origen e historia de la esgrima

El combate con espadas tiene miles de años, pero la historia de la esgrima como deporte no es tan antigua, en concreto, es de finales del siglo XIX. Históricamente, ha sido una de las disciplinas que ha estado en los Juegos Olímpicos modernos desde sus inicios. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la esgrima, competiciones, sus reglas y características.

No te pierdas la historia del judo

Origen de la esgrima

Los antecedentes históricos de la esgrima aparecen ligados a la evolución cultural del hombre, miles de años antes de nuestra era.

El dominio de las armas era ya conocido en la China antigua de hace cuarenta siglos, mientras que en el antiguo Egipto una de las prácticas habituales era la esgrima de bastones.

origen de la esgrima

En la antigua Grecia, la enseñanza con armas en los gimnasios de Atenas contribuyó a la definición de la esgrima como un arte, expresión recogida por la cultura romana en su “ars gladiatoria”.

Apareció en Roma la primera escuela organizada para el adiestramiento en el combate, dirigida fundamentalmente a los gladiadores.

En la Edad Media se organizaban justas y torneos donde se utilizaban armas de gran tamaño y el uso de la fuerza era requisito indispensable para la su­pervivencia. Esta época dio paso a la era renacen­tista.

En el siglo XVI apareció la “Rapiére”, espada de origen español, de hoja larga y fina. Asimismo, con la desaparición de las armaduras, la defensa ante ataques del adversario, se centraba en el uso de escudos, capas y de la estrategia personal.

La aparición del florete francés en el siglo XVII impulsó el estudio de la esgrima en las distintas academias de Europa. Fue entonces cuando la fi­gura del “maestro de esgrima” y las distintas escuelas, italiana, francesa y española, impulsaron la esgrima moderna al auge vivido en los siglos XVI al XVIII.

Nacimiento de la esgrima como deporte

La práctica deportiva de la esgrima se inició a finales del siglo XIX debido a la aparición de las armas de fuego y la deca­dencia de las armas blancas para la guerra.

historia de la esgrima deportiva

En sus modalidades masculinas de florete y sable, la esgrima fue uno de los diez deportes incluidos en el programa de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, celebrados en Atenas en 1896.

Cuatro años después, en París 1900, la espada completó la competición olímpica para los esgrimistas, mientras que las mujeres tuvieron que esperar has­ta 1924 para que el florete femenino se incluyera en el programa oficial de los Juegos Olímpicos. La competición por equipos de florete femenino fue la última prueba incorporada, concretamente en Roma 1960.

El desarrollo de la esgrima a lo largo del siglo XX presenta un proceso de tecnificación en todo el material e indumentaria de los tiradores o esgrimistas. A partir de la década de los sesenta, la señalización eléctrica de los tocados en espada y florete modifi­có sustancialmente la dinámica competitiva de los esgrimistas.

La introducción del material eléctrico en el sable se ha demorado hasta 1989 en la alta competición, introduciéndose paulatinamente este sistema en todas las categorías existentes.

El origen europeo de la esgrima avala la suprema­cía existente por parte de los países de este conti­nente en el concierto mundial, lo que se ha ido constatando en la historia de los Juegos.

Sin embargo, en los Campeonatos Mun­diales de Lyon, celebrados en 1990, más de 40 paí­ses de todo el mundo confirmaron, con su partici­pación, la gran difusión del deporte de la esgrima por todo el planeta.

Asimismo, países como Canadá, Cuba, China y Estados Unidos están consiguiendo en las últimas décadas insertar su nombre en el medallero, junto al de países de gran historial y tradición esgrimista como Alemania, Francia, Italia, Unión Soviética y Hungría.

Historia de las competiciones de la esgrima

La Fédération Internationale d’Escrime (FIE) es el máximo responsable de la esgrima a nivel mun­dial. En 1919 la FIE editó por primera vez el “Re­glamento de las pruebas de esgrima”, documento que se ha ido modificando paralelamente a la evolución de la esgrima y que, en la actualidad, representa la normativa básica sobre la estructura y organiza­ción de este deporte.

Cada país posee su Federa­ción nacional como órgano responsable de la organización deportiva en dicha nación. En España, este organismo es la Real Federación Española de Esgrima, creada en 1928. Posee algo más de 10.000 fichas en aproximadamente medio centenar de clubes federados.

Esgrima en los Juegos Olímpicos

la esgrima en los juegos olímpicos

Los Juegos Olímpicos son la competición más preciada del calendario oficial de la FIE.

Como hemos apuntado anteriormente, la esgrima está presente en las Olimpiadas modernas desde su primera edición en Atenas 1896, donde compitieron floretistas y “sablistas” a título individual.

Desde entonces hasta el último Campeonato del Mundo, celebrado en Lyon en julio de 1990, el programa de competición se ha visto incrementado notablemente. Existiendo pruebas individuales y por equipos en espada, florete y sable para los hombres, y en las dos primeras armas para las mujeres en los ­Mundiales.

En los Juegos Olímpicos, las mujeres sólo compiten en florete individual y por equipos. La espada femenina apareció oficial­mente en el Campeonato del Mundo absoluto de Denver (Estados Unidos), en 1989, coincidiendo con el éxito de la esgrima española: la victoria de Manuel Pereira en la competición de espada masculina individual.

Campeonato del mundo de esgrima

historia campeonato del mundo de esgrima

El primer Campeonato del Mundo absoluto de esgrima se ce­lebró en París, en 1937. Esta competición es la más prestigiosa después de los Juegos Olímpicos y su ganador, el campeón del mundo, posee un gran re­conocimiento a nivel internacional.

Algo parecido le ocurre al vencedor de la Copa del Mundo, título que consigue el esgrimista que ma­yor número de puntos suma en su participación en los torneos clasificados por la FIE como de clase “A”.

Los esgrimistas pueden competir en cual­quier torneo de su categoría, pero la FIE limita a un máximo de 8 tiradores por país, a excepción de los 32 primeros de la Copa del Mundo, la inscrip­ción en competiciones “A”. Tan sólo los campeo­natos nacionales tienen su participación restringida a deportistas del país organizador.

Todos los torneos de Copa del Mundo (“A”) tienen igual va­loración cuantitativa, conformando un “ranking” mundial de cada una de las cinco modalidades (tres masculinas y dos femeninas) de la esgrima.

Los tiradores o esgrimistas júniors (menores de veinte años) compiten de manera similar a los absolutos, existiendo el Campeonato del Mundo Jú­nior de esgrima desde su primera edición de 1950, en Niza.

Esta competición se creó para los esgrimistas de menos de 21 años, modificándose posteriormente la reglamentación y limitando la edad de partici­pación a 20 años desde 1960. Asimismo, existe la Copa del Mundo para esta categoría, con un siste­ma de puntuación parecido al de los seniors.

A nivel nacional, el Campeonato de España de esgrima en sus distintas categorías, masculino y femenino, es la competición de mayor importancia. De igual for­ma, destaca el Trofeo Internacional Ciudad de Barcelona, única competición de España puntuable para la Copa del Mundo.

Armas empleadas en la esgrima

Como deporte reglamentado por la FIE, la esgrima se practica a espada y florete tanto para hom­bres como mujeres, mientras que el sable sólo está contemplado como modalidad masculina, aun­que en distintos países se está iniciando la compe­tición femenina en esta arma.

Espada

La espada tiene una longitud máxima de 110 cm, y un peso inferior a los 770 g. La hoja, de flexibili­dad limitada, es de acero y sección triangular, sin bordes cortantes y longitud no superior a los 90 cm. Ninguna de sus tres caras puede superar los 24 mm de anchura.

La cazoleta, de borde circular y diámetro máximo de 13,5 cm, tiene como principal función proteger la mano armada del “espadista”. La espada puede presentar distintas empuñadu­ras, agrupándose en dos grandes familias, la “ana­tómica” y la “francesa”.

La utilización del sistema de señalización eléctrica del tocado determinará que la espada disponga o no del material específico. Así, una espada prepa­rada para la competición debe llevar en el interior de la cazoleta un enchufe donde se conectará el pa­sante del tirador.

La configuración de esta arma hace que el tocado sea producido por una presión superior a 750 g ejercida en el botón de la punta del arma, y la señal se transmite por el hilo eléctrico adherido a la cara superior de la hoja de la espada.

En esta arma, el tocado sólo puede darse de punta y es válida toda la superficie corporal del adversa­rio, incluidos su equipo e indumentaria.

Florete

El florete tiene una longitud máxima de 110 cm y un peso inferior a los 500 g. La hoja, de flexibili­dad limitada, es de acero y sección cuadrangular. Sin aristas cortantes y no superior a los 90 cm. La cazoleta circular debe tener un diámetro superior a los 9,5 cm.

El florete puede presentar distintas empuñaduras, pero sin embargo son muy pocos los floretistas que utilizan la empuñadura “francesa”.

El uso del sistema de señalización eléctrico del tocado determinará que el florete disponga, al igual que la espada, de material eléctrico: enchufe, hilo conductor y punta con un sistema de detección del tocado por una presión superior a los 500 gramos.

En florete, el tocado sólo puede darse de punta. La superficie válida queda limitada al tronco, exclu­yendo miembros y cabeza. El límite superior se ha­lla en el cuello del tirador, mientras que el inferior termina en la espalda a la altura de las caderas, al­canzando desde ahí, en línea recta, por la cara an­terior, el punto de unión de las dos ingles.

Sable

El sable presenta una longitud máxima de 105 cm y un peso inferior a los 500 gramos. La hoja, de flexibili­dad limitada, es de acero y sección casi rectangular, sin aristas cortantes y no superior a los 88 cm. La cazoleta es compacta, de una sola pieza, de forma convexa y de un diámetro inferior a los 15 cm. El sable tiene un único tipo de empuñadura, distinta a la de espada y florete.

La utilización del sistema de señalización eléctrico del tocado determinará que esta arma disponga del material eléctrico necesario: un enchufe de transmisión de la señal y un sensor que detecta el golpe dado, ya sea de punta o filo.

En sable, el tocado es válido si es dado de estocada (punta), de filo y contrafilo (corte). En esta arma sólo cuentan los tocados dados en la superficie válida, que comprende toda la parte del cuerpo situada por encima de una línea horizontal que une los vértices de los ángulos formados por los muslos y el tronco del tirador en la posición de “en guardia”.

Dónde se practica la esgrima

dimensiones pista de esgrima

La pista de esgrima tiene una longitud de 14 metros y una anchura entre 1,80 metros y 2 metros.

Debe constar de unas prolongaciones (zonas de retroceso) en sus límites finales, superiores a 1,5 m.

A una distancia de 2 metros del centro de la pista se encuentran dos líneas de puesta en guardia que delimitarán la zona de inicio del asalto o de reanudación del mismo después de cada tocado válido.

Dos zonas, a 2 metros del fin de pista, estarán señalizadas para indicar a los tiradores el límite del terreno válido. Cuando algún tirador rebasa su zona de fin de pista con ambos pies, es considerado tocado.

Equipo e indumentaria

protección de esgrima

Con el objeto de proporcionar la máxima protec­ción a los esgrimistas o tiradores, el equipo y la indumentaria de los mismos están diseñados de forma que permi­tan una total libertad de movimiento para la practica de este deporte, sin representar ningún peligro para el contrario y adaptándose a las normativas vigentes de la FIE.

En el Campeonato del Mundo de Sofía 1986 fue introducida, por la comisión médica de la FIE, la obligatoriedad del uso de protecciones adicionales de “kevlar”, tejido de gran resistencia, así como hojas de acero con una aleación que disminuía el índice de ruptura.

Esto se aplica para todas las competiciones bajo responsabilidad de la FIE. Toda la indumentaria debe ser blanca:

  • El pantalón va ajustado por debajo de las rodillas y su parte su­perior termina por encima de las caderas.
  • El resto de la pierna queda cubierta por calcetines largos.
  • La chaquetilla debe cubrir todo el tronco y ambos brazos hasta las muñecas.
  • Un guante cubre la mano armada del tirador o esgrimista.
  • La careta protege la cabeza de cualquier tocado.
  • Los esgrimistas utilizan unas zapatillas especiales con refuerzos en la parte lateral interna del pie.

Ello está motivado por un mayor desgaste en esa zona debido a la biomecánica del gesto técnico de la acción ofensiva. Cuando los tiradores desean utilizar el aparato eléctrico deben añadir a su equipo un pasante (hilo eléctrico aislado) que conecta su arma con el sistema general de señalización de tocados.

Los tiradores poseen de una protección plástica o metálica para el pecho, que se coloca por debajo del traje de esgrima.

El equipo eléctrico de los tiradores presenta ciertas diferencias entre armas. Así, los floretistas y «sa­blistas” deben añadir una chaquetilla conductora de la electricidad, que delimite la superficie válida del tocado dado en cualquier parte del cuerpo.

Asi­mismo, el pasante difiere según las armas, y las ca­racterísticas de la careta también, ya que en florete debe estar aislada, mientras que en sable ha de ser totalmente conductora.

Sistema de competición

El asalto es la unidad competitiva básica. Consti­tuye el enfrentamiento de dos tiradores con el objetivo de conseguir la victoria, situación a la que se llega cuando uno de los dos consigue tocar cinco veces al contrario.

Los asaltos son a un máximo de seis minutos de duración en tiempo real, es decir, sin contar los periodos de interrupción. Si al finalizar los seis minutos ningún esgrimista hubiera llegado a cinco, se proclama vencedor el tirador que más tocados ha contabilizado.  Si la situación fuese de empate, ganará el asalto el tirador que antes consiga un tocado.

Sin embargo, existe una curio­sa excepción en el reglamento de las eliminatorias de espada con sistema de “poule” o liguilla clasificatoria, ya que en caso de finalizar el tiempo con igualdad en el marcador, se considera que ambos tiradores han perdido el asalto, asignándoles una doble derrota.

Las competiciones oficiales se rigen desde 1990 por un sistema de competición similar. Hay una primera vuelta de “poules” que agrupa a todos los tiradores y, después de que compitan entre ellos a un único asalto, determina la eliminación del 22% al 33 % de los mismos.

Posteriormente, los esgrimis­tas pasan a una fase de eliminación directa, en la que quedan emparejados según sus resultados en la ronda anterior. A partir de este momento, los ti­radores se van eliminando sucesivamente en fun­ción del resultado obtenido al mejor de dos man­gas de asaltos a cinco tocados, disputándose un tercer asalto en caso de empate en los primeros.

Un sistema de repesca dará la segunda oportuni­dad para conseguir un puesto en la final a aquellos competidores que pierdan alguno de los encuen­tros. La clasificación de un tirador en el cuadro fi­nal de ocho esgrimistas constituye un gran resulta­do en cualquier competición.

A partir de este momento se disputan, al igual que en otros deportes, los cuartos de final, semifinales, tercer y cuarto puesto y, posteriormente, la gran final que decidirá el vencedor de la prueba.

Desde 1990 se ha incluido en la reglamentación de la FIE un nuevo sistema de sanciones que utiliza tarjetas de tres colores en lugar de amonestaciones escritas. Con ello, el público puede conocer el al­cance de cada castigo de forma inmediata:

Tarjeta amarilla: representa una advertencia a una posterior falta. Utilizar material no conforme, salir de la pista para evitar un tocado o no obedecer al presidente del jurado son algunas de las acciones que pueden provocar dicha amonestación.

Tarjeta roja: la segunda falta que un tirador realiza en un mismo asalto es sancionada con tarjeta roja, lo que representa la suma de un tocado en contra.

Tarjeta negra: la falta contra el espíritu deportivo, el “doping” la banalidad y el fraude manifiesto suponen la exclusión o expulsión tras ser mostrada la tarjeta negra.

Asimismo, existe un grupo de faltas en las que en una primera amonestación se muestra la tarjeta roja, pero en caso de reincidencia la tarjeta negra excluirá de la competición al infractor. Igualmen­te, el presidente de jurado tiene la potestad para expulsar del recinto competitivo a cualquier espectador, tirador o entrenador que perturbe el or­den fuera de la pista.

Reglas de la esgrima

El reglamento de esgrima incluye un conjunto de normas generales, entre las cuales destacamos a continuación las relacionadas con el desarrollo de los asaltos.

reglamento de la esgrima

  • Al inicio del asalto y de cada tocado, los tirado­res se deben colocar en guardia, en las líneas del te­rreno equidistantes a dos metros del centro de pis­ta. Cuando el asalto se interrumpe sin la adjudica­ción de tocado por parte de ninguno de los dos tiradores, éstos se colocan en guardia en la parte de la pista que ocupaban en el momento del “alto”.
  • Un tirador debe presentarse en la pista con todo su material en perfecto estado, y un arma de reserva que colocará al final de la pista. Cualquier irre­gularidad en el material del tirador al inicio del asalto se sancionará con una tarjeta.
  • Los tiradores deben competir dentro de la pista reglamentaria. El tirador que sobrepasa con am­bos pies el límite posterior se considera tocado por el contrario. Antiguamente, había una regla por la que se concedía al tirador un primer aviso cuando sobrepasaba con un pie dicho límite, pero dadas las constantes interrupciones que ello provocaba (fundamentalmente en sable), se decidió anularla.

Sobrepasar el límite lateral ocasiona tan sólo una pérdida de un metro del terreno, es decir, el contrario avanza en un metro la posición que ocupaba anteriormente a la salida del contrario. Así, el tira­dor infractor deberá colocarse a cuatro metros de su oponente. Si con la nueva distribución espacial en la pista el tirador infractor se ve obligado a re­troceder, sobrepasando la línea de fin de pista, su oponente incrementará su casillero con la conse­cución de un tocado.

Diferencias entre las reglas de espada, sable y florete

Existe una clara diferenciación entre el regla­mento de la espada y el de las armas de convención, es decir, florete y sable:

qué armas se emplean en la esgrima

Reglamentación de la espada

En espada, el tirador que antes consigue encender su luz (verde o roja) se asigna el tocado. En caso de que sea doble (dos luces), se añade un tocado en el casillero de cada uno de los espadistas.

Para que el aparato de señalización eléctrica en espada regis­tre un tocado doble, la diferencia de tiempo entre el contacto de las puntas de ambos tiradores sobre el contrario no puede exceder de 25 centésimas de segundo. De no ser así, el aparato ilumina tan sólo la luz perteneciente al tirador que realiza antes el tocado.

Reglamentación en florete

En florete, el sistema se modifica totalmente. En primer lugar, existen cuatro luces distintas. Las dos blancas indican que el tocado dado por alguno de los tiradores ha alcanzado una superficie no vá­lida. Las luces verde y roja, al igual que en espada, indican el tocado en blanco válido.

Como hemos dicho anteriormente, el florete es un arma de convención. Ello significa que el tocado no necesariamente lo gana el primero que toca, sino el que en aquel momento toca y tiene la prioridad.

Esta se consigue iniciando el ataque antes que el contrario o bien parando la acción ofensiva y realizando la respuesta de forma inmediata.

En florete, las luces se encienden según se realice el tocado y sin el margen temporal de 25 centésimas de la espada. Por ello, en muchas ocasiones se enciende más de una luz, y es el presidente de jurado quien debe juzgar, mediante lo que se denomina “frase de armas”, las modificaciones de la priori­dad en el transcurso de la acción.

Por ejemplo: una acción simultánea con tocado por ambas partes (dos luces) no supone modificación alguna del marcador. Una acción simultánea con única luz válida por parte de un tirador supone que éste incrementa en un tocado su cuenta.

Una acción de ataque por parte de un tirador, con un arresto por parte del contrario y consiguiendo ambos el tocado (luces verde y roja), representa la suma de un tocado en el marcador del floretista que ha atacado, ya que poseía la prioridad al iniciar el ataque.

Reglamentación en sable

En sable, con aparato de señalización eléctrica el sistema de convención es similar al de florete. Pero con la diferencia de que cuando un “sablista” toca en superficie no válida, no se enciende ninguna luz.

Sin embargo, si se trata de una competición de rango inferior, y por tanto sin sistema eléctrico (dada su reciente aplicación), existe un sistema de juicio de los tocados diferente. El presidente de ju­rado, una vez realizada la “frase de armas”, pre­gunta sobre la validez o existencia del tocado a cuatro “vistas” o asesores. La suma de las decisio­nes de éstos, junto a la del presidente de jurado, de­cidirán la asignación o no del tocado a uno de los dos tiradores.

El sistema de detección del sable es realmente so­fisticado, ya que se compone de dos elementos di­ferenciados. Por una parte, los “sablistas” deben equiparse con una chaqueta completamente con­ductora de la electricidad, que cubra la superficie válida.

Por ello, deben unir con una pinza esta parte de su equipo a una careta especial para que el sable sea eléctrico. Un manguito conductor cubrirá el guante del sablista, mientras que un pasante, conectado al sable, transmitirá la señal al aparato eléctrico.

En sable, el tocado debe ser dado de corte. Por ello, los sables deben equiparse con un segundo elemento: el sensor. Detecta el golpe dado, es decir, un roce accidental con el arma sobre el contrario no es detectado, puesto que no se llega a considerar tocado.

El sensor es la única pieza de metal del “sablista” que en competición no puede ser de su propiedad. Es la organización quién dispone de sensores en cada pista.

Estrellas históricas de la esgrima

La historia de la esgrima está llena de extraordinarios deportistas que han dejado su huella. Nombrarlos a todos sería una labor casi interminable, pero a continuación puedes encontrar los más significativos:

Christian d’Oriola

figuras de la esgrima

Nació en Perpiñán (Francia) en 1928. Su pal­marés olímpico es excelente, consiguiendo un total de seis medallas en tres ediciones de los Juegos. En Londres 48 ganó el oro por equipos y la plata individual. Con sólo 17 años, ya logró su primer título mundial absoluto de florete en Lisboa 1947.

En 1952, en Helsinki, mejoró lo ante­rior, logrando el doblete (individual y equipos). Cuatro años después, en Melboume, mantuvo el primer lugar en la prueba individual y alcanzó la plata por equipos. Además de su título de 1947 también fue campeón del mundo en 1949, 53 y 54.

Anje Fichtel

estrellas femeninas de la esgrima

Nació en Tauberbischofsheim (Alemania) en 1965. Protagonista de una de las progresiones de resultados más impactantes de la historia de la esgrima. Tras conseguir el cuarto lugar en el Mundial júnior de Leningrado en 1984, comenzó una vertiginosa carrera de triunfos que se inició con la victoria en el Mundial júnior de Arnhem 85.

Ese mismo año obtuvo su primer título mundial sénior, al vencer en la competición por equipos. En 1986 y 1990 ganó el Mundial absoluto de florete femenino, proclamándose en Seúl 88 campeona olímpica individual y por equipos.

Manuel Pereira

mejores deportistas de esgrima de la historia

Nació en Madrid (España) en 1961. En 1986, Manuel Pereira, junto a A. Fernández, O. F. Albarracín, F. Peña y X. Iglesias, consiguió el cuarto lu­gar en el Campeonato del Mundo absoluto por equipos en Sofía (Bulgaria).

En Denver 1989 se proclamó campeón del mundo absoluto en espa­da, primer oro para un tirador español. Además venció en el Campeonato de la CEE (individual y equipos). Campeón de España y primer partici­pante español en un Masters de Espada.

A pesar de iniciarse a los 17 años, ha logrado los mejores resultados de la esgrima española y representa un gran revulsivo para la misma.

Alexander Posch

campeones del mundo de esgrima

Nació en Tauberbischofsheim (Alemania) en 1955. Discípulo de Emil Beck, Pusch fue campeón olímpico en Montreal 76, y formando parte del equipo de la RFA repitió el metal en Los Ángeles 84. Su palmarés olímpico se continúa con las me­dallas de plata por equipos de 1976 y 1988.

Campeón del mundo de espada en Budapest 75 y Hamburgo 78. Por equipos, logró el título mundial en 1985, 1986 y 1987, y el subcampeonato en 1974, 1975,1979 y 1983. Posch representa el inicio de grandes tiradores surgidos del club Tauberbischofheim, en la actualidad el mejor centro esgrimístico del mundo.

Alexander Romankov

mejores esgrimistas de la historia

Nació en Kosakov (URSS) en 1953. Con sólo 21 años ya se convirtió en una gran estrella mundial en florete. En un mismo año, 1974, se proclamó campeón del mundo en Grenoble, in­dividual y por equipos, y vencedor de la Copa del Mundo.

Sus otros cuatro títulos mundiales indivi­duales los logró en 1977,1979,1982 y 1983. En los Juegos Olímpicos obtuvo tres medallas individua­les: plata en Montreal 76 y bronce en Moscú 80 y Seúl 88. Pentacampeón mundial de florete, ha permanecido casi dos décadas en la élite internacional.

Dorina Vaccaroni

mejor mujer esgrima de la historia

Nació en Venecia (Italia) en 1963. Con 15 años, logró el bronce en el Mundial júnior. En 1981 obtuvo el mismo metal en el Mundial absolu­to y el júnior. También tercera en el Mundial jú­nior de 1982 y segunda en el absoluto, logrando la medalla de oro por equipos. Prometedora esgrimista júnior, con el paso de los años se convirtió en una gran especialista de florete.

Su mejor año fue 1983, al ser campeona del mundo júnior y absoluta (individual y por equipos). Consiguió el bronce con Italia en los Juegos de Los Ángeles 84 y se proclamó de nuevo campeona mundial en Lyon 90.

Vocabulario

Como todos los deportes, la esgrima cuenta con un lenguaje y un vocabulario particular que solo se entiende en el contexto de esta disciplina. Para que te puedas familiarizar con él, a continuación te explicamos las principales expresiones y palabras:

  • ASALTO: Combate entre dos tiradores. Según el reglamento de la FIE, el combate amistoso se de­nomina asalto, mientras que si se tiene en cuenta el resultado se le deno­mina “match”.
  • ATAQUE: Acción ofensi­va inicial que se ejecuta extendiendo el brazo ar­mado y amenazando la superficie válida del ad­versario.
  • CAMPEONATO: Prueba que designa al mejor ti­rador o equipo, corres­pondiente a una agrupa­ción o región, por un tiempo determinado.
  • CAZOLETA: Parte del arma que delimita el fi­nal de la hoja y cubre, to­tal o parcialmente, la mano del tirador.
  • CHAQUETILLA ELÉCTRICA: Parte de la indumentaria del floretista o “sablis­ta”, que delimita la su­perficie válida y es con­ductora de electricidad.
  • CONTRAATAQUE: Acción ofensiva o defensivo- ofensiva, ejecutada du­rante el ataque contra­rio.
  • CONVENCIÓN: Regla­mentación en florete y sable, por la que el presi­dente de jurado da la prioridad del tocado a uno de los tiradores.
  • EMPUÑADURA: Parte del arma por la cual el tira­dor debe manejarla.
  • ENCUENTRO: Conjunto de asaltos que disputan los tiradores de dos equi­pos o dos esgrimistas en una eliminación directa.
  • FRASE DE ARMAS: Con­junto de acciones que define el presidente de jurado y que se suceden desde el inicio de una ac­ción ofensiva hasta la voz de alto.
  • HIERRO: Hoja del arma.
  • HOJA: Parte del arma que comprende desde el límite anterior de la ca­zoleta hasta la punta, quedando ésta incluida. También se le denomina hierro.
  • LÍNEA DE ESGRIMA: Espa­cio comprendido entre la hoja y el límite del cuerpo del tirador. MARCHAR: Paso adelan­te; desplazamiento bási­co de avance.
  • OPOSICIÓN: Acción ofensiva o defensivo- ofensiva por la que el tirador toca al adversa­rio con una toma de hie­rro que termina en la misma línea en que se inició.
  • PASANTE: Cable eléctrico aislado que utilizan los tiradores para conectar el arma al sistema de se­ñalización eléctrica de tocados.
  • PISTA: Terreno de com­petición de la esgrima. Según el reglamento debe tener 14 m de largo por 1,5 a 2 m de ancho.
  • POULE: Sistema de eliminación por el cual los ti­radores asignados en un mismo grupo se enfren­tan entre ellos.
  • PRIORIDAD: Ventaja que el presidente de jurado concede a un tirador ante un tocado doble y que le permite anotar en el marcador tan sólo su tocado en el caso de que sea dado en superficie válida (sólo en florete y sable).
  • ROMPER: Desplazamien­to básico de retroceso.

Para finalizar, no te pierdas la historia del golf

¿Quieres saber más sobre historia de los deportes y juegos?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la Esgrima, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría deportes y ocio o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

2 COMENTARIOS

  1. Me ha gustado mucho, aunque un poco extenso XD
    En serio, muchas gracias por ofrecer tanta información de este bonito deporte, desconocido para muchas personas.

  2. Hola! Las tres armas compiten en campeonatos del mundo y olimpiadas desde hace tiempo en categoría femenina, y además de la copa del mundo de Barcelona a la espada femenina hay otra de sable masculino en Madrid – desde hace muchos años y una copa del mundo junior en Burgos… En cualquier caso, gracias por divulgar nuestro deporte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí