Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Historia de Taiwán

Taiwán (Chunghua MinKuo) cuenta con una historia de muchos siglos. Un territorio constituido por la isla del mismo nombre y otras menores (Matsu, Quemoy y las Pêng-hu). Su situación es muy peculiar, ya que Taiwán no está reconocida oficialmente como nación, y la demanda para sí la República Popular China. En CurioSfera-Historia.com te explicamos el origen e historia de Taiwán.

No te pierdas la historia de China

Origen y descubrimiento

La población de Taiwán aborigen era malaya. Etnia que está actualmente muy reducida, pues el comienzo de la emigración china a la isla data del siglo XII. Taiwán fue descubierta en 1590 por los portugueses, quienes le dieron el nombre de Illha Formosa (Isla hermosa).

Los holandeses ocuparon el sur a partir de 1624, donde establecieron algunas factorías comerciales. Las mantuvieron en su poder hasta 1662, en que fueron expulsados por el jefe manchú Koxinga, que ocupó una parte de la isla.

Dominio chino y japonés

A finales del siglo XVII fue conquistada y anexionada al imperio chino por el ejército del emperador Kang xi. Pero después de la primera guerra chino-japonesa (1894-95), Taiwán fue cedida al Japón por el tratado de Shimonoseki.

No obstante, en la conferencia de Potsdam (1945) se acordó la devolución de Taiwán a China después de la contundente derrota japonesa en la II Guerra Mundial.

El periodo Kuomintang

En 1949 el mariscal chino Jiang Jieshi (Chiang Kai-shek) se vio obligado a retirarse del continente ante el avance de los ejércitos comunistas chinos. Se refugió en Taiwán con los restos del ejército nacionalista y dos millones de civiles, aproximadamente.

Dominio chino de Taiwán
El mariscal chino Chiang Kai-shek

Pronto surgieron rivalidades entre los refugiados y la población autóctona. Pero Jiang Jieshi y sus partidarios en el partido nacionalista chino Kuomintang se impusieron rápidamente. Jiang Jieshi fue reelegido presidente sin oposición a partir de 1954. Gobernó autoritariamente el país gracias al control militar permanente.

Las islas de Matsu y Quemoy, situadas a pocos kilómetros del continente, fueron objeto de bombardeos continuados por parte de la China Popular Comunista.

Mediante un tratado firmado en 1955, EE.UU. se comprometió a proteger la isla. Le prestó ayuda militar y económica, incorporándola a la cadena de bases militares estadounidenses en Extremo Oriente.

Taiwán fue miembro de las Naciones Unidas. Fue considerada durante muchos años una de las cinco grandes potencias mundiales, anomalía que duró mientras EE.UU. vetó el ingreso de la República Popular China en la organización.

Enfrentamiento con la República Popular China

Ante el viraje de la política norteamericana, en octubre de 1971 la ONU aprobó el ingreso de la República Popular China y la expulsión de Taiwán. La posición internacional de Taiwán se hizo particularmente precaria tras la visita de Nixon a Beijing (1972) y su aceptación del principio de una sola China.

Cuándo se creó Taiwán
Chiang Ching-kuo

Tras la muerte de Jiang Jieshi (1975), su hijo Chiang Ching-kuo, que pasó a ser líder del Partido Nacional (Kuomintang), ocupó la presidencia de la República en 1978. Numerosos Estados reconocieron al régimen de Beijing como el representante de toda China.

Estos reveses diplomáticos culminaron con el establecimiento de plenas relaciones diplomáticas entre Washington y Beijing a partir del 1 de enero de 1979 y con la expiración del tratado de seguridad mutua entre EE.UU. y Taiwán.

No obstante, el gobierno de la isla continuó respaldado por EE.UU. En el período 1983-1985 pudo apreciarse una cierta liberalización del régimen. En julio de 1987 fue levantada la ley marcial vigente en el país durante 38 años.

La llegada de la democracia

Tras la muerte de Chiang Ching-kuo (1988) le sucedió en la presidencia Lee Teng-hui, que emprendió un proceso de democratización de las instituciones. Proclamó el fin de las hostilidades con China y revisó la ley del exilio (1992) para autorizar las visitas culturales al continente.

En las sucesivas elecciones se impuso nuevamente el partido Kuomintang, pero las fuerzas de oposición incrementaron notablemente su posición. Sobre todo el Partido Democrático Progresista (PDP) que promueve la independencia.

La distensión quedó comprometida cuando Lee Teng-hui defendió la independencia de la isla. China respondió con maniobras militares y lanzamiento de misiles en el estrecho de Formosa (1995). Washington envió dos portaaviones a la zona y reiteró su decisión de proteger la isla de un ataque desde el continente.

En 1996 se celebraron las primeras elecciones presidenciales por sufragio universal (1996), y Lee Teng-hui fue reelegido presidente. El PDP consiguió por primera vez en la historia derrotar al partido gubernamental, y su candidato independentista Chen Shui-bian pasó a ocupar la presidencia de la isla.

Bajo su mandato China aceptó la apertura económica entre su país y las islas taiwanesas de Quemoy y Matsu. En otoño de 1999 un violento terremoto (7,6 en la escalada de Richter) causó más de 2.000 muertos y devastó una amplia zona de la isla.

Situación actual

Las caprichosas razones que rigen la política internacional han propiciado desde el final de la II Guerra Mundial un fenómeno de exclusión alterna en el seno de la ONU de Taiwán, uno de los dos estados que reivindican para sí la legitimidad de la patria china.

Por motivos estratégicos, EE.UU. apoyó a la China nacionalista de Chiang Kaishek. Pero con la histórica visita del presidente Richard Nixon a Beijing (capital de China), en 1972 se produjo la admisión de la China comunista y la expulsión de Taiwan de los foros mundiales. También se establecieron relaciones diplomáticas entre los Gobiernos de Washington y Beijing.

En la práctica, el país no existe en el plano internacional. Y ello a pesar de que Taiwán posee una de las economías más dinámicas del mundo. Un engranaje importante en la escena asiática que ha provocado la aparición de una doble moral. Una ambigüedad por parte de los países desarrollados: se comercia abundantemente con Taiwán, se fomenta su desarrollo, pero no se reconoce su soberanía.

Para finalizar, te recomendamos que veas el origen de España o la Historia de Colombia

¿Quieres saber más sobre historia de los países?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de Taiwán, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría de historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.