Saltar al contenido
CurioSfera Historia

Coloso de Rodas

El coloso de Rodas era una enorme estatua que representaba al dios sol griego Helios. Fue construida en el 280 a. C. por el escultor Cares de Lindos en la isla de Rodas (Grecia), y fue destruida por un terremoto en año 226 a. C. Es considerada como una de las Siete maravillas del mundo antiguo. Se conocen muy pocos datos de su origen, solo unos pocos escritos antiguos hablan de ella. En CurioSfera-Historia.com te explicamos la historia del coloso de Rodas y sus características.

No te pierdas la estatua de Zeus en Olimpia

Qué vas a encontrar aquí

Origen e historia

De las siete maravillas de la antigüedad, el coloso de Rodas es tal vez de la que menos se sabe. Ello es debido a que no nos ha llegado testimonio alguno de la época en la que permaneció en pie. Además, a diferencia de otras muchas estatuas de la antigüedad grecorromana, se cree que nunca se llegó a hacer una copia.

origen Coloso de Rodas

Todo lo que se sabe del Coloso de Rodas es gracias a las noticias que dejaron escritores antiguos como Polibio, Plinio el Viejo o Estrabón. También encontramos referencias en las crónicas bizantinas de Constantino VII Porfirogéneta, Filón y Miguel el Sirio.

De hecho, incluso se desconoce el lugar exacto en que se erigió, ¿se encontraba realmente a la entrada del puerto, tal como se creía? Lo cierto es que era bastante habitual erigir en las bocas de los puertos estatuas de grandes dimensiones en lo alto de un pedestal para causar admiración en los visitantes que llegaban por mar.

Aunque hay quienes sostienen que el coloso debía de encontrarse a bastante distancia de la costa. En concreto en lo alto de la calle de los Caballeros, en los terrenos que hoy en día ocupa una antigua escuela turca.

Gracias al testimonio de Filón de Bizancio, sí que sabemos en cambio el material con que se construyó: bronce. De hecho, fue precisamente el reto técnico que supuso dar forma a una imponente mole de bronce de unos 33 m de alto (hasta sus dedos eran más grandes que la mayoría de las estatuas de la época). Lo que le hizo merecedor de entrar en el selecto grupo de las siete maravillas del mundo antiguo.

cómo era el coloso de Rodas

En realidad, el coloso era una ofrenda a Helios, el dios del Sol y patrón de la ciudad, en agradecimiento al cese del sitio al que Demetrio Poliorcetes (literalmente “el sitiador”), soberano de Siria, había sometido a la ciudad en el año 305 a. C.

En su retirada, los sirios dejaron los artefactos con que habían asediado a la ciudad, y sus habitantes los vendieron para sufragar la construcción del coloso. Tan magno proyecto se encomendó a Cares. Probablemente diseñó una figura con una aureola de llamas de fuego sobre las largas melenas de cabello agitadas por el viento. Rasgos éstos con los que se solía caracterizar al dios del Sol.

Es probable, además, que tuviera ese rostro de facciones tan marcadas, casi querúbicas, con los labios ligeramente partidos, que caracteriza el retrato de Helios que aparece en algunas monedas de la época.

No cabe duda de que con sus enormes dimensiones, superiores a las de cualquier otro edificio de la ciudad, y el efecto de los rayos del sol sobre la superficie de bronce, el coloso debía de provocar admiración en todo aquel que lo contemplase.

Construcción

Dado el enorme tamaño del coloso, no fue posible modelar los miembros y el resto del cuerpo por separado para luego ensamblarlos en un todo. Filón afirma que Cares hubo de esculpir la estatua in situ, pero por partes.

cómo se construyó el Coloso de Rodas

Las obras se iniciaron en el año 294 a. C., por los pies, que una vez modelados se colocaron sobre una base de mármol blanco. A continuación se esculpieron las piernas, que se ensamblaron con ayuda de unos moldes cuidadosamente labrados. De esta manera, paso a paso, el coloso iba tomando forma.

El interior de la estructura estaba hueco e iba ensamblada por dentro con un armazón de hierro compuesto de travesados horizontales sostenidos por medio de bloques de piedra.

A medida que las obras iban progresando, la rampa de tierra sobre la que trabajaban los artesanos cada una de las partes ganaba altura. Lo asombroso de todo este laborioso proyecto es que Cares no llegó a ver la forma que tenía la estatua hasta que no se hubo completado la última parte. Solo entonces fue posible retirar la tierra de la rampa y dejar al descubierto al imponente coloso.

Es probable que la estatua requiriese tal cantidad de bronce que no tardara en agotar todas las provisiones de cobre de la isla. Pero dado que Rodas era un importante centro comercial, se supone que importó más cantidad de este mineral por vía marítima.

De hecho, una de las razones por las que el coloso tan solo avanzaba entre 2 y 2,5 metros por año se debía a la dificultad de abastecer las ingentes cantidades de bronce que generaba su construcción. Otra explicación reside en lo laborioso que debió de resultar fundir y moldear el bronce, construir una rampa de tales proporciones y, en definitiva, dar forma al propio coloso.

coloso de rodas es maravilla mundo antiguo

Teniendo en cuenta las dimensiones de la estatua, es más que probable que ésta tuviera una forma de columna para resistir los embates del viento y el clima. Del mismo modo, los brazos debían de estar pegados a los costados o bien totalmente levantados. De lo contrario, cualquier otra pose habría planteado serios problemas de estabilidad al conjunto.

Por otro lado, podemos ya descartar la idea tan extendida de que el coloso tenía una pierna a cada lado de la entrada del puerto. Ello habría implicado una distancia total entre pierna y pierna de 120 metros.

Tal hipótesis no es pues sino el fruto de la imaginación de un peregrino del siglo XV. Resulta un tanto paradójico que, a pesar de su celebridad, el coloso solo durara en pie algo más de cincuenta años. En concreto entre el 282 a. C., año en que se concluyó, y el 226 a. C., cuando un terremoto lo destruyó.

Las ruinas se convirtieron en toda una atracción turística, hasta que un mercader sirio del siglo VII d. C., las vendió y se perdieron para siempre.

Para finalizar, te recomendamos que veas los jardines colgantes de Babilonia

¿Quieres saber más historia sobre monumentos y lugares?

Desde CurioSfera-Historia.com, esperamos que esta reseña histórica titulada Historia del Colos de Rodas, te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a más artículos históricos, visita la categoría monumentos y lugares o historia general.

Y si te ha gustado, comparte en redes sociales o síguenos en nuestra página de historia en Facebook. También puedes dejarnos un comentario o darnos un “me gusta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.