo, en la conservación de su lengua y de sus tradiciones seculares.

Los arqueólogos han comprobado la presencia de varias culturas en Finlandia durante la época prehistórica, pero los antepasados de los fineses contemporáneos, que procedían de la región báltica, no se establecieron en estos territorios hasta comienzos de la era cristiana.

También llegaron a la costa sudoccidental de Finlandia grupos de población sueca. Estos, desde las costas del golfo de Finlandia, establecieron un activo comercio de pieles con sus vecinos germánicos.

Período sueco

Desde el siglo XI la costa finlandesa fue visitada por comerciantes suecos, que recalaban en ella en su ruta hacia Novgorod. Este período de prosperidad para el país coincidió con la cristianización.

ocupación sueca de Finlandia

A mediados del siglo XI, cuando la cris­tiandad se escindió en romana y oriental, Suecia y Novgorod se disputaron la posesión de Finlandia.

Los suecos realizaron tres expediciones victoriosas hacia el este y se aseguraron el dominio del país, reconocido por los rusos en 1323, y ex­tendieron la frontera sueco-finlandesa hasta el río Neva, La conquista del país produjo el establecimiento en él de colonos suecos.

Se constituyó entonces una poderosa aristocracia terri­torial que controló la dieta y disputó el poder a la monarquía.

No obstante, el reinado de Gustavo Vasa, que impuso la refor­ma luterana en Finlandia, se caracterizó por un aumento del poder central. Confiscó los bienes eclesiásticos, se adueñó de grandes territorios en Laponia, colonizó el norte de Finlandia y fundó Helsinki en el año 1550.

Finlandia, falta aún de una conciencia nacio­nal, se sometió a la política del Estado vecino y la aristocracia perdió sus privilegios.

Convertida Suecia en gran potencia durante los reinados de Carlos IX y Gustavo Adolfo, Finlandia sufrió las consecuen­cias de una fuerte centralización administrativa y sufragó los gastos de gran parte de las campañas militares.

La política de Gustavo Adolfo transformó el Báltico en un mar interior sue­co-finlandés. El hundimiento del poder sueco y la ofensiva rusa acarrearon la pérdida de la Carelia, anexionada por Rusia en el tratado de Nystad (1721). Una nueva guerra (1742-43) hizo retroceder la frontera más al oeste.

Estas derrotas, junto con la precaria situación económica y social del país, fomentaron ideas separatistas y de acercamiento a Rusia, lo que se llevó a cabo cuando ésta, aliada con Napoleón, invadió otra vez Fin­landia (1808) y las tropas suecas debieron evacuarla.

Anexión a Rusia

El zar Alejandro I anexionó el territorio finés a Rusia (1809), aunque respetó su autonomía, que se plasmó en la constitución del Gran Ducado de Finlandia. La capital se trasladó de Turku a Helsinki.

Bajo la tutela rusa prosperó la agricultura, y la industrialización se vio impulsada por el des­cubrimiento de la pasta de celulosa y la explotación intensiva de los recursos forestales. Fruto de las libertades políticas de que Finlandia entonces disfrutaba fue la creación de un ejér­cito nacional.

Pero la subida al poder del zar Nicolás II (1894) cambió la situación, ya que señaló una rápida evolu­ción hacia una política paneslavista, tendente a suprimir la personalidad del Gran Ducado, cuya Constitución fue suspen­dida en 1903.

Tras la revolución rusa de 1905, recuperó la autonomía, pero la represión se recrudeció desde 1910.

Independencia de Finlandia

Durante la I Guerra Mundial, y estimulada por la Revolución rusa, Finaldia proclamó su independencia (6 diciembre 1917).

cuándo se independizó Finlandia

Los comunistas intentaron adueñarse del poder, pero fueron derrotados, tras una breve guerra civil, por las fuerzas de la burguesía (ejército blanco) al mando de Carl Mannerheim, apoyadas por tropas alema­nas.

El 17 de julio de 1919 fue proclamada la República de Finlandia y reconocida por los soviéticos.

Siguieron varios años de ines­tabilidad política, a los que sucedió un largo período de equi­librio interno, durante el cual Finlandia consolidó sus institu­ciones democráticas, experimentó un considerable desarrollo económico y llevó a término la reforma agraria y la extensión del cooperativismo agrícola.

El 30 de noviembre de 1939 Finlandia, que había rechaza­do las peticiones soviéticas de concesiones territoriales en el istmo de Carelia y la firma de un pacto de no agresión, fue atacada por la URSS y tuvo que capitular.

El 12 de marzo se firmó en Moscú un acuerdo por el que cedía a la URSS la región del sudeste. Aliada con Alemania, Finlandia recuperó en dichos territorios, pero tras ser invadida por la URSS y tras el alto el fuego (19 septiembre 1944), tuvo que cederlos de nuevo y, además, pagar una fuerte indemnización.

Por el tratado de paz de 1947, cedió la ciudad de Petsamo (situada a orillas del mar de Barents) a la URSS, y en 1948, ambos paí­ses firmaron un pacto de ayuda mutua con la URSS, prorroga­do en 1955 y en 1970 por 20 años, que forzó la neutralidad y condicionó la política exterior.

Finlandia ingresó en la Organi­zación de las Naciones Unidas (ONU) en 1955 y en 1961 en la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). Los sovié­ticos evacuaron sus bases en Porkkala (al sur de Finlandia) en 1955.

Finlandia contemporánea

Ya en la posguerra, se sucedieron diversos Gobiernos de coalición, en los que desempeñaron un papel principal los par­tidos socialdemócrata y agrario (luego Partido del Centro), bajo la inspiración de Juho Kusti Paasikivi primero y Urho Kaleva Kekkonen después.

historia política Finlandia
Urho Kaleva Kekkonen

Aquél ocupó la presidencia de la República de 1946 a 1956, y Kekkonen, que le sucedió en sería reelegido sin interrupción hasta su dimisión en 1981.

Los comunistas, alejados del poder desde 1948, volvie­ron a él en el gabinete de coalición que siguió a las elecciones de 1966, junto al Partido Agrario y los socialdemócratas.

La derrota de los partidos gobernantes en las elecciones de 1970, coincidiendo con graves conflictos sociales, obligó a convocar elecciones anticipadas para 1972.

La crisis pareció superada con la formación de un Gobierno de centro-izquierda presidido por el socialdemócrata K. Sorsa (1972-75).

En las elecciones de 1975 progresaron el Partido del Centro y los comunistas, y se inició una nueva y compleja fase de inestabilidad política con la formación de diversos Gobiernos de coalición de distin­to signo.

Un nuevo tratado con Rusia (enero 1992) político, fronte­rizo y comercial reemplazó al de 1948, que condicionaba la política exterior.

Finlandia ingresó en la Unión Europea (1 enero 1995) y formó parte desde el primer momento de la zona del euro (1 enero 1999), moneda que entró en vigor en 2002.

Tras la dimisión de U. K. Kekkonen en 1981, en la pre­sidencia del país se sucedieron Mauno Koivisto (1982-1994). Martti Ahtisaari (1994-2000) y Tarja Halonen (a partir de 2000).

Historia de la bandera de Finlandia

Un cielo azul límpido se refleja en las aguas de los 187.888 espejos lacustres que cubren una décima parte del territorio finlandés, a norte y sur del Círculo Polar Ártico.

Ese es el color de la cruz escandinava, simplemente colocada sobre el fondo blanco de esta sobria bandera, tal y como la imaginó el poeta Zachris Topelius en la década de 1860: «El azul de nuestros lagos y la nieve inmaculada de nuestros inviernos».

quién creó la bandera finlandesa

Desde el siglo XII hasta principios del XX, Finlandia perteneció al reino de Suecia. En 1809, a raíz de su conquista por parte del zar Alejandro I, pasó a manos rusas, hasta que por la Paz de Brest-Litovsk, en marzo de 1918, Lenin reconoció su independencia como país.

De todos modos, Finlandia ya se había proclamado independiente de manera unilateral el 6 de diciembre de 1917, aprovechando el caos generado por la Revolución de Octubre.

Finlandia optó por esta bandera bicolor, variante de la cruz amarilla sobre fondo azul del pabellón sueco. Desde enero de 1995, este país nórdico con vastos paisajes de tundra forma parte de la Unión Europea.

Para finalizar, no te pierdas la historia de Dinamarca

También, te puede interesar la historia de España

¿Quieres saber más sobre historia de los países?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de Finladia, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría países o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *