Historia de pedir la mano en matrimonio

Pedir la mano en matrimonio al padre de la chica es una costumbre que cada vez se emplea menos en nuestros tiempos. Pese a ello, todavía hay millones de personas que la siguen realizando. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de solicitar la mano al progenitor de la novia.

No te pierdas la historia del velo de novia

Historia de pedir la mano en matrimonio

Hasta hace apenas unos pocos años era muy común que si un hombre deseaba contraer matrimonio con una mujer, era imprescindible, presentarse ante el padre de la dama y pedirle formalmente y de forma oficial su mano.

Era el progenitor de la muchacha (o el tutor a falta del padre) el que decidía si la damisela se podía casar o no con el pretendiente. Por tanto la mujer en este acto no tenía prácticamente voz ni voto. Lamentablemente, a lo largo de la historia esto ha sido así en la mayoría de religiones, culturas y pueblos.

tradición pedida de mano matrimonio
Antiguamente el pretendiente debía esperar la aprobación del padre de su amada

Por definición, el concepto de “pedir la mano”, tal y como se conoce en nuestros días, se ha venido realizando durante cientos de años. Su origen lo encontramos en una antigua tradición que proviene del Derecho Romano.

En la Antigua Roma las mujeres poseían una serie de derechos bastante amplios en algunos aspectos para la época. Pero la autoridad sobre éstas concernía al padre, bajo una norma conocida como “manus”, un término latino cuyo significado es mano. Y, que otorgaba el poder judicial que un hombre tenía sobre una mujer, ya sea su esposa o su hija.

La costumbre de pedir la mano (es decir, el “manus”) era necesaria para que al pretendiente se le transfiriera esa “autoridad” sobre la mujer con la que se quería esposar. Desde el mismo momento que se realizaba la petición, si es que era aceptada por el padre, el prometido era propietario de la potestad sobre la prometida.

como era la pedida de mano al padre de la chica
El padre de la novia debía dar su consentimiento a la boda

Este acuerdo era sellado mediante una celebración que se realizaba antes de la ceremonia del matrimonio que recibía el nombre de “esponsales”. Este vocablo, que proviene del latín “sponsus”. Era empleado para referirse a aquella persona que asumía un compromiso, y de ella derivó con el tiempo la voz “esposa”.

En resumen, el acto de solicitar a un padre la mano de su hija para casarse era sinónimo de solicitar la potestad y el control sobre ella. Sin duda, una tradición y un acto tremendamente machista que trata a la mujer casi como una mercancía. Lamentablemente, en muchas culturas todavía sigue vigente.

como se pedía la mano en la antiguedad

Como hemos dicho anteriormente, esta costumbre cada vez más se practica menos y se ha cambiado por la de directamente pedir la mano a la novia.

Un acto que se caracteriza por que el novio “hinca la rodilla” en el suelo y mediante un anillo de compromiso, le pregunta a su amada el famoso ¿quieres casarte conmigo?.

Ya para finalizar, decir que históricamente el término “manus” (como equivalente de autoridad sobre alguien), no era aplicable solo a las mujeres, también hacía referencia a las personas propiedad de alguien o esclavos.

Por ello, el término “manumisión” en el Imperio Romano se refería al acto de dejar libre o liberar a un sirviente o esclavo.

Para finalizar, no te pierdas la historia del anillo

¿Quieres saber más sobre historia de cosas de la vida cotidiana?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de pedir la mano en matrimonio, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría cosas de la vida cotidiana o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí