Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Complejo real de Chan Chan

origen de Chan Chan

Los imponentes complejos palaciegos de Chan Chan fueron en su día las residencias de los señores que entre los siglos X y XV gobernaron sobre el gran reino peruano de Chimú. Son las construcciones más remar­cables en su género de todo el cono sur de América. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la ciudad de Chan Chan.

No te pierdas quién hizo las líneas de Nazca

Cuándo se construyó Chan Chan

Las obras de construcción de Chan Chan se remontan al año 900 y el momento de máximo esplendor de la ciu­dad tuvo lugar hacia 1350, cuando se convirtió en el cen­tro de un gran centro que llegó a dominar toda la costa de Perú hasta la llegada de los incas.

Sus restos se esparcen a lo largo de una amplia zona desértica cerca de la moder­na Trujillo, en el valle del Moche, no muy lejos del Pací­fico.

cuándo se construyó Chan Chan

Origen e historia de Chan Chan

La zona central del yacimiento, con una extensión total de 6 km2, alberga toda una colección de complejos monumentales de planta rectangular conocidos como «ciudadelas» en los que habitaron los diferentes reyes chimúes en compañía de sus familias y criados, y que en definitiva hacían las veces de centros de gobierno o de redistribución de las riquezas del reino.

En su conjunto, sus habitantes llegaron a poblar unos 20 km2, aunque no todos estuvieron ocupados a la vez.

cuál es el origen del complejo de Chan Chan

Diseminadas entre las ciudadelas de las clases nobles, se encontraban las residencias de las clases algo menos pudientes, así como las monumentales huacas escalo­nadas, todas ellas construidas con ladrillos regulares se­cados al sol.

Junto a ellas había, además, diversas barria­das de cabañas con paredes de caña, cementerios de enormes dimensiones y múltiples hondonadas ajardi­nadas, situadas por debajo del nivel del valle, que se nu­trían del agua de la capa freática.

Entre las ciudadelas había cinco túmulos monumentales de adobe que tal vez hicieran las veces de templo.

En la actualidad, el yaci­miento se encuentra en ruinas como consecuencia de la acción del fenómeno meteorológico de El Niño y los innumerables saqueos sufridos en sus templos y plataformas funerarias.

Por desgracia, las excava­ciones llevadas a cabo sólo han per­mitido dar con los restos de lo que sin duda fue un verdadero tesoro: cerámica, tejidos, herramientas para tejer, tallas de madera y diversos objetos de metal, así como los esqueletos de los criados que, de acuerdo con la tradi­ción, eran sacrificados para acompañar al rey chimú en el más allá.

Cada cierto tiempo, era costumbre sacar las momias de los reyes chimúes de las cámaras funerarias para hon­rarlas con diversas ceremonias.

Entre ellas se contaba la que ilustra la maqueta en madera de un recinto que guarda un gran parecido con los que rodean las platafor­mas funerarias de Chan Chan.

En dicha maqueta apare­cen varios músicos y sacerdotes frente a una rampa con los cuerpos de las momias.

Esta escena podría ser una reproducción de la ceremonia en que se abrían las tum­bas reales y se obsequiaba a sus moradores con diversas ofrendas en uno de los recintos palaciegos de Chan Chan.

Características de Chan Chan

Los complejos palaciegos de Chan Chan se encuentran alineados de norte a sur y están rodeados por unos enor­mes muros de adobe con cimientos de piedra, algunos de los cuales llegan a alcanzar los 9 m de altura.

cómo es Chan Chan

Obvia­mente, la finalidad de dichos muros era la de aislar a la clase noble chimú del pueblo llano.

La disposición inter­na de las ciudadelas varía de una a otra, pero en época tardía se tendió a un mismo esquema dividido en tres sectores, uno septentrional, otro central y un ter­cero al sur.

Sobre ese mismo esquema, la variación en lo que respecta a la extensión (el más grande ocupa 20.530 m2) y el número de almacenes viene determinado por la riqueza de los diferentes reyes chimúes.

El acceso al recinto palaciego tenía lugar por una única entrada situada en la cara norte. A ambos lados de dicha entrada solía haber dos hornacinas con sendas esta­tuas en madera con forma huma­na, y tras ellas se llegaba a un patio de grandes dimensiones bordeado por un poyo bajo y con una zona elevada a la que se accedía a través de una rampa situada en la cara sur.

Los muros de la entrada solían estar adornados con frisos de ladrillos de adobe decorados con motivos geométricos así como con representaciones de pájaros, peces y figuras míticas.

Del patio, la zona más transitada de todo el recin­to, salían unos pasillos que conducían a las «audiencias», unas dependencias con forma de “U” que tal vez tenían usos administrativos o servían para alojar a los nobles.

En algunos casos, parece ser que dichas audiencias contro­laban el acceso a los patios donde se encontraban los almacenes, mientras que en otros tenían una función meramente administrativa.

La zona central también disponía de patios, audien­cias y almacenes, pero el elemento más importante era la plataforma funeraria. Ésta estaba construida en adobe y rodeada por un enorme muro, y tenía forma de panal, en el que cada celda era una tumba dife­rente.

En el centro había una cámara con forma de ««l» que hacía las veces de tumba del rey chimú correspondien­te y, según cuentan las crónicas de la época colonial, se hallaba repleta de tesoros.

Ficha técnica del complejo real de Chan Chan

  • Época: hacia 900-1470 d. C.
  • Localización: costa norte de Perú.
  • Extensión total: 20 km2.
  • Extensión de los recintos palaciegos: 6 km2.
  • Población estimada hacia 1350: 10 000 habitantes.
  • Número de recintos palaciegos: 9.
  • Altura de los muros de los recintos: 9 m.
  • Tamaño mayor recinto palaciego: 400 m x 500 m.

Para finalizar, no te pierdas el templo de Chavín de Huántar

¿Quieres saber más historia sobre monumentos y lugares?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de Chan Chan, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría monumentos o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *