origen e historia de la lotería

Todo el mundo ha jugado al menos una vez a la lotería. Y es que la posibilidad de hacerse rico por una pequeña cantidad de dinero, es una idea que a todos nos atrae. Pero siempre es la suerte la que decide. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la lotería, quién es su inventor y su evolución en el tiempo.

No te pierdas el origen de los juegos de azar

Origen de la lotería

El origen de las loterías surge cuando el hombre tiende a confiar más en el azar que en sí mismo. La lotería, juego por antonomasia, tiene su nacimiento en esta verdad. Hacerse rico de un golpe de fortuna es aspiración humana sentida desde los inicios de la civilización.

Cualquiera pudo haber intentado sacar partido de esta loca ambición que siente el hombre por hacerse millonario de la noche a la mañana. Algunos creen que este honor debe asignarse a los judíos.

En el capítulo XXVI del Libro de los Números, Dios sugiere a Moisés cómo llevar a cabo la división de la tierra prometida entre las tribus. La solución fue poner los nombres de las doce tribus en doce piedras, y los nombres de las doce zonas en que se dividió el país en otras doce.

El encargado de emparejar una piedra de la caja de los nombres con otra de la caja de las comarcas sería la suerte. El destino del pueblo escogido se dejó así en manos de la lotería.

La lotería está también en el Libro del Levítico, en cuyo capítulo 16 la suerte se confía al azar. Se escribía dos papeles alusivos a sendos animales, uno destinado a ser sacrificado a Dios y otro a ser mandado al diablo, representadas ambas opciones por sendos machos cabríos.

Algunos consideran que esta forma de dejar las cosas al azar busca en última instancia la justicia suprema, ya que es Dios quien dispone. Y ya en la tradición cristiana primitiva la suerte era una forma de intervención divina: el azar es la mano de Dios.

Historia de la lotería en la antigua Roma

Teorías aparte, no hay duda de que en la antigua Roma existía una lotería organizada, y durante las Saturnalia se arrojaba a la muchedumbre gran número de tablillas en las que habían sido inscritos diversos dones, premios y trofeos.

En la Roma del siglo I los juegos de azar eran una de las ocupaciones favoritas del pueblo y se utilizaban para todo. En las fiestas lupercales, entre otras actividades, hubo una lotería del amor que emparejaba a los adolescentes durante un año.

A ese fin se introducían en una caja los nombres de los muchachos y los de las muchachas en otra, y se sacaba de ambas sendos nombres, quedando así emparejados por la suerte un par de adolescentes. Los así unidos asistían juntos a las fiestas, bailes y ocasiones alegres de la ciudad. La lotería decidía el destino, el azar unía a las personas. El futuro dependía de la buena o la mala suerte.

Historia de la lotería en la Edad Media

Más hacia nuestro tiempo, los comerciantes venecianos de finales de la Edad Media solían deshacerse de las mercancías de difícil salida rifando una serie de lotes: por un módico precio se podía adquirir una serie de bienes si la suerte acompañaba.

Durante esta época, las rifas o lotería de este tipo no evolucionaron mucho. Siempre estaba destinada a solventar algún problema puntual de llenar las arcas del Señor o del Reino.

Nacimiento de la lotería moderna

La lotería moderna, que comenzó siendo un juego. Deriva del francés “loto”. Parece que fue introducida en Francia en 1525 por los soldados de Francisco I provenientes de Italia.

Estos soldados, la habrían conocido en Italia, donde era actividad lúdica acaso de origen genovés. Parece que el invento del lotto se debió a un tal Benedetto Gentile, que se inspiró para crearlo en la costumbre seguida por el consejo municipal de la ciudad de Génova para renovar los cargos públicos.

Esta costumbre arraigó en Francia tras ser un tanto modificada en 1533. Un año más tarde, en 1534, Francisco I autorizó a un tal Juan Laurent a organizar la lotería, mediante pago al Tesoro de dos mil libras tornesas, con la que el tal Laurent obtuvo enormes beneficios.

Visto que era una buena forma de recaudar importantes sumas de dinero, la lotería se difundió y expandió por varios países. Primero en los países europeos, y posteriormente a América.

Origen e historia de la lotería en España

En España, la lotería se remonta al siglo XIII. En 1276 Alfonso X el Sabio hizo público un Ordenamiento de las tafurerías en cuarenta y cuatro leyes.

El Rey Sabio, que había prohibido los juegos de azar por considerarlos inmorales, los permitió cuando el fin a que se destinaban las ganancias era filantrópico o permitía engrosar las arcas del reino o de los municipios: más que loterías eran rifas.

La lotería del Estado nacería en España en diciembre de 1763 en Madrid donde tuvo lugar el primer sorteo de la llamada real lotería de Madrid y sus reinos, creada por Carlos III, que introducía el nuevo juego a imitación de la Corte de Roma y otros países.

El ministro marqués de Esquilache, trajo a Madrid desde Nápoles a José Peya, uno de los hombres más entendidos en la materia de juegos de azar, que siguió el modelo de su tierra: el de la llamada lotería beneficiata, que no era otra cosa que la actual “lotería primitiva”.

La primera combinación premiada de la lotería española fue: 18, 34, 51, 80, 81. Sólo cinco números, entre noventa, modalidad de lotería suprimida en 1862 y resucitada en octubre de 1985.

Todo estaba calcado de la forma de hacer las cosas al respecto en el reino de Nápoles, de donde Carlos III había sido rey antes de reinar en España tras la muerte de su hermano Fernando VI.

Por eso, cuando en 1771 intervinieron por vez primera en los sorteos los niños de la doctrina del colegio de San Ildefonso, vistieron a la usanza napolitana: túnica blanca y peluca rizada.

La lotería caló tan hondamente en el pueblo que se convirtió en asunto de masas. En Madrid se jugaba a la lotería en todas las capas sociales.

La expresión “ir a la lotería” significaba ir a las casas donde se vendían los décimos. Atendidas por escribientes y ubicadas en las esquinas estratégicas de las calles de Madrid.

Fernando VII, se apercibió de la conveniencia de utilizar esta fuente de recursos para el Reino tras darse cuenta del éxito de la lotería instituida por las Cortes de Cádiz en 1811, lotería en el sentido moderno del término y del concepto.

También el Ayuntamiento madrileño organizó una lotería municipal en 1880 para sufragar la Exposición Hispano-Colonial, a cuyo fin se expidieron veinte mil billetes de lotería de quinientas pesetas en décimos de cincuenta.

Se repartieron mil cuatrocientos premios por un importe de algo más de siete millones de pesetas, estando dotado el primero con millón y medio. Con lo recaudado el Ayuntamiento regido entonces por el marqués de Torneros adquirió los terrenos donde la exposición habría de montarse. En parte de los cuales construyó el edificio de la Exposición de Industria.

Sin embargo, la Exposición Iberoamericana que iba a tener lugar no se celebró. Siendo lo mejor de la iniciativa el hecho mismo de la adquisición de unos inmensos terrenos en los entonces llamados Altos de la Castellana, junto al Hipódromo, a la altura de los Nuevos Ministerios actuales.

Para finalizar, no te pierdas la historia de los dados

¿Quieres saber más sobre historia de deportes y juegos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la lotería, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría deportes y ocio o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí