origen de la afeitadora eléctrica

La historia de la afeitadora eléctrica es muy curiosa. Su inventor tuvo que empeñar su hogar para poder sacar al mercado su creación, pero tuvo éxito. Es la prueba latente de que una buena idea tarde o temprano triunfa. En CurioSfera-Historia.com, te queremos contar quién inventó la máquina de afeitar eléctrica, y también cómo ha sido su evolución en el tiempo.

No te pierdas la historia del afeitado

Quién inventó la máquina de afeitar eléctrica

El inventor de la máquina de afeitar eléctrica fue el coronel Jacob Schick (1877 – 1937) en e año 1923. Schick estaba convencido de que era posible aplicar el motor eléctrico a la maquinilla de afeitar. Aunque el problema estribó en fabricar un motorcito lo suficientemente pequeño, lo consiguió en 1923 y lo patentó.

cuándo se inventó la máquina de afeitar eléctrica
Jacob Schick es el padre de la afeitadora eléctrica

El segundo problema fue cómo financiar su producción porque nadie estaba dispuesto a hacerlo. Schick hipotecó su casa, se endeudó, pero fabricó un primer modelo de máquina eléctrica de afeitado que vendió a un precio muy alto para la época: veinticinco dólares.

El primer año vendió tres mil unidades, y con los beneficios hizo una campaña publicitaria de tanto éxito que vendió dos millones de unidades en 1937.

Evolución de la máquina de afeitar eléctrica

Estaba claro que había mercado para el nuevo invento. Por ese motivo no tardó en existir competencia: la firma Remington saco al mercado su afeitadora de dos cabezales, para hombres y una maquinilla de afeitar para mujeres, más que afeitadora, depiladora.

En 1939 la casa Philips fabricaba una máquina eléctrica de afeitar con cabeza rotativa que buscaba los recovecos de la cara masculina para dejarla sin un pelo. Surgió asimismo otro ejemplar llamado la afeitadora suiza Harab en 1939, cuya publicidad decía: “Se te va a caer el pelo».

Seguimos viendo en los supermercados maquinillas de afeitar no eléctricas. Es cierto, la vieja maquinilla de Gillette no se rindió: al artilugio eléctrico le salieron algunos problemas, como la inexistencia de corriente en diversos lugares: el campo, los grandes espacios abiertos, la diferencia de corriente eléctrica en distintos lugares.

Pero todo inconveniente tiene solución. Aparecieron en el mercado las primeras afeitadores a pilas que eran realmente útiles por su movilidad y por no tener que disponer de un enchufe.

Un paso más allá dieron los fabricantes al lanzar al mercado las máquinas de afeitar recargables. Bastaba dejarla una hora enchufada para poder afeitarse durante muchos días.

Para finalizar, no te pierdas la historia de la barba

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera-Historia.com, deseamos que esta reseña histórica te haya parecido amena, entretenida, y de mucha utilidad.

Para ver otros artículos parecidos, consultar curiosidades históricas, y obtener datos peculiares, te recomendamos que te pases por nuestra categoría de Historia. Si te resulta más sencillo, haz tus preguntas en el buscador de nuestra web.

Y recuerda, puedes ayudar a otras personas dándonos un «me gusta», compartiendo con tus amistades y familia en las redes sociales, o dejando un comentario con tu opinión. También puedes seguirnos en Facebook. 😊

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí