Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Historia de la proyección de Mercator – Origen e inventor

origen de la proyección de Mercator

Podemos fechar los inicios de la car­tografía moderna a partir de los trabajos del flamenco Gerardus Mercator, alum­no del geógrafo Gemma Frisius, quien fue también uno de los principales pio­neros de la geodesia. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos el origen e historia de la proyección de Mercator y su inventor.

No te pierdas quién inventó el sexante

Origen de la proyección de Mercator

En realidad, hasta el siglo XVI las cartas marinas no tenían de cartas más que el nom­bre, ya que no respetaban ni los ángulos ni las distancias reales.

De hecho, se trataba más bien de «cartas portulanos» que ofrecían la representación de las rutas a seguir para unir entre sí los distintos puertos, en las que las distancias entre dos puntos se fijaban de modo estimativo, es decir, fundamentalmente arbitrario.

El navegante que utilizaba este tipo de cartas se orientaba con ayuda de un martelorio, que es un trazado geométrico de los die­ciséis puntos cardinales principales e interme­dios de la rosa de los compases (en un momento dado, el martelorio se sustituirá por la rosa de 32 brazos).

Las rectas trazadas desde la rosa de compás, llamadas rumbos, dan entre 16 y 32 direcciones cardinales desde un punto dado, y se supone que un marino que navegue con brújula puede mantener su rumbo calcando su ruta en la orientación car­dinal del rumbo escogido.

Pero no sirve de nada la dirección mantenida siguiendo un rumbo si la proyección cartográ­fica es falsa.

Por lo tanto, es preciso encontrar una proyección que permita deter­minar con exactitud los rumbos para que el navegante pueda verdaderamente mantener la dirección deseada siguiéndolos.

Gerardus Mercator reflexionó durante treinta años sobre lo que debe ser una proyección ajustada que mantenga constantemente los rumbos orientados hacia la dirección correcta, es decir, que no deforme los ángulos.

Quién inventó la proyección de Mercator

El inventor de la proyección de Mercator es el cartógrafo holandés Gerardus Mercator en el año 1569.

cuándo se ideó la proyección de MercatorMercator nació en Rupelmonde, Flandes, el 5 de marzo de 1512. Es­tudió en Bois-le-Duc y en Lovaina, donde aprendió car­tografía y fabricación de instrumentos con Gemma Frisius.

Mercator inicia su carrera como cartógrafo y fabricante de instrumentos en la década de 1530, en la Europa de los grandes descubri­mientos, cuando la necesidad de cartas que indiquen con la máxima precisión las direccio­nes en alta mar se hace cada vez más imperiosa.

Posteriormente fun­dó un centro de estudios geográficos en Lovaina en 1534. Empieza entonces a publicar sus pri­meras cartas navales y a fabricar ins­trumentos de medición y globos terrá­queos para Carlos V.

Perseguido por su fe (era protestante), emigra al ducado alemán de Duisburg en 1552. Allí prosigue sus tra­bajos hasta su muerte, acaecida el 2 de diciembre de 1594.

Evolución de la proyección de Mercator

La proyección cilíndrica a la que llega en 1569, llamada así porque es el equivalente de la proyección de los rayos de una esfera sobre un cilindro que a continuación se ha desdoblado aporta la solución tan deseada.

Según Alfredo Pinheiro Marques, en realidad Mercator aplica principios sobre los que el cartógrafo real portugués Pedro Nunes había teorizado en sus escritos traducidos y publi­cados en Bale poco después de 1540.

La pro­yección de Mercator presta el servicio que de ella se esperaba, ya que transforma los paralelos y meridianos en líneas rectas que se cortan en ángulo recto.

Los meridianos se hallan a una distancia regular unos de otros, mientras que el espacio entre los paralelos aumenta con la latitud, según un “coeficiente de latitudes crecientes» calculado por Mercator de un modo empírico, pero que a pesar de ello demostrará ser muy exacto.

La línea de rumbo trazada sobre una carta dibujada con la proyec­ción de Mercator en una loxodromía: en todo momento forma un mismo ángulo con el meri­diano, por lo que permanentemente da una orientación cardinal correcta. En cambio, la pro­yección de Mercator deforma las superficies.

Un método todavía actual

Este fenómeno es particularmente sensible en los polos (que están proyectados al infinito en virtud de la ortogonalidad de los meridianos y los paralelos).

Así pues, las latitudes altas y me­dias están sobredimensionadas en relación a las latitudes intertropicales. Groenlandia, por ejemplo, tiene las mismas dimensiones que África a pesar de que es quince veces más pequeña.

Por ello los trabajos de Mercator fueron completados en 1599 por los de Edward Wright, quien publicó una tabla en la que está calculado el cambio proporcional de escala de los paralelos para cada grado ascen­dente de latitud, lo que permite corregir la deformación de las distancias debida a la pro­yección cilíndrica.

El propio Mercator no se preocupó demasiado de esta desviación, ya que su objetivo era permitir una navegación con brújula fiable. Su proyección sigue siendo utilizada en todas las cartas marinas actuales.

Para finalizar, no te pierdas quién inventó el cronómetro marino

¿Quieres saber más sobre historia de las ciencias, física o química?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia de la proyección de Mercator, te haya sido de utilidad.

Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría ciencias o historia.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *